Sierra Nevada, Copa del Mundo 24

'Empecemos a Sumar'

Blog - Cuestión de Clase - Manuel Morales - Lunes, 7 de Noviembre de 2022
Yolanda Díaz.
Ministerio de Trabajo
Yolanda Díaz.

Quedan dos meses clave para conseguir candidaturas de izquierda lo más unitarias posible de cara a las municipales. Se está avanzando mucho en nuestra provincia y quizá a todo el trabajo hecho le quede solo la guinda de conseguirlo también en Granada capital.

Estas elecciones municipales pueden abrir un espacio de participación a la ciudadanía de pie y preparar el camino a una alternativa que frene a la alianza de la derecha y ultraderecha en las elecciones generales

El objetivo inmediato es optimizar el resultado cara a la constitución de los nuevos ayuntamientos. Con ser mucho esto, debemos tener la mirada más larga y comprender la importancia de sentar ahora las bases de una unidad esencial para que el ilusionante proyecto de Yolanda Díaz, que nos llama a escucharnos y Sumar, pueda ser un éxito. Estas elecciones municipales pueden abrir un espacio de participación a la ciudadanía de pie y preparar el camino a una alternativa que frene a la alianza de la derecha y ultraderecha en las elecciones generales que tendrán lugar a final de año.

El resultado fue la pérdida de al menos un concejal, que hubiera impedido el lamentable bienio PP-Ciudadanos en el consistorio. Esto en la capital

Hace 3 años, en las últimas municipales, no fuimos capaces de evitar que se presentaran hasta tres candidaturas con peso significativo a la izquierda del PSOE en Granada. Entonces, compitieron tanto Verdes-Equo como Vamos Granada con la candidatura construida por Podemos e Izquierda Unida integrando a personas independientes. El resultado fue la pérdida de al menos un concejal, que hubiera impedido el lamentable bienio PP-Ciudadanos en el consistorio. Esto en la capital. En el resto de la provincia cada uno fue más o menos por libre y también se perdieron posibilidades de ganar posiciones desde la izquierda en pueblos y mancomunidades.

Ahora, cara al 2023, se está consolidando un proyecto unitario, que se mira en la futura confluencia de Yolanda Díaz. Esta propuesta de unidad integra ya a Izquierda Unida con una de las listas que se presentó a las municipales hace 4 años: Verdes-Equo, mientras las conversaciones avanzan por buen camino con Vamos Granada. Por otro lado, ya se han sumado al proyecto tanto Más País Andalucía, como Iniciativa del Pueblo Andaluz. Además, esta alianza abarca no sólo a la capital, sino a toda la provincia. Falta Podemos, y es una carencia importante que se debe subsanar lo antes posible. De lo contrario, se forzará de nuevo a la ciudadanía a una elección entre opciones difícilmente explicable, desde un punto de vista programático.

Falta Podemos, y es una carencia importante que se debe subsanar lo antes posible. De lo contrario, se forzará de nuevo a la ciudadanía a una elección entre opciones difícilmente explicable, desde un punto de vista programático

La izquierda tiene la obligación de ofrecer esperanza, renunciar a parapetarse en sus siglas y crear alternativas. Queda poco tiempo, pero necesitamos aprovecharlo. Es esencial que las militancias de Podemos, de Izquierda Unida y las personas independientes que compartieron la experiencia de Granada se Encuentra en 2019, tomen conciencia de la responsabilidad que tienen. La responsabilidad de elegir entre permanecer como un proyecto aislado en la capital, al margen de las organizaciones, pueblos y ciudades que están fraguando el proyecto unitario provincial o, por el contrario, incorporarse a este proyecto de futuro y sentar las bases de Sumar en Granada y Andalucía.

La experiencia de 2019 nos ha enseñado lo letal que es para la izquierda concurrir dividida. Nos ha enseñado, además, el recorrido tan corto que pueden tener proyectos de unidad en los que no se cuida el consenso y se imponen decisiones desde posiciones de fuerza. Esto jamás puede funcionar en una militancia política, la de la izquierda, que es voluntaria y altruista y que, por tanto, no aguanta participar en espacios en los que no se siente cómoda o reconocida. Estos mecanismos excluyentes son los que explican las divisiones constantes que han sufrido en su historia tanto IU como Podemos. Superar estos mecanismos y ser capaces de hacerlo dando protagonismo a la gente de las calles y barrios, huyendo del elitismo, son los retos para lograr un proyecto ganador en 2023.

Tengo la convicción de que con Yolanda Díaz tenemos una nueva oportunidad. Se trata de un liderazgo carismático, tolerante, dialogante y firme en sus convicciones, pero con una forma amable de ejercer la acción política

Tengo la convicción de que con Yolanda Díaz tenemos una nueva oportunidad. Se trata de un liderazgo carismático, tolerante, dialogante y firme en sus convicciones, pero con una forma amable de ejercer la acción política. Un liderazgo que recuerda mucho al de Julio Anguita y que, como aquel, tiene el potencial de volver a unir a toda la izquierda, con posibilidades tanto organizativas como electorales. Para construir ese proyecto, las organizaciones, grupos y personas tenemos que abandonar nuestra "zona de confort", esos espacios en los que sentimos que tenemos el control. Pensar a lo grande y a lo largo para darle una oportunidad a la esperanza que representa Yolanda. Un paso importante en estas municipales en Granada, será que Granada Se Encuentra rompa su aislamiento y se incorpore, sin perder un ápice de su identidad, a la gran confluencia provincial.

 

Imagen de Manuel Morales
Hijo de padres andaluces, crecí en Madrid y vivo en Granada desde los 19 años. Casado y padre dos hijas.
Me licencié en Física por la Universidad de Granada y realicé un master universitario en energias renovables. Trabajo como funcionario de la Agencia Estatal de Meteorología. Realicé en el Instituto para la Paz y los Conflictos, los cursos de preparación para un doctorado que nunca terminé, al interponerse la política en el camino.