Seamos ejemplares

La Junta prorroga otros 14 días el cierre de las aulas de la UGR

Ciudadanía - IndeGranada - Sábado, 24 de Octubre de 2020
Justifica la decisión en la incidencia "muy elevada y en ascenso" de la pandemia y admite que las medidas acordadas hasta el momento no han logrado "reducir la curva de aumentos de casos".
Aula universitaria antes de decretar la suspensión de las clases presenciales.
Álex Cámara/EP
Aula universitaria antes de decretar la suspensión de las clases presenciales.

La Junta de Andalucía prorroga otros 14 días la suspensión de las clases presenciales en la UGR. Este sábado 24 de octubre se cumplen diez días desde que se cerraron las aulas universitarias en Granada y la Junta ha optado por prorrogar la medida, que suscitó en su día una gran polémica porque fue adoptada sin ninguna otra complementaria, como después se ha visto obligada a hacer ante el descontrol de la pandemia. 

En la nueva orden que prorroga el plazo, publicada este sábado en el BOJA y que firma el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, se justifica la decisión en que la situación epidemiológica de la ciudad de Granada presenta "una incidencia muy elevada y en ascenso con respecto a las poblaciones vecinas". El objetivo de prolongar el cierre de las aulas es "reducir las interacciones sociales y evitar la difusión del virus en el entorno universitario". Todo ello, agrega, "para proteger especialmente a aquellos grupos vulnerables con mayor riesgo y evitar superar la capacidad de atención del sistema sanitario".

La Junta reconoce que, con las medidas adoptadas hasta el momento, "no se ha conseguido reducir la curva de aumentos de casos confirmados de la COVID-19", lo que le lleva a insistir en la necesidad de mantener la suspensión de las clases presenciales. 

Se hará ahora por un plazo más amplio que el primero acordado. Serán 14 días naturales contados a partir de este domingo. Así, seguirá en vigor hasta el sábado 7 de noviembre. Finalizado ese plazo, podrá ser de nuevo ampliado.

Este vez el plazo es más amplio. Cuando tomó la decisión, que comenzó a aplicarse el 15 de octubre, rebajó a 10 los 15 días anunciados inicialmente, ante la oleada de críticas que recibió, por mantener los bares abiertos pero cerrar las aulas universitarias. 

Como en la primera orden, se permiten las prácticas presenciales en laboratorios, así las como las que los universitarios realizan en el sistema sanitario andaluz y en los centros educativos. 

Sin aval jurídico aún para aplicar un toque de queda

Por otra parte, respecto a la posibilidad de implantar un toque de queda nocturno, medida que quedó este viernes en un segundo plano y sin resolver tras aprobar el cierre perimetral de la capital y el Área Metropolitana, la Junta ha informado de que ha dado un nuevo paso, que sin embargo aún no garantiza su posible entrada en vigor. Porque para que pueda aplicarse necesita el aval del TSJA y, a mediodía de este sábado, el Gobierno andaluz no había remitido al TSJA petición alguna al respecto.

Cuál es entonces el nuevo paso que ha dado la Junta. Después de que este viernes, como informó El Independiente de Granada, el BOJA recogiera, entre otras órdenes, una que establece un marco general para restringir la movilidad nocturna, este sábado se ha plasmadod esa intención en una resolución del delegado territorial de Salud y Familias, Indalecio Sánchez-Montesinos. Como la propia resolución indica, es necesario el aval del TSJA para que pueda ser firme. Una vez que llegue, entraría en vigor al día siguiente de la fecha de esa autorización judicial y por un plazo de 14 días mínimos.

El TSJA ha informado a los periodistas de que "a día de hoy, no se había recibido en la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJA con sede en Granada ninguna petición por parte de la Junta de Andalucía a fin de autorizar o ratificar el establecimiento de un toque de queda en Granada u otras medidas relacionadas de confinamiento contra el COVID-19. Tampoco ha existido ninguna consulta informal a la Sala por parte de la Administración autonómica".  

Una vez que esa petición entre en Registro, la Sala cuenta con un plazo legal de tres días para resolver sobre la misma, plazo dentro del cual debe darle traslado a la Fiscalía para que se pronuncie en el término de una audiencia.

En anteriores ocasiones, ante peticiones de autorización o ratificación realizadas por la Junta en relación con medidas contra el COVID-19, la Sala ha resuelto "con total urgencia y celeridad y en cuestión de horas", según ha destacado el TSJA.

Cabe recordar también que todo apunta ya a que el Gobierno dictará un nuevo estado de alarma. La intención de esa medida es dar cobertura legal a las comunidades autónomas para que puedan aplicar este tipo de restricciones.

Más información: