Campaña Toca Granada esta Primavera. Patronato de Turismo
Balance del año hidrológico

Los embalses de la provincia se encuentran al 39% de su capacidad, el segundo nivel más bajo de la década

Ciudadanía - José Miguel Muñoz - Jueves, 1 de Octubre de 2020
El año hidrológico se cierra con un 16% menos lluvia de lo habitual. En los últimos diez años, solo en 2017 había menos agua embalsada en la provincia por estas fechas.
Embalse del Cubillas, en una imagen de este miércoles. Está a menos del 22% de su capacidad.
Antonio Torres
Embalse del Cubillas, en una imagen de este miércoles. Está a menos del 22% de su capacidad.

Granada ha terminado el año hidrológico 2019-2020 con menos lluvia de lo normal y los embalses en unos niveles de llenado preocupantes. 

Entre octubre de 2019 y septiembre de 2020 han caído 305,4 litros por metro cuadrado en la estación meteorógica del aeropuerto granadino, un 16,3% menos que la media histórica, de 365 litros, según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). El año hidrológico que acaba de terminar ha sido más seco que el anterior, 2018-2019, que registró 374 litros/m2, algo por encima de la media. 

Pese a que la pasada primavera fue generosa en lluvia -marzo, abril y mayo tuvieron más agua de lo habitual- no ha sido suficiente para lograr un año hidrológico aceptable. De los 12 meses, ocho han registrado menos lluvia que el promedio histórico (media 1981-2010) y solo cuatro han aportado más agua de lo normal. 

Meses más cálidos, más evaporación

Además, los meses cada vez son más cálidos por el más que evidente efecto del calentamiento global, lo que hace que aumente la evaporación y disminuya el agua disponible. En los últimos doce meses, únicamente ha habido un mes más frío de lo habitual, mientras que los otros 11 han sido más calurosos, con mayor temperatura media, incluido con un récord histórico -el febrero más cálido desde de que existen mediciones-, y otros meses entre los de calor más extremo, como los pasados julio y agosto. 

De esta forma, los embalses de la provincia terminan el año hidrológico en niveles inquietantes. En conjunto, los once pantanos granadinos están ahora al 39,5% de su capacidad. Tienen un 10% menos de agua que hace un año, y en toda la década solo hay un año en que a estas alturas contaban con menos agua, 2017, cuando estaban al 33%. Pero el siguiente año hidrológico fue abundante en lluvia y elevó el nivel hasta el 54%. 

LLENADO DE LOS EMBALSES DE GRANADA A FINAL DE SEPTIEMBRE
  Capacidad  2020 2019
Canales 70 Hm3 64% 68%
Quéntar 13,5 Hm3 68% 67%
Cubillas 18,7 Hm3 22% 31%
Bermejales 102,6 Hm3 40% 51%
Colomera 40,2 Hm3 31% 39%
Francisco Abellán 58,2 Hm3 35% 41%
Negratín 567,1 Hm3 30% 34%
El Portillo 32,9 Hm3 79% 82%
San Clemente 117,9 Hm3 14% 12%
Béznar 52,9 Hm3 77% 74%
Rules 110,8 Hm3 71% 84%

Fuente: Junta de Andalucía

De los 11 embalses de la provincia, ocho de ellos tienen ahora menos agua que hace un año. Dejando aparte el de San Clemente, un pantano de gran capacidad que siempre suele presentar un escaso nivel de llenado, el de peor situación es el de Cubillas, apenas con el 22% de su capacidad. 

También es preocupante el estado del Negratín, el principal embalse con gran diferencia de la provincia, la gran reserva de agua para toda la mitad noroeste, ya que su capacidad es prácticamente igual a la de los otros diez pantanos juntos. Y está al 30%, y con una presión creciente de las comunidades de regantes y de algunas poblaciones para abastecerse de sus menguantes reservas. 

Los que suministran el agua corriente a la capital y su área metropolitana, Canales y Quéntar, se encuentran todavía por encima del 60% de su capacidad, en unos niveles parecidos a los de hace un año. Por su parte, el de Bermejales, el único embalse de la zona este granadina, se encuentra al 40%, once puntos menos que hace doce meses. 

Los que presentan mejor situación son los de la cuenca Sur, Rules y Béznar, por encima del 70%, junto al del Portillo, en Castril, que también suele contar con abundante agua durante gran parte del año. 

Sin embargo, hay que recordar que durante los últimos 10-12 años, la mayoría de los años hidrológicos se han iniciado con más del 50% de agua en el conjunto de los embalses granadinos. Desde 2008, únicamente en 2016, con el 45%, y 2017, con el 33%, estuvieron por debajo de la mitad de llenado. 

Y las previsiones de lluvias de la Agencia Estatal de Meteorología para los próximos meses no son hada halagüeñas. 

Para octubre, noviembre y diciembre hay una mayor probabilidad de que las precipitaciones se encuentren en el tercil inferior del promedio histórico, según el pronóstico estacional de Aemet que muestra el gráfico, es decir, que lo más probable es que en otoño siga la tónica y llueva menos de lo habitual, lo que, de cumplirse, poco contribuiría a elevar el nivel de los embalses granadinos.