El Ayuntamiento de Granada te informa ante el coronavirus
Indenews
Una visión ácida y humorística de la realidad con noticias ficticias, por José Miguel Muñoz

Muere de viejo en un bar mientras esperaba la tapa

Indenews - José Miguel Muñoz - Martes, 12 de Mayo de 2015
Tapa de caracoles.
Tapa de caracoles.

José Sánchez, de 78 años, ha fallecido de muerte natural en un bar de la capital granadina mientras esperaba la tapa de la cerveza que pidió hace no se sabe cuánto tiempo. Un camarero del establecimiento advirtió de que el anciano estaba sentado en la mesa de la esquina, sin moverse, con los ojos abiertos mirando a la barra. A la cerveza aún le quedaba un culillo, el que uno suele dejar para poder acompañar la tapa, si es que llega, con algo de líquido. El camarero le hizo la típica pregunta en estos casos. “¿Falta algo por aquí?” Al ver que no reaccionaba, los empleados llamaron a los servicios de urgencias, que certificaron el fallecimiento de Sánchez.

"Me suena que pidió una de carne en salsa", dice un camarero

Pese a que los servicios médicos creen que, a falta de que se realice la autopsia, la muerte se produjo de forma natural, los hijos de Sánchez han puesto una denuncia en el juzgado de guardia acusando al bar de homicidio involuntario. "Y también de negligencia, omisión del deber de socorro y varios delitos más que nos ha indicado el abogado”, dice Luis, uno de los hijos. El juez ha enviado a la policía a investigar los hechos e interrogar a los camareros para esclarecer quién es el responsable de que al anciano no le pusieran la tapa “a la que tiene derecho en cualquier bar de Granada”, dice el abogado de la familia, “aunque últimamente algunos bares abusan de los clientes, demoran en exceso la llegada de la tapa para obligar al cliente a que pida otra cerveza”, asegura el letrado.

Los camareros, como suele ser habitual en estos casos, echan balones fuera. “Me suena que pidió una de caracoles, pero en la cocina dijeron que se había acabado. Y en eso que yo terminaba el turno, entró otro compañero, y unos por otros...”, se excusa el empleado, quien carga las tintas sobre los clientes. “Algunos se pasan tres pueblos, desde que le pones la cerveza te empiezan a seguir fijamente con la mirada y una cara de mala leche hasta que le sirves la tapa... Te sientes intimidado”, se queja. Por ahora no ha habido detenciones.

Esto es una noticia ficticia de Indenews, la sección de sátira y humor de El Independiente de Granada