Recicla la ropa que ya no usas. Es un mensaje del Ayuntamiento de Granada
el SAS lo enmascara y lo presenta como una medida “excepcional” en agradecimiento a la labor del personal

La Junta recorta la productividad a los profesionales sanitarios en plena crisis del coronavirus

E+I+D+i - IndeGranada - Miércoles, 8 de Abril de 2020
Le medida de la que te informamos ha creado un profundo malestar entre los trabajadores del Servicio Andaluz de Salud.
Jesús Aguirre, consejero de Salud y Familias.
M.J.LÓPEZ/EP
Jesús Aguirre, consejero de Salud y Familias.

En plena lucha contra la pandemia, la Junta de Andalucía ha decidido no abonar el complemento de productividad que los profesionales del Servicio Andaluz de Salud (SAS) perciben en su totalidad, a razón del 50 por ciento en la paga de julio y el otro 50 restante en la de octubre.

El llamado Complemento al Rendimiento Profesional (CRP) es un concepto retributivo para todos los trabajadores del SAS y va ligado a la consecución de objetivos destinados a mejorar la calidad asistencial que se presta a la ciudadanía, que se evalúan, en función de criterios individuales y de la unidad a la que esté adscrito cada trabajador.

Pero la Junta enmascara este recorte y lo presenta como una medida “excepcional” en agradecimiento a la “extraordinaria labor” de los profesionales: “Desde el SAS, se quiere reconocer la extraordinaria labor que vienen realizando sus trabajadores y, por ello, de forma excepcional, se abonará el CRP sin necesidad de las evaluaciones a cada profesional”, señala el comunicado oficial

Pero la Consejería de Salud y Familias ha optado, como como pago a cuenta, abonar el 35 por ciento del máximo previsto en el Complemento al Rendimiento Profesional (CRP) en cada categoría, en lugar del 50 por ciento. El pago de este complemento se realizará, no obstante, como siempre, en la nómina complementaria del mes de junio (que se abona en el mes de julio).

Salud, en la orden que lo anuncia, justifica el recorte al considerar que, “debido a la situación de pandemia y al volumen de demanda asistencial que tienen atender los centros, resulta imposible realizar estas evaluaciones”, lo que supone en la práctica un recorte de las retribuciones de los profesionales del SAS, en una situación crítica en la que están dado cara en la batalla contra el coronavirus.

Pero la Junta enmascara este recorte y lo presenta como una medida “excepcional” en agradecimiento a la “extraordinaria labor” de los profesionales: “Desde el SAS, se quiere reconocer la extraordinaria labor que vienen realizando sus trabajadores y, por ello, de forma excepcional, se abonará el CRP sin necesidad de las evaluaciones a cada profesional”, señala el comunicado oficial.

En el segundo pago (que se realiza octubre) se determinarán las cuantías restantes en función de las evaluaciones realizadas y del cumplimiento de objetivos de cada profesional, según Salud.

Profundo malestar

La medida ha generado un profundo malestar entre los profesionales sanitarios que recuerdan que la productividad ahora en cuestión se refiere al trabajo desarrollado en 2019.

La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Andalucía va a más allá en su crítica y sostiene que, “desde 2012, cuando se impusieron los recortes aplicados por la Junta de Andalucía, en el SAS se paga el CRP con una reducción en torno al 30% de la cuantía total que se estipula en función de la plantilla, al no abonarse los remanentes, fraccionarse los pagos y aplicarse determinados factores correctores”.

El sindicato argumenta que se trata de “medidas restrictivas que se siguen aplicando en contra de lo defendido por este sindicato que, en reiteradas ocasiones, ha reivindicado volver a la situación previa al año 2012, por lo que ha dirigido un escrito a la Dirección General de Personal del SAS para que se negocien cuanto antes las siguientes propuestas en la Mesa Sectorial de Sanidad”.

Además, reclaman “de oficio y automáticamente a toda la plantilla afectada la puntuación máxima y, por tanto, proceder al abono del 100 por ciento de las cuantías correspondientes al año 2019, y para cada una de las categorías en un solo pago en la nómina complementaria de junio de 2020” y con respecto al complemento de 2020 proponen, igualmente, “otorgar de oficio y automáticamente a toda la plantilla afectada la puntuación máxima y, por tanto, proceder al abono del 100 por ciento de las cuantías correspondientes de cada una de las categorías en un solo pago en la nómina complementaria de abril del año 2021, con la supresión del requisito mínimo de los cuatro meses de servicios prestados”, con el objetivo de “recompensar la labor desarrollada por el personal contratado”.