Recicla la ropa que ya no usas.

El 26 de mayo sé egoísta, vota pensando en ti

Blog - Loco por incordiar - Mario Ortega - Miércoles, 15 de Mayo de 2019

Cuando vayas a votar este próximo 26 de mayo, sé egoísta, piensa mucho en ti.

Piensa en ti si tienes personas mayores a las que quieres y necesitan pensiones dignas contributivas o no. Se egoísta y vota pensando en ti si tienes seres queridos que están muy pachuchos  y necesitan ayudas a la dependencia. Si ellas están mejor y son más felices, seguro que tú estarás mejor y serás más feliz.

Si tienes prole o quieres tenerla y te preocupa su guardería, y si te cobran mucho poco o nada por ella, piensa en ti a la hora de votar. Te dará tranquilidad saber que pueden gobernar personas que saben que la natalidad depende tanto de los servicios públicos como de la dignidad laboral, el trabajo decente y la igualdad y los derechos de las mujeres.

Se muy egoísta y vota para evitar que a tu hija o tu hijo, con buena formación, estudios y hasta experiencia, se le pase si quiera por la cabeza irse de tu lado por motivos de falta de perspectiva laboral. Que no se vayan lejos quienes más queremos es uno de los motivos más egoístas para decidir tu voto. Piénsalo bien.

Elige tu voto en plan “voto por mi interés”, si sientes que las mujeres a las que te unen vínculos de vecindad, amistad, familiar o laboral, o sencillamente de humanidad, están amenazadas de violencia machista y discriminación estructural. No es difícil de ver, mira a tu alrededor. Si a ellas les va bien a ti te irá bien, no hay avance en derechos de las mujeres que no haya sido un avance en bienestar y felicidad de la humanidad.

Si vives en una zona rural y ves cómo cada vez hay menos gente y menos oportunidades, de tu voto depende que esa tendencia cambie. Deposita en tu voto todo tu rural interés.

¿Estás estudiando todavía y no sabes qué será de tu futuro?

¿Estás estudiando todavía y no sabes qué será de tu futuro? Cuida tu voto, pero sobre todo el mayor gesto de egoísmo por tu parte es ir a votar, porque no son lo mismo unos que otros. Para detectar que no son lo mismo mira hacia el pasado y comprueba qué prometieron y que hicieron, haz contabilidad de quienes te engañaron con cuatro palabritas finas.

En estas elecciones del 26 de mayo, es muy importante ver qué envuelve cada quien en la bandera. Comprueba el pack completo, no te quedes en el envoltorio, mira la etiqueta y, si acaso abre la caja a ver todo lo qué hay dentro por si hay cosas que van contra tu interés. Hazlo, no vaya a ser que con una tela de bandera te oculten daños irreversibles.

¿Vives en un barrio? O sea ¿vives donde vivimos la gente corriente?, en un barrio, en una urbanización de unifamiliares que, en su día fueron asequibles a tus posibilidades económicas. Mira los servicios que quienes han gobernado han puesto o han dejado de poner, mira su precio, mira su calidad y si se gestionan desde lo público o se han entregado a gente lejana, extraña y muy rica deteriorándolos y precarizando el empleo. Agua, electricidad, basuras, transporte colectivo, accesos, tranvías, trenes, metros, comedores escolares, atención a la dependencia, monotores y monitoras de educación especial y, uf, un largo etcétera.

¡Ah!, mira una cosa, mira si tiánes cerca un sin fin de grandes superficies comerciales que pagan proporcionalmente menos impuestos que tu y han liquidado los comercios que tenías cerca. Míralo bien y sé egoísta a la hora de votar. Acuérdate de quienes ayudaron a que tuviesen más facilidades que tu y de quienes se fotografiaron en sus inauguraciones a todo trapo.

Otra cosa muy importante es el aire que respiras en tu ciudad, o el ruido que soportas, o el tipo de energía que consumes o te obligan a consumir

Otra cosa muy importante es el aire que respiras en tu ciudad, o el ruido que soportas, o el tipo de energía que consumes o te obligan a consumir. La ecología es de los más importante, ya lo sabes seguro por la calor que pasas o por las enfermedades de riesgo, tuyas, de tus seres queridos o de la gente con la que te cruzas por la calle. Alergias, bronquitis, infartos, cánceres, vaya tela, científicamente demostrado. Es casi seguro que quienes ha gobernado todos estos años, muchos ya en algunos sitios, sin interés por solucionar estas cosas importantes para la vida sigan sin tener ganas de arreglar nada. Vota por ti, para tu voto tu eres la persona más importante.

¿Estás jarta de corrupción?, ¿verdad? Tu voto es importante, no apoyes con el ni a las opciones corruptas demostradas ni a quienes decían que con ellas nada y luego pactaron con todas por puro interés, el suyo y el de la gente muy rica. Menos corrupción son más servicios y de más calidad para ti, también más empleo para ti y los tuyos. Sé con este tema muy egoísta a la hora de votar.

¿Quieres una ciudad en la que se oigan los pájaros, las temperaturas amainen, el aire sea limpio y tus hijas o hijos puedan ir al cole o a cualquier sitio con tranquilidad y seguridad para ti y para ellos? Cuida tu voto como cuidas a tus hijos. Piensa en el medio ambiente, en los árboles, los jardines, las zonas verdes los itinerarios seguros, las vía verdes, los ríos sin cemento ni basuras. Y en muchas más cosas tan importantes para la vida, seguro que tu tienes más ideas para mejorar tu entorno. Vota pensando en esas ideas.

Lo más egoísta es no fiarse de quienes insisten e insisten en grandes obras y grandes fastos. La experiencia te dice que, cuando se hacen, si es que se hace, siempre benefician a los mismos. Las más de las veces los fastos solo sirven para que acumulen más dinero unos pocos a costa de la apropiación de lo que es de todas y todos. Piensa en el día a día, en la cultura de proximidad, en cositas que te hacen la vida feliz sin tanta grandilocuencia tanta luz y tanto sonido.

Si votas pensando en ti puede que ya sepas que una ciudad o pueblo puede auto abastecerse de energía solar a poco que su gobierno decida tomar ese camino. Además con el ahorro y lo que no se gasta puede eliminarse la pobreza energética. Esto es muy importante, porque quien sabe si por circunstancias de la vida tu o alguien de los tuyos pasa, o está pasando, alguna vez una mala racha. Quien cuida del otro cuida de sí mismo. Se llama solidaridad y es el vector emocional que más ha hecho por la humanidad, o sea por ti. Yo sería en esto muy egoísta y nunca votaría opciones que gritan sálvese el que pueda.

Seguro que tienes mil razones más que son de tu interés. Si votas se puede, si no votas entregas tu interés a otros intereses que no son los tuyos.

Lo dicho, para no ponerme pesao, sé egoísta y vota pensando en ti porque tú eres importante, la persona más importante. Tu voto más útil es el que mira tu propio interés.

 
Imagen de Mario Ortega

Mario Ortega, químico y doctor en ciencias ambientales, de Granada, acunado en el Abayzín, es, según parece, andaluz de nacimiento y de cultura. Le interesa el mundo, la política y todo asunto que demande ser pensado. Lleva años escribiendo opinión en corta, media y larga distancia, en realidad es una forma de dar aire al instinto de participación en los debates públicos, así foga la pulsión política. Es por eso que este blog se llama Loco por incordiar, no se tomen el incordio como molestia, es más bien ganas de llamar la atención con azúcar, sal, pimienta y otros aliños según el caso.