No tienes excusa: recicla
reconocimiento a todas y todos que han luchado contra la pandemia y nos han ayudado a convivir con el Covid-19

Gracias por tanto

Ciudadanía - Juan I. Pérez - Domingo, 21 de Junio de 2020
Una información muy especial que, ante el fin del estado de alarma, trata de expresar la inmensa gratitud a todas y todos los que han luchado contra el Covid-19 y nos han ayudado a convivir con este virus, algunos, casi invisibles y apenas valorados hasta que han demostrado que han sido también imprescindibles. Con el propósito de que no se nos olvide lo que hemos vivido para que sirva para construir una sociedad mejor, lo que exige fortalecer, sin ambigüedades, a un personal bien remunerado, más recursos y más plantilla, los servicios públicos, empezando por la sanidad.
María de la Cruz

Pocas palabras tan hermosas y plenas como gracias. Cuando es sincero, hace más grande y generoso al que la pronuncia y fortalece al que la recibe. Pronunciarla nos hace más humanos y contribuye a un mundo mejor, como pedir disculpas, con la boca grande y la cabeza alta, para reconocer un error.

El 14 de marzo, sábado, se nos heló la sangre, pese que en Granada la temperatura rondaba los 24 grados. Comenzaba el primer estado de alarma en todo el territorio español desde la vuelta a la Democracia y una incertidumbre compartida ante la primera pandemia global. María de la Cruz.

Hemos asistido desde nuestras casas al esfuerzo denodado de tan pocos para atender a tantos y lo hemos reconocido con aplausos que deben perdurar en el tiempo. Para empezar, a todas y todos los profesionales sanitarios, en un clamor unánime, que solo puede materializarse en el fortalecimiento del sistema sanitario público, sin trampas ni ambigüedades, con sueldos dignos, personal suficiente y recursos

Pero cuando ese sentimiento de gratitud, que llena, y nos exige resaltar el bien hecho y a corresponder por ello de alguna manera, hasta la palabra se queda pequeña ante la grandeza de la gesta de tantas personas que, desde sus puestos de trabajo, han luchado con valor en primera fila contra el coronavirus, la mayor crisis sanitaria mundial de los últimos cien años.

Lo hemos vivido en España y en Granada, la provincia andaluza más golpeada por el Covid-19, por la concentración de casos en los distritos de la capital y de la extensa área metropolitana. Nos habéis dado tanto que hasta la poesía se ha quedado corta.

Hemos asistido desde nuestras casas al esfuerzo denodado de tan pocos para atender a tantos y lo hemos reconocido con aplausos que deben perdurar en el tiempo. Para empezar, a todas y todos los profesionales sanitarios, en un clamor unánime, que solo puede materializarse en el fortalecimiento del sistema sanitario público, sin trampas ni ambigüedades, con sueldos dignos, personal suficiente y recursos.

El vértigo del confinamiento. La soledad de la calles y la inquiertud del confinamiento reflejados en esta excepcional imagen de María de la Cruz.

Gracias a todas y todos ellos por haber respondido con creces, a una crisis sanitaria a la que ninguna de las generaciones que sobrevive, salvo contados mayores de más de un siglo de edad, se enfrentó antes.

Habéis enfermado y despedido a compañeras y compañeras en los 99 días que ha durado el estado de alarma, nos habéis cogido de la mano en hospitales y residencias, y en las tardes, aún oscuras de la primavera llenas de dudas y desesperación callada de nuestros domicilios en los que esperábamos con impaciencia las 20.00 horas para daros, a cambio de todo, nuestras propias manos

Y nuestras sinceras disculpas por no haber podido combatir en esta batalla en las mejores condiciones -por falta de material preventivo, recursos o más personal- porque ante la autoeliminación, por regla general, de los argumentarios de algunos representantes públicos, es nuestro deber, también por gratitud, pedirlas, puesto que le hemos votado y somos sus representados, aunque no lo hagan, para su propia vergüenza.

En la provincia de Granada, como en el resto del país, nos habéis tratado con si fuéramos de vuestra propia familia, sin conocernos de nada. Os hemos puesto cara a algunas y algunos, aunque es igual; bajo las máscaras y uniformes queremos reconocer, con esta información, desde la humildad, pero con el orgullo de teneros el espectacular trabajo realizado, para muchos de vosotros, voluntarios de protección Civil y de asociaciones y grupos solidarios organizados, no retribuido. Simplemente por solidaridad, la que ha despertado este confinamiento, también entre la ciudadanía.

Primer alivio. Llegó el 26 de abril, domingo. Las calles recuperaron alegría, los niños y niñas menores de 14 años el 26 de abril como recoge esta imagen de Alba Feixas.

Y nos enseñasteis el camino de la esperanza, al manteneros firmes y serenos, aún a costa de vuestro propio sacrificio, sin saber hasta dónde habéis también padecido y os han dejado secuelas, que hemos querido compartir

Habéis enfermado y despedido a compañeras y compañeros en los 99 días que ha durado el estado de alarma, nos habéis cogido de la mano en hospitales y residencias, y en las tardes, aún oscuras de la primavera llenas de dudas y desesperación callada de nuestros domicilios en los que esperábamos con impaciencia las 20.00 horas para daros, a cambio de todo, nuestras propias manos.

Y nos enseñasteis el camino de la esperanza, al manteneros firmes y serenos, aún a costa de vuestro propio sacrificio, sin saber hasta dónde habéis también padecido y os han dejado secuelas, que hemos querido compartir.

Con toda admiración, reconocimiento y gratitud:

  • Profesionales sanitarios

Desde médicos, enfermeras, auxiliares, farmacéuticos, limpiadoras, personal de mantenimiento y administración, dotaciones del 061 y ambulancias. De los hospitales y centros de salud de Atención Primaria, de residencias de mayores, por recordarnos cada día a cada minuto la nobleza humana. Por tratar a cada uno de los pacientes, como las personas más importantes del mundo. Atender a las familias con mimo, aguantar el tipo, con los dientes apretados, y dejar de lado durante este tiempo a vuestras propias familias para darlo todo por otra inmensa familia que habéis creado. El oro de todos los días.

Profesionales de Urgencias del Hospital Virgen de las Nieves. Prensa HUVN

  • Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y Bomberos

A la Policía Nacional, Guardia Civil y Policías Locales. Por salvaguardar la ley y el orden en tiempos sumamente complicados. Nos habéis mostrado una cara que muchas y muchos desconocían. Y habéis ido más allá de vuestras funciones, porque os necesitábamos para darnos tranquilidad. Como vosotros, bomberos, admirables. Y hasta nos habéis arrancado una sonrisa en los peores momentos, desde los vehículos con sus luces y sirenas.

Bomberos aplauden a vecinos del barrio de Doctores. María de la Cruz

  • UME y Legión

El ejército moderno del siglo XXI: La Unidad Militar de Emergencias y la Legión, como principales protagonistas del despliegue militar en la batalla. En primera fila, desinfectando instalaciones sanitarias, residencias de mayores y hoteles previstos o habilitados e instalaciones para acoger a pacientes.

La UME, el 17 de marzo, a su llegada a la estación, su primera labor en la provincia. álex cámara/ep

La Legión, en tareas de desinfección de una residencia en Motril. alba feixas

  • Protección Civil

Imprescindibles, valientes y con coraje. Su participación ha sido decisiva, en cada municipio, en cada pueblo. Siempre alertas y disponibles, desinteresadamente, por altruismo y esa solidaridad que abanderan. Apoyando coberturas, llevando medicinas y alimentos. También imprescindibles. 

El dolor y el respeto. Voluntarios de Protección Civil de Motril rinde tributo a los policías fallecidos durante la pandemia en la Comisaría de la ciudad costera. Alba Feixas
  • Agricultores, ganaderos, pescadores

Nos sorprendió la pandemia con la protesta del campo, que despertó conciencias. Pero ahí que siguieron prestos, para abastecernos de lo mejor de su trabajo en huertas y fincas, en granjas y en el mar. Que reconozcamos su labor y sigamos apostando por sus productos, los de nuestra tierra, para consumirlos con el fin de afianzar el sector y fijar la población del mundo rural y la flota pesquera.

  • Mercados de abastos, comercios de barrio y supermercados, transportistas

Desde reponedores, a dependientas y dependientes, cajeros… de todos los comercios que resistieron y abrieron por nosotros para poder alimentarnos, desde el primer día. Y a vosotros, transportistas, que habéis circulado por carreteras vacías durante días y noches para que no nos falte de nada. Y al personal de las gasolineras.

Los otros héroes. En esta imagen de María de la Cruz, dos dependientas de una panaderia sonríen ante la cámara en plena pandemia.
  • Taxistas y conductores de transporte público

Gracias a vosotros y vosotras hemos podido desplazarnos por calles vacías, a veces, a hospitales y centros de salud, en taxis, que han colaborado intensamente en labores solidarias. A los conductores de bus y el metro, adaptados a las circunstancias desde el inicio.

  • Asociaciones solidarias

Nunca han fallado y en este tiempo, un lujo. Orgullosos de las asociaciones y entidades sin ánimo de lucro, y a todas las surgidas durante la pandemia, muchas de ellas de mujeres, que no dudaron en fabricar maravillosas mascarillas caseras o batas para sanitarios, o redes de expertos que pusieron sus impresoras de 3D para la causa, vecinales, para repartir comida. Un ejemplo.

La solidaridad de las mujeres. Mujeres de Domingo Pérez fueron de las primeras en organizarse para fabricar mascarillas y batas, una iniciativa que surgió en solidaridad con una vecina del pueblo, trabajadora del Materno Infantil.
  • Docentes

Maestros y profesores, de todas las etapas educativas, que con su esfuerzo y todas las dificultades han mantenido las clases a distancia, prestando un servicio esencial que, como el sanitario, exige porque es de justicia su fortalecimiento, con recursos suficientes, más personal instalaciones adecuadas e instrucciones claras, para no recaer solo en su esfuerzo el peso de la educación.

  • Limpieza viaria y recogida de basuras

Adecentando nuestras avenidas, calles y plazas, desinfectando, limpiando y recogiendo nuestros residuos, también una parte de los aplausos era para ellos.

Personal de Inagra limpiando en profundidad una calle de Granada. María de la Cruz

  • Medios de comunicación

A los periodistas que, con honestidad y profesionalidad, no han cesado una actividad fundamental para ofrecer información veraz y contrastada. A los que han mantenido su independencia y no se han doblegado a censuras, amenazas y han luchado también por proporcionar noticias rigurosas, sin complacencia, ante los poderes. Y a los gabinetes de prensa de los hospitales.

  • A ti

Por afrontar con mesura y calma, probablemente, una de las etapas más difíciles de la vida. Por mantener la serenidad, atender las recomendaciones y utilizar siempre la mascarilla y guardar las medidas de seguridad y seguir haciéndolo porque no ha terminado. Que no has contribuido a la crispación generalizada, ni has caído en la trampa de hacer circular bulos. Por respetar a todas y todos, de cualquier ideología.

A las farmacias, a los funcionarios de cualquier administración, cuyo trabajo era esencial, a los servicios funerarios, a todas las empresas y pymes solidarias, que han llevado sus productos a hospitales.

Servicio fundamental. Las farmacias han permanecido abiertas para atender a la población. Además de su aseroramiento han contribuido a evitar que agraven pacientes con otras patologías. María de la Cruz.

 

Y a las familias que han perdido a seres queridos, quisiéramos acompañarles en su duelo.

A los que pasan por Ertes y, en especial, a los que han perdido su trabajo, a los autónomos, que haya luz ante la angustia.
 

A los pacientes que se recuperan de las dolencias, que las secuelas sean lo más leves posibles.

Y a las familias que han perdido a seres queridos, le acompañamos en su duelo.

Para que nunca se olvide.

Mantén la mascarilla y la distancia de seguridad, porque la pandemia, aunque ha remitido no se ha acabado, hasta remedio o vacuna.

Pedimos disculpas si por olvido no hemos incluido a otros sectores que han sido imprecindibles. Rogamos que nos lo trasladen por redes sociales o al correo: redaccion@elindependientedegranada.es

También te puede interesar: