Disfruta de la Feria del Corpus 2019
Comienza con serias dificultades la negociación de las ordenanzas municipales

Los impuestos municipales ponen a prueba la capacidad de acuerdo de gobierno y oposición

Política - M.A. - Lunes, 3 de Octubre de 2016
El IBI vuelve a ser el caballo de batalla para sacar adelante las tasas e impuestos, paso indispensable para aprobar el presupuesto de 2017. El PP no da tregua y agita el fantasma de la prórroga presupuestaria, que sería la segunda.

El alcalde con los portavoces de los grupos en una de sus primeras reuniones tras la investidura. m.rodríguez

Gobierno local y grupos de la oposición se han sentado por primera vez para abordar las ordenanzas fiscales y decidir cómo será el planteamiento de los impuestos y tasas municipales para 2017. De su aprobación dependerá que el camino del presupuesto del Ayuntamiento de Granada quede o no despejado. Una prueba de fuego, otra más, para gobierno y oposición.

Sobre la mesa de negociación el gobierno socialista ha planteado la eliminación de las bonificaciones, del 5 por ciento, por domiciliación del IBI y del impuesto de vehículos de más de 25 años. En el primer caso para poder obtener ingresos "sin un incremento generalizado de impuestos"; y, en el segundo, para ser "coherentes" y no bonificar el uso de vehículos contaminantes, como explica, en declaraciones a El Independiente de Granada el portavoz del gobierno local y responsable de Economía y Hacienda, Baldomero Oliver. 

El otro aspecto que marcará esta negociación, como ya ocurrió el pasado año con el anterior equipo de gobierno, será el IBI. Una parte de ese impuesto viene marcado por el Ministerio de Hacienda con la actualización de los valores catastrales. En este sentido, Oliver precisa que el Ministerio aún no ha aclarado el porcentaje -que en lugar del 10 por ciento podría ser el 4-. En cualquier caso, una vez que se despeje esa cuestión, "habrá que decidir si se quita o se mantiene". 

Porque, destaca el teniente de alcalde, lo que el gobierno local pone sobre la mesa son bases para trabajar e incorporar las aportaciones de los grupos. De hecho recuerda que la política fiscal no podrá ser la del gobierno socialista, por cuanto que su gobierno, de ocho concejales, salió adelante con el imprescindible respaldo de Ciudadanos, Vamos Granada e Izquierda Unida. 

Y recuerda también cómo el PP ocultó el pasado año que pidió al Gobierno que aplicara la actualización de los valores y que, de no haberlo denunciado el PSOE, entonces en la oposición, habría supuesto un 20 por ciento de incremento en el recibo del IBI.

El PP no esconde sus cartas

El concejal del PP Francisco Ledesma. m.rodríguez

Batalla plantará ahora el PP, que no esconde sus cartas. Finalizada esa reunión, el que fuera responsable del área económica, el concejal del PP Francisco Ledesma, ha tachado, en declaraciones a los periodistas, de "pantomima" y "chiste" los planteamientos del PSOE. Además de cuestionar que se retiren las bonificaciones por domiciliación bancaria, en declaraciones a los periodistas, Ledesma ha reprochado a Oliver que plantee ahora "la misma radiografía" que el PP hizo hace un año y que fue rechazada, haciendo hincapié especialmente en el porcentaje de revalorización del IBI. "Donde decíamos 10 por ciento ellos dicen el 4 por ciento", ha agregado para sentenciar después: "Se están riendo de los granadinos". 

Y da una pista: "Si no hay ordenanzas fiscales, no hay presupuesto de ingresos; ya lo denunciamos que no habría y que tendríamos que prorrogar", ha recordado Ledesma, que ha sido muy duro con lo que considera "falta" de propuestas de los socialistas. "No tenían programa electoral económico", ha dicho. Y, a su juicio, la actitud con la que han acudido a la reunión de hoy manifiesta su "incompetencia", al interpretar que no poner su política fiscal sobre la mesa significa que no la tienen.

Tampoco ha compartido de entrada los planteamientos del equipo de gobierno el grupo de Izquierda Unida. Si bien su portavoz, Francisco Puentedura, reconoce que no hay "nada cerrado", cree que no se puede partir de la base de "querer subir impuestos", en referencia no solo al IBI sino a la supresión de las bonificaciones. 

Para la primera cuestión vuelve a reivindicar lo que ya hizo el año pasado: una vez que el Ministerio de Hacienda marque el coeficiente para ese impuesto, que puede ser según ha explicado a los periodistas entre el 4 y el 10 por ciento, pide que el Ayuntamiento lo compense a través del otro elemento que configura el impuesto. "Es la posición que defendimos en las ordenazas fiscales pasadas", ha recordado en rueda de prensa Puentedura. El edil insiste en que su formación no quiere un debate que vaya "sí o sí a la subida". 

Por otra parte también censura que se plantee la eliminación de bonificaciones para lograr algo más de 2 millones de recaudación. Cree que "no resuelve los problemas estructurales" a los que hay que hacer frente. y destaca que al eliminar estas bonificaciones, que en la práctica hacen que se adelanten ingresos, pues los usuarios que la solicitan pagan antes del plazo ordinario establecido, resta liquidez a las arcas municipales. 

En palabras del portavoz de IU, son medidas "antieconómicas y antiprogresivas".

Lucha contra el fraude fiscal y progresividad, reclama IU

Se ha mostrado soprendido por que el gobierno socialista no haya puesto sobre la mesa "ni una sola propuesta de lucha contra el fraude fiscal", y como ejemplo ha citado que las grandes superficies acaban beneficiadas en los impuestos que pagan cuando los pequeños comercios hacen "un esfuerzo mucho mayor", o las viviendas vacías en manos de entidades financieras. Por ello ha reclamado como "fundamental" la lucha contra el fraude y una mayor progresividad. 

El gobierno local volverá a reunirse con los grupos de la oposición el miércoles y el viernes, para poder analizar el documento planteado este lunes y comenzar también a abordar las propuestas de la oposición.

Información relacionada: