Ven, conoce la provincia de Granada.
Artículo de Opinión

'El mal llamado pin parental. El veto a la educación en libertad'

Política - Iluminada Jiménez Olivencia - Jueves, 23 de Enero de 2020
Iluminada Jiménez Olivencia, profesora de Lengua y Literatura y exjefa del Servicio de Ordenación Educativa en Granada, alerta en este artículo de opinión de las graves consecuencias de la medida que la ultraderecha quiere imponer en la escuela pública. No dejes de leerlo.
El veto afectaría a actividades complementarias, que son de obligada asistencia.
IndeGranada
El veto afectaría a actividades complementarias, que son de obligada asistencia.

En este país hay un gran consenso acerca de la necesidad de lograr un gran pacto para la educación. En un momento de cambios sociales, económicos, tecnológicos y culturales la sociedad mira al sistema educativo como solución. La preocupación de la ciudadanía española está en la mejora del sistema educativo. La calidad en la educación, el abandono escolar, la equidad, sitúan la educación en un lugar preferente del debate político y social.

Desde que ha aparecido en el horizonte político la medida electoral estrella del partido de ultraderecha, el pin parental se ha adueñado del debate político, la información en medios de comunicación, el espacio de diálogo en los centros docentes e incluso la conversación con amigos y familiares.

Habría que empezar por decir que el propio término crea confusión. Pin parental es esa clave que ofrecen algunas plataformas, en las televisiones o en la red, a las familias, para impedir que los menores tengan acceso a la visión de contenidos que no consideren apropiados a su edad por ser violentos o de sexo explícito. Se trata de una protección a la infancia y no de una censura.

'Es un veto que se nos quiere imponer en la escuela y a las familias con graves consecuencias para toda la sociedad'

Entiendo que no es de esto de lo que estamos tratando, sino de un veto que se nos quiere imponer en la escuela y a las familias con graves consecuencias para toda la sociedad. En el origen de la actual alarma social está Hazte oír, un colectivo de ultraderecha, que realizó a las centros escolares el envío masivo de un documento “Mis hijos, mi decisión” en el que se avisa a las familias del  “adoctrinamiento” que recibirán sus hijos e hijas si en clase se tratan temas de género o de diversidad sexual, lo que según el colectivo es dar instrucciones para imitar modelos de comportamiento sexual.

En este momento en el que en los gobiernos de las comunidades sus parlamentos tienen que acordar para su aprobación los presupuestos, el partido de ultraderecha utiliza el chantaje del veto, censura, objeción de conciencia, distorsionando y alejándonos de los valores de las democracias, valores comunes de justicia y respeto a los demás, de educación en libertad.

La imposición del veto parental, conllevaría a las familias a prohibir a sus hijos e hijas la asistencia a actividades complementarias, que no extraescolares, que son de obligada presencia, con contenidos evaluables y en horario lectivo.

La medida pretende obligar a la dirección de los centros educativos a comunicar puntualmente cada una de las actividades complementarias organizadas dentro del horario lectivo y a establecer el trámite para que las familias den su consentimiento con una autorización expresa.

'Se somete gratuitamente a la dirección y al profesorado a una desconfianza que no ayuda a la compleja y necesaria labor docente, sino que la complica injustificadamente'

Se somete gratuitamente a la dirección de los centros y al profesorado a una desconfianza que no ayuda a la compleja y necesaria labor docente, sino que la complica injustificadamente. Los talleres complementarios de los centros educativos  están incluidos en la programación anual de los centros, son aprobados por sus consejos escolares en los que padres y madres están representados y son públicos y accesibles para toda la comunidad educativa.

Afortunadamente las leyes nos amparan, la Ley de educación,” educación integral”, las normas autonómicas y la Ley contra la violencia de género.

Se hace necesario el apoyo, respaldo y reconocimiento a nuestro profesorado en el ejercicio de su tarea educativa. La libertad de cátedra que le reconoce la Constitución. Y nuestro agradecimiento, siempre, por el compromiso con la educación y la dedicación a nuestros hijos e hijas.

Iluminada Jiménez Olivencia. Profesora de Lengua castellana y Literatura. Exjefa del Servicio de Ordenación Educativa en la Delegación de Granada.