Sierra Nevada, Copa del Mundo 24

Dos nuevos casos en Granada de cuidadoras que roban a personas mayores

Ciudadanía - IndeGranada/EP - Miércoles, 23 de Noviembre de 2022
Un policía vigila la actividad en cajeros automáticos, en una imagen de archivo.
policía nacional/archivo
Un policía vigila la actividad en cajeros automáticos, en una imagen de archivo.

Guardia Civil y Policía Nacional investigado en Granada a una mujer de 60 años y detenido a otra de 54 por robar a las personas mayores que cuidaban, en dos nuevos casos de abusos de confianza sobre una población vulnerable. 

El primer caso ha ocurrido en Guadahortuna, donde una mujer de 60 años, sin antecedentes policiales, está acusada de sustraer 25.000 euros a un anciano de 82 años que cuidaba.

Un familiar del anciano fue el que denunció en el acuartelamiento de la Guardia Civil que este hombre sufre demencia senil y que desde el pasado mes de julio le habían sustraído de su cuenta el dinero que tenía ahorrado. El denunciante manifiesta que desde que la mujer que contrataron para el cuidado del anciano entró en su casa, se han producido extracciones de dinero inusuales.

Tras la denuncia, los investigadores de la Guardia Civil de Guadahortuna han comprobado en la entidad bancaria en la que el anciano guardaba sus ahorros que, efectivamente, la única persona que ha tenido acceso al dinero ha sido la cuidadora, por lo que ha sido investigada por un delito de hurto.

Le robó 1.600 euros sacando del cajero

Por su parte, la Policía Nacional ha detenido en Granada a una mujer de 54 años, también sin antecedentes policiales, como presunta autora de la sustracción de una tarjeta bancaria del interior del domicilio donde vive la persona la que cuidaba, una mujer de unos 70 años, tarjeta que usó en un cajero automático, donde hizo varios reintegros, en días diferentes, por un valor total de 1.600 euros.

El robo se produjo mientras la víctima estaba hospitalizada, según informa la Policía Nacional, que ha detallado que la detenida no tiene antecedentes policiales.

Tras la denuncia, los agentes obtuvieron indicios relacionados con la participación de una mujer en los hechos, la cual fue identificada posteriormente como la persona que se venía encargando del cuidado de la víctima.

La investigación reveló que la mujer fue al domicilio de la enferma, "a sabiendas de que ésta se encontraba hospitalizada, y una vez en dicho lugar, se apoderó de la tarjeta bancaria con la que se dirigió a una entidad bancaria, haciendo uso del cajero en varias ocasiones, hasta apropiarse de los 1.600 euros retirados de la cuenta de la señora".

Fueron dos días diferentes en los que se realizaron los reintegros. El acceso a la vivienda no supuso ningún problema porque la presunta delincuente ya tenía en su poder una copia de las llaves de la misma para realizar su trabajo "ayudando a la mujer en sus quehaceres diarios".

Después de obtener el dinero, la tarjeta fue devuelta al domicilio, por lo que no se habían percatado de la sustracción. Averiguar el código de la tarjeta no debió suponer ningún problema, ya que cuidaba de la anciana desde hacía varios años, durante los cuales la acompañaba habitualmente al banco para sacar dinero.

Durante este año 2022 Policía y Guardia Civil han dado cuenta de al menos otros cuatro casos de robos a personas mayores por parte de persona encargadas de su cuidado.