Campaña Cetursa Pasión por la montaña en verano

Un hombre deja morir de hambre a dos caballos y cuatro ovejas en Motril pese a que fue advertido por la Guardia Civil

Ciudadanía - IndeGranada - Miércoles, 12 de Diciembre de 2018
Ovejas muertas junto a otras aún con vida.
guardia civil
Ovejas muertas junto a otras aún con vida.

La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial en calidad de investigado a un individuo de 52 años de edad, vecino de Motril, con antecedentes policiales, como presunto autor de un delito relativo a la protección de la flora y la fauna y animales domésticos por dejar morir de hambre a 2 caballos y cuatro ovejas de su propiedad.

La patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Motril acudió a inspeccionar una granja de ese término municipal el pasado día 28 de noviembre junto con un veterinario de la OCA de la Costa de Granada. Lo primero que encontraron fueron 4 ovejas que habían muerto de hambre, atrapadas en su propio estiércol. Y más tarde localizaron 3 caballos y 4 asnos con una desnutrición severa y una patente falta de atención veterinaria.

Los agentes del Seprona advirtieron al propietario de la explotación ganadera que debía alimentar a los animales, llamar a un veterinario que les prestase la atención necesaria, llamar a una empresa especializada para retirar los cadáveres de las ovejas muertas y, por último, que tenía la obligación de limpiar la granja y recoger el estiércol acumulado, pues en algunos lugares había más de medio metro, ya que si no incurriría en un delito de maltrato animal.

Uno de los caballos fallecidos por el abandono de propietario. g.c.

En una nueva inspección el día 3 de diciembre de 2018 para comprobar si la situación de los animales había cambiado, el Seprona comprobó no sólo que no había cambiado sino que había empeorado. Dos de los caballos habían muerto, las instalaciones seguían igual de sucias y los animales no habían recibido asistencia veterinaria, dice la Guardia Civil.

La Guardia Civil además hizo las gestiones oportunas para que el caballo y los asnos que aún vivían fueran cedidos a una asociación protectora de animales.