El Patronato Provincial de Turismo de Granada, en Fitur 2022
Historia del Partido Comunista, por Juan Francisco Arenas de Soria

Capítulo V: 'José Bullejos Romero 'El Vivillo''

Política - Juan Francisco Arenas de Soria - Viernes, 4 de Junio de 2021
La nueva entrega de la Historia del PCE que, con motivo del Centenario de la fundación del partido, nos ofrece Juan Francisco Arenas de Soria, se centra en la figura de una persona comprometida, José Bullejos Romero, con una vida singular, puesto que no solo se le confundió con el Secretario General del PCE y también granadino, José Bullejos Sánchez, sino que él mismo fue un activista comunista. No te lo pierdas.
Composición a partir de la documentación de los diferentes expedientes.
J.F.A.S
Composición a partir de la documentación de los diferentes expedientes.
En el artículo de hoy introducimos una nueva perspectiva en relación al trabajo que estamos desarrollando, el de las microbiografías[i], fundamentales para acercarnos a la dimensión humana de los acontecimientos que analizamos. Y en el caso de un Partido, hay que destacar, que es su militancia la que le da forma, vida, rostro… a esa organización. Hoy vamos a aproximarnos a la vida de JOSÉ BULLEJOS ROMERO, un maracenero que nacía el 30 de junio de 1910, aunque su inscripción registral sería el 17 de julio.

En un artículo que escribíamos en noviembre de 2019 nos acercábamos al perfil de Natividad Bullejos[ii], militante comunista en la transición, la cuál nos hablaba de su padre, José Bullejos, contando alguna anécdota como su arresto, debido a la coincidencia de su nombre y primer apellido con el también granadino y Secretario General del PCE, José Bullejos Sánchez; a lo que habría que añadir que era primo segundo, ya que “los Bullejos” en su mayoría proceden de Maracena. Me pareció una historia curiosa y ya saben como somos los/as historiadoras, es que somos curiosos por naturaleza, y como ya saben “la curiosidad mató al gato” y comenzamos a mirar por aquí y por allá para saber más. Así localizamos el expediente abierto por el Tribunal Regional de Responsabilidades Políticas[iii] y en el Centro Documental de la Memoria Histórica localizamos el expediente personal de antecedentes y el que abre el Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo[iv], lo que encontramos nos dio una nueva imagen, una perspectiva diferente de José Bullejos Romero, la cuál hemos cotejado con su hija Nati, aclarando también otros muchos aspectos.

Nacía en Maracena en 1910 en una familia modesta, en un pueblo fundamentalmente agrícola vinculado a los cultivos de la vega granadina y con una industria agroalimentaria incipiente

Nacía en Maracena en 1910 en una familia modesta, en un pueblo fundamentalmente agrícola vinculado a los cultivos de la vega granadina y con una industria agroalimentaria incipiente. Desde el inicio de los años 20, Maracena se convertía en uno de los principales núcleos del activismo comunista en la provincia, como señala el estudio sobre el movimiento obrero de José Antonio Alarcón Caballero[v]. En su juventud “Pepico el de Guardanuevo” [vi] trabaja en la fábrica de remolacha azucarera existente en la localidad, la cual abandonará para hacer el servicio militar. Muy probablemente son en este comienzo de los años 30 cuando José entra en contacto con el Partido, y con la CNT[vii]. Es un muchacho inquieto y activo, al que le gusta la lectura y con una gran curiosidad intelectual, lo que le granjeará el apodo de “El vivillo”, que acabará sustituyendo al heredado de su familia.

Parecen más bien elementos genéricos para la acusación del Consejo de Guerra, ya que no hay prueba de que realmente participará en los mismos, y en algunos de ellos no sería posible por coincidir con el servicio militar que realiza en el año 1932

Como ya vimos en el artículo de la semana pasada “Granada en llamas[viii] estos primeros años de la República son especialmente convulsos en nuestra provincia y José desde su implicación como militante de CNT en Maracena y del PCE, participará en algunos de ellos probablemente. Así entre las acusaciones que se realizan contra el mismo están la quema de la iglesia de Maracena, los asaltos a las armerías en la ciudad de Granada y destrucción de bienes eclesiástico en agosto de 1932 ante el golpe del general Sanjurjo o el asalto a la Fábrica de Embutidos de Maracena, involucrándose en refriegas con las fuerzas del orden público[ix]. Parecen más bien elementos genéricos para la acusación del Consejo de Guerra, ya que no hay prueba de que realmente participará en los mismos, y en algunos de ellos no sería posible por coincidir con el servicio militar que realiza en el año 1932.

El servicio militar lo llevará a la ciudad madrileña de Alcalá de Henares, en el Regimiento de Caballería número 3, donde ejercerá labores propagandistas para el Partido y se involucra en los acontecimientos que en este 1932 muestran la efervescencia del movimiento obrero en el marco republicano. Así, en informe del Servicio Secreto de Estado Mayor de Guerra[x] de 8 de febrero de 1933 en relación al soldado José Bullejos, dice lo siguiente:

“Antecedentes: PELIGROSO. Informes: Comunista. Se distiniguió por su actividad en el asalto y saqueo de la iglesia”.

Esto nos muestra que se realiza un seguimiento de la actividad política del joven maracenero, que en este período del servicio militar acabará siendo procesado por su actividad política[xi]. No es que sólo que se le pudiera confundir con el Secretario General del PCE, es que él mismo es un activista comunista, que vinculado a la organización realiza tareas para la misma desde el espacio que ocupa en cada momento. Una actividad dentro del Ejército que era bastante frecuente por parte de los comunistas, ya que la tropa son fundamentalmente hijos de la clase trabajadora, por lo que es un espacio de acción política clave, como hicieran en los años 20 en Sevilla Miguel Caballero Vacas y otros comunistas, siendo este germen del Partido en Andalucía[xii].

De vuelta en Maracena trabajará fundamentalmente en el campo para ganarse la vida

De vuelta en Maracena trabajará fundamentalmente en el campo para ganarse la vida. En el mes de octubre de 1934 se declarará la huelga general revolucionaria, un movimiento que nace en respuesta a las políticas que las derechas realizan desde el gobierno de la República tras su victoria en 1933, que desmontaba la labor de progreso iniciada en el conocido como Bienio Progresista (1931-1932). Nuevamente se implica en la actividad subversiva frente a la derecha granadina, acusándosele por la autoridad militar de haber participado en los disturbios de esas fechas[xiii].

Composición a partir del Boletín Oficial de Defensa Nacional en el que sale publicado su ascenso a sargento.

La 76 Brigada Mixta estará emplazada en el frente sur en la zona de Jaén, con su cuartel general en Alcaudete, participando en varias acciones entorno a Alcalá la Real y en Órgiva. José será herido por la explosión de una granada

El golpe militar de julio de 1936 supone un duro revés para miles de personas de Granada que habían celebrado con emoción el triunfo del Frente Popular y la apertura de un nuevo marco en el que las reformas sociales parecían avanzar de manera imparable, a pesar de las destacadas resistencias de los poderes religioso, económico, militar… La ocupación militar de la ciudad de Granada el 20 de julio lleva al intento de control de los pueblos del área metropolitana por parte de los sublevados, mientras luchan contra la resistencia obrera en el barrio del Albaicín. Como muchos militantes comunistas y anarquistas parece que se implica en las primeras refriegas que se producen contra las tropas y milicias derechistas, pero acaba huyendo a la zona leal a la República, encuadrándose en un primer momento en grupos de milicias populares, hasta que entra a prestar servicio en el Batallón de Ametralladoras de la 76 Brigada Mixta, donde realiza funciones de transmisiones, siendo ascendido a sargento en los últimos momentos del conflicto armado[xiv]. La 76 Brigada Mixta estará emplazada en el frente sur en la zona de Jaén, con su cuartel general en Alcaudete, participando en varias acciones entorno a Alcalá la Real y en Órgiva. José será herido por la explosión de una granada[xv]. Es en estos momentos de la guerra cuando José se une a Natividad Caliz Montoya, con la que tendrá a su hijo Hilario y su hija Natividad. Nunca llegaron a contraer matrimonio, a pesar de la presión social para que regulasen esta situación.

Al finalizar el conflicto bélico es apresado y encarcelado en la Prisión Provincial de Granada, donde se realiza el 24 de julio de 1939 el Consejo de Guerra que le condena a 20 años de prisión por el delito de “auxilio a la rebelión"

Al finalizar el conflicto bélico es apresado y encarcelado en la Prisión Provincial de Granada, donde se realiza el 24 de julio de 1939 el Consejo de Guerra que le condena a 20 años de prisión por el delito de “auxilio a la rebelión”. Será trasladado a la Prisión Central de Santa Isabel[xvi] (Santiago de Compostela) el 23 de junio de 1940, siendo puesto en “libertad condicional provisional” el 6 de julio de 1941. En 1949 se pondría en marcha el expediente del Tribunal para la Represión de la Masonería y el Comunismo, sumario 592/49, que es sobreseído en 1950. En ese expediente encontramos informe del Ayuntamiento de Maracena:

“En la actualidad reside en este pueblo observando buena conducta, sin que pueda decirse si en la actualidad tiene actividades políticas “
Ficha de seguimiento de la libertad vigilada.

La vida tenía que ser compleja en un pueblo pequeño como la Maracena de los años 40, especialmente para una persona identificada como “peligrosa” y contraria al régimen político existente, por lo que a pesar de estar en libertad vigilada se irá con la familia a Sant Feliú de Guixols (Gerona), donde trabajará en la construcción de diques en la zona costera. La llegada de familiares de su mujer desde Granada les complicará la situación, al venir uno de los hermanos de Natividad enfermo de tuberculosis, lo que tendrá una dura impronta en la familia, de la que mueren  varios de sus miembros, siendo una de ellas su esposa en 1949, tras haber vuelto a Maracena.

Compagina el trabajo en el campo con la venta de telas para poder salir adelante, aunque pronto su implicación política le pasa factura, y un día, según nos cuenta su hija Nati Bullejos, en una discusión en el “Bar Zurita”, es amenazado de muerte por dos “fascistas” del pueblo, que incluso llegan a sacar una pistola en la reyerta

José intentará en varias ocasiones huir a Francia, así consta en el informe de la Dirección General de Seguridad, en septiembre de 1948 es apresado en Huesca, pasando varios meses en prisión, saliendo después en situación de “libertad vigilada”[xvii] . Lo intentó en otra ocasión más, según su hija Nati. De vuelta en Maracena la muerte de su esposa le deja solo con sus hijos, pero vuelve a contraer matrimonio un año después con Mercedes Barranco Gutiérrez. Compagina el trabajo en el campo con la venta de telas para poder salir adelante, aunque pronto su implicación política le pasa factura, y un día, según nos cuenta su hija Nati Bullejos[xviii], en una discusión en el “Bar Zurita”, es amenazado de muerte por dos “fascistas” del pueblo, que incluso llegan a sacar una pistola en la reyerta. Es por ello que decide irse con la familia a Extremadura a principios de los años 50, un exilio interior muy común ante la presión que se ejercía en los pueblos sobre las personas que habían destacado por su compromiso social en la etapa republicana.

En Extremadura vivirán del trabajo de la tierra, donde toda la familia estaba implicada en la tarea. José mantendrá su solidaridad de clase y compromiso político, dando dinero a su hija para los presos políticos cuando esta visitaba la localidad de Maracena. Nuevamente emigrará con su familia, ahora a Lora del Río (Sevilla), volviendo finalmente en 1963 a Maracena, descartando emigrar nuevamente a Cataluña.

Imagen de la sede actual del PCE en Maracena.
En la etapa final de la dictadura su hija Natividad Bullejos se afiliará al PCE, en contra de la opinión de su padre, que ya conocía los rigores de la militancia comunista. Durante esos años Nati recibirá amenazas por carta, que con textos diversos “ni olvidamos, ni perdonamos”, le enviaban esquelas de Paracuellos del Jarama, para amedrentar a la familia. La muerte del dictador y la legalización del PCE lleva a la primera entrega de carnets en Maracena, en la Era Baja, momento en el que José Bullejos Romero vuelve a la militancia del proyecto político por el que tanto había luchado a lo largo de su vida y que nunca abandonó. En el año 2000 nos dejaba “Pepico el de Guardanuevo”, “el vivillo”, a los 90 años de edad, tras una vida de lucha y compromiso por un mundo mejor, pudiendo aplicarle sin lugar a error estos versos machadianos
 
“…más que un hombre al uso que sabe su doctrina,

soy, en el buen sentido de la palabra, bueno…”

________________________________________________________________

Artículos

Bibliografía

  • ALARCÓN CABALLERO, José Antonio, El movimiento obrero en Granada en la II República (1931-1936), Granada, Diputación Provincial de Granada, 1990
  • MORENO GÓMEZ, Francisco, La última utopía. Apuntes para la Historia del PCE andaluz 1920-1936, Córdoba, Comité Provincial del PCA en Córdoba, 1995

Fuentes archivísticas

  • Archivo de la Real Chancillería de Granada, fondo del Tribunal Regional de Reponsabilidades Políticas
  • Centro Documental de la Memoria Histórica (Salamanca)
  • Archivo familiar de Natividad Bullejos Caliz.

Citas  bibliográficas

________________________________________________________________

  • [i] Hemos desarrollado varias de estas microbiografías en el Foro por la Memoria de El Independiente de Granada de militantes comunistas en la etapa de la transición, y de la joven miliciana de la JSU Lina Odena.
  • [iii] Archivo de la Real Chancillería de Granada (ARCGr) , Caja 25950, pieza 60.
  • [iv] Centro Documental de la Memoria Histórica (CDMH), Expediente Personal de Antecedentes Exp 52245 y Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo (TERMC) Exp31401
  • [v] ALARCÓN CABALLERO, José Antonio, El movimiento obrero en Granada en la II República (1931-1936), Granada, Diputación Provincial de Granada, 1990
  • [vi] Según nos cuenta su hija Nati Bullejos Caliz, este es el mote que tenía inicialmente su padre en Maracena, ya que su abuelo había sido guarda rural.
  • [vii] En la acusación del Consejo de Guerra y en otros documentos señalan la afiliación sindical a UGT, aunque el Informe del Ayuntamiento de Maracena que aparece en el expediente del TERMC aparece referencia a su militancia sindical en CNT. Nati Bullejos Caliz nos cuenta que efectivamente era de la CNT, ya que llevaba tatuado en el antebrazo las siglas de la organización, las cuales se quemó para ocultarlas tras la guerra, pero que en sus últimos años de vida se podían entrever en su piel.
  • [ix] Informe de la Dirección General de Seguridad,  Comisaría General Político-Social de 17/06/1949, en CDMH, TERMC Exp31401
  • [x] Referencias a este informe y su contenido las encontramos en los expedientes de antecedentes, y en expediente del TERMC del CDMH.
  • [xi] Informe de la Dirección General de Seguridad,  Comisaría General Político-Social de 17/06/1949, en CDMH, TERMC Exp31401
  • [xii] MORENO GÓMEZ, Francisco, La última utopía. Apuntes para la Historia del PCE andaluz 1920-1936, Córdoba, Comité Provincial del PCA en Córdoba, 1995, pg.35
  • [xiii] ARCGr , Caja 25950, pieza 60, Sentencia del Consejo de Guerra de 24/07/1939
  • [xiv] Informe de la Guardia Civil, 136 Comandancia, Servicio de Información en CDMH, TERMC Exp31401
  • [xvii] Informe de la Dirección General de Seguridad,  Comisaría General Político-Social de 17/06/1949, en CDMH, TERMC Exp31401
  • [xviii] ARENAS DE SORIA, Juan Francisco, “Natividad Bullejos, una mujer libre”, en diario digital  El Independiente de Granada, 16/11/2019.

________________________________________________________________

Juan Francisco Arenas de Soria es profesor de Geografía e Historia y Miembro de la Asociación Granadina Verdad Justicia y Reparación.

Si no tuviste la oportunidad de leer o quieres volver a hacerlo, te ofrecemos la presentación de la serie que, cada viernes, Juan Francisco Arenas de Soria nos ofrecerá semanalmente sobre la historia del Partido Comunista que, en noviembre, cumplirá 'cien años al servicio de la clase trabajadora', con la intención de que los artículos 'nos aproximen a la realidad de un movimiento social clave para entender nuestro país, su lucha por la democracia y la libertad en contextos realmente complejos, y eso sí, siempre desde una perspectiva granadina":