Recicla, para respirar un aire más limpio

En memoria de Jaime Ballesteros

Ciudadanía - Juan Ferreras - Viernes, 14 de Agosto de 2015
Jaime Ballesteros, que fue un destacado miembro del PCE en España y diputado por Granada, provincia en la que encabezó por primera vez las listas de su partido al Congreso de los Diputados, falleció el jueves. Juan Ferreras le recuerda con esta fotografía de su primer mitin del PCE en Granada, un testimonio gráfico con el que quiere rendirle homenaje.
Jaime Ballesteros, a la izquierda de Santiago Carrillo, en un mitin en el Zaidín.
Juan Ferreras
Jaime Ballesteros, a la izquierda de Santiago Carrillo, en un mitin en el Zaidín.

Fue en el Zaidín, en lo que conocíamos como el Campo de la Federación. El PCE ya no era clandestino y ese mitin era legal. Fue multitudinario, llegaron agrupaciones comunistas de todos los pueblos de Granada.

Fue emocionante porque, por primera vez, nos conocíamos cara a cara y nos podíamos llamar por nuestros nombres, y no por el que teníamos en la clandestinidad. Por primera vez supe a quién enviaba Mundo Obrero.

Y entre los oradores, junto a Santiago Carrillo, Jaime Ballesteros, que encabezaba las listas por Granada al PCE y que llegó a ser diputado por la provincia. "Votar comunista es votar democracia", era el lema del mitin, escrito con mayúsculas en la pancarta que se ve detrás del escenario.

Es el escenario de esta fotografía, en la que están, de derecha a izquierda: Concha Felez, que era catedrática de Literatura de la Universidad de Granada; Damián Pretel, que se formó intelectualmente en la Unión Soviética;   Santiago Carrillo, el secretario general del PCE; Jaime Ballesteros, que era entonces vicesecretario general del PCE; y Francisco Portillo, el secretario provincial del PCE.  

Junto a ellos, en la segunda fila, y también de derecha a izquierda: José Navarro, secretario provincial de las Juventudes Comunistas en Granada; Pepe Guardia, que era el secretario local del partido; y "El Abuelito”,  que era como llamábamos siempre a ese compañero.

He recordado esta fotografía tras conocer la muerte de Jaime Ballesteros Pulido. Vivió sin venderse y ha muerto sin traicionar los ideales comunistas. Creo que son las mejores palabras para recordarle.