Descárgate la nueva App de Sierra Nevada
La contaminación real de Granada es incluso peor de lo que muestran los datos, asegura Ecologistas en Acción

Granada cierra otro año negro en contaminación

Ciudadanía - IndeGranada - Viernes, 15 de Febrero de 2019
El aire volvió a superar en 2018 los niveles máximos de NO2 y ozono, pero la ubicación de las estaciones de medición no refleja "la realidad del aire que respiramos".

Boina de contaminación en Granada. archivo

La Consejería de Medio Ambiente ha publicado recientemente los datos de 2018 de la contaminación en Andalucía. Un año más, Granada alcanza el nivel más alto de dióxido de nitrógeno en el aire, en la estación de medición de Granada-Norte, ubicada en la Avenida Luis Miranda Dávalos. 

En el cuadro, elaborado por Ecologistas en Acción con los datos de la Junta de Andalucía, se observa que la estación de Granada Norte llegó a los 46 microgramos/m3 de NO2 de media anual, muy por encima de los 40 que establece la normativa como límite para la protección de la salud humana. Y Granada también superó el límite máximo de ozono troposférico (O3) en la estación de la Ciudad Deportiva de Armilla. 

Pero, a pesar de la elevada contaminación registrada, estos niveles "no son suficientemente representativos", según Ecologistas en Acción, sino que la realidad del aire que respiramos es mucho peor.

Si se recogen los niveles de NO2 desde el año 2000, como muestra el gráfico realizado por Ecologistas en Acción, se observa que superan la normativa de 40 μg/m3 en Granada-Norte año a año "y no bajan, como la comisión europea propone", dice la asociación ecologista. "La Comisión ha recordado hace poco que la tendencia media en los 28 países de la UE, es una rebaja del NO2 del 30%" .

Pero lo más llamativo para Ecologistas en Acción es que la situación de las estaciones de toma de muestras "no es la mejor donde tomar las mediciones, a pesar de cumplir con la normativa".

Las antiguas estaciones de Avenida de Cádiz y en Constitución (en funcionamiento hasta 2005 ) daban resultados mucho peores, y más acordes con lo que respira en realidad el ciudadano, según se refleja en la parte de arriba de la gráfica.

"La estación de Granada-Norte, calificada “Urbana de tráfico”, implica dar los datos tomados cerca del tráfico, pero donde está ubicada (Av. Luis Miranda Dávalos ) no es donde el tráfico es más intenso. Además de no tener el nombre adecuado, porque de hecho, en el barrio Norte cercano a la Circunvalación, el tráfico es mucho más intenso, pero de allí no tenemos datos", explica Ecologistas en Acción.

"La autoridades siempre minimizan la contaminación", estima el colectivo ecologista y, recientemente un responsable del aire del Ayuntamiento de Granada afirmó que “por desgracia, la estación de granada Norte da una mala imagen de la ciudad porque si no, la situación del aire en Granada no es mala”, según recoge Ecologistas en Acción.

"Claro que sería mejor si no hubiera estaciones de medida, como la estación Granada-Norte, pero sería peor si se volvieran a tomar mediciones de tráfico en el centro de la ciudad, por donde pasean los peatones, donde es más continuo e intenso, con paradas prolongadas en semáforos y atascos y seguro que los datos serían mucho peores", afirma la asociación medioambiental. 

La estación Palacio de Congresos, por su parte, es considerada “urbana de fondo”, es decir, retirada en un parque, "y por eso no da estos datos en relación directa con el tráfico".

Superación por el ozono O3 

En la estación de Armilla-ciudad deportiva "tenemos 45 días por encima de 120 μg/m³ cuando el máximo de días contemplados por la normativa es de 25 ,pero esta estación “suburbana de fondo” tampoco nos muestra los niveles del ozono troposférico que se expanden alrededor de la ciudad, ayudado por la radiación solar y se instala en los pueblos de la Sierra. En la estación Aemet de fondo en Víznar es donde se encuentran los niveles de ozono más altos de España y tienen tendencia a subir", explica Ecologistas.

Del nivel de partículas "nunca se habla"

En la capital se superan los umbrales de partículas PM10 establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a partir de los cuales son perjudiciales para la salud, recuerda el colectivo.

"Pero estos datos que ofrecen no son continuos ni se les da importancia", afirma. "Desde Ecologistas en Acción hemos confeccionado con un un detector móvil un mapa de las partículas más finas, (PM2,5, las más peligrosas) y observamos que los niveles varían enormemente de un barrio a otro. Estas partículas se acumulan en el centro, en la calle y dentro de los edificios también, pero las mediciones nos enseñan que donde se encuentran los niveles más altos es en los pueblos del área metropolitana de la Vega, Santa Fé, Atarfe, Albolote... que están atravesados por carreteras y autovías. Pueden alcanzar niveles muy altos, 3 o 4 veces los de la capital", dice la asociación.

"Sabemos que los alcaldes de pueblos han solicitado mediciones con los aparatos móviles de la Diputación, pero estos datos no se hacen públicos, escamoteando a los ciudadanos su derecho a la información", critica Ecologista en Acción.

En su opinión, el Área metropolitana necesita un sistema de vigilancia de calidad del aire con estaciones de mediciones fijas más numerosas y mejor ubicadas, para dar índices de calidad más reales y organizar la mejora de la calidad del aire en toda la zona.

"La información actual no es de buena calidad, es insuficiente y puntual, permitiendo a las autoridades esconderse y justificar su inacción", finaliza.