No tienes excusa: recicla
La deuda a proveedores ha aumentado 10 millones en el último año

Podemos-IU denuncia que la deuda a proveedores alcanza los 95 millones de euros

Política - IndeGranada - Lunes, 2 de Marzo de 2020
El concejal de la confluencia Francisco Puentedura reclama que se priorice el pago a pequeños y medianos empresarios.
Francisco Puentedura en una imagen de archivo.
Podemos-IU
Francisco Puentedura en una imagen de archivo.

El concejal de Podemos-IU Francisco Puentedura ha lamentado este lunes que los informes de Intervención, sobre el cierre del ejercicio de 2019 en el Ayuntamiento de Granada, reflejen un "empeoramiento" de los datos económicos de la ciudad.

Puentedura ha detallado que la deuda a proveedores ha aumentado en más de 10 millones de euros en el último año, hasta ascender a los 95 millones, a la vez que el remanente de tesorería es negativo en 60,5 millones de euros. También ha recordado el edil que hay “facturas en el cajón” por valor de 12,5 millones sin reconocer.

Para Podemos-IU esta situación de no pagar en tiempo y forma evidencia una “situación muy débil” de la economía municipal que genera “efectos pervesos” como que “numerosos contratos” queden desiertos o se encarezcan porque las empresas no se fían de que vayan a cobrar.

Otra de las consecuencias de la morosidad con proveedores es que éstos recurren a los tribunales y el Ayuntamiento se ve obligado a ir metiéndole “bocados que son recortes” a la prestación de servicios municipales para pagar los intereses de demora, que en 2019 ascendieron a 4,5 millones de euros.

Plan de pagos

La confluencia propone un plan de pagos que priorice el pago de la deuda a pequeños y medianos proveedores a través de líneas de confirming, un servicio financiero que paga directamente a las empresas a un tipo de interés del 0,2 por ciento, muy por debajo del 6 por ciento de los intereses de demora.

Cabe destacar que la deuda municipal asciende a más de 300 millones de euros, siendo 173 millones lo que se le debe a los bancos, 95 millones a pequeños y medianos proveedores y 12 millones en “facturas guardadas en un cajón”.