Sierra Nevada, Copa del Mundo 24
Monte Andaluz ha suscrito la declaración promovida por la Fundación Pau Costa

La Plataforma por el Monte Andaluz pide un aumento del presupuesto dedicado a prevención de incendios forestales

Ciudadanía - IndeGranada - Lunes, 10 de Julio de 2023
En Granada solicitan que la inversión en trabajos forestales aumente hasta los 28 millones anuales para "asegurar una adecuada gestión de los montes", tras resaltar que los 10 millones del pasado año "se demostraron muy insuficientes".
Consecuencias del incendio de los Guájares.
Plataforma por el Monte Andaluz
Consecuencias del incendio de los Guájares.

La Plataforma por el Monte Andaluz, que recientemente ha suscrito la Declaración sobre la gestión de los grandes incendios forestales en España promovida por la Fundación Pau Costa, "considera insuficientes las partidas económicas presupuestadas en la Adecuación 2020-2030 del Plan Forestal Andaluz, que aún no ha visto la luz, directamente relacionadas con prevención de incendios con un montante de 60 millones de euros", cuando estiman que "deberían rondar un mínimo de 177 millones para Andalucía".

Según la Plataforma y en línea con la Declaración, es necesario incidir en la necesidad de poner el foco en la prevención sobre la extinción, para la cual se ha de lograr que la sociedad se implique y corresponsabilice en la gestión del riesgo de incendio. Igualmente, urge a implantar una gestión forestal sostenible, teniendo como prioridades la biodiversidad y medidas económicas que garanticen el futuro del mundo rural.

Es necesaria, según la Plataforma, una nueva visión política para la gestión forestal que, de la mano del territorio y del paisaje, evite los incendios poniendo especial énfasis en la prevención y en el valor de los productos que provienen del monte

Es necesaria, según la Plataforma, una nueva visión política para la gestión forestal que, de la mano del territorio y del paisaje, evite los incendios poniendo especial énfasis en la prevención y en el valor de los productos que provienen del monte. Incentivar las actividades económicas familiares relacionadas con los bienes y servicios forestales y rurales de cercanía es una forma de garantizar el mantenimiento de las poblaciones y ofrecer condiciones estables que abran la puerta al retorno al mundo rural. La interdependencia de la vida en las zonas rurales con la protección de su biodiversidad y hábitats y frente a los incendios forestales es un hecho demostrado y debiera ser el eje de la nueva política forestal andaluza, según explica en una nota de prensa.

Una vez constatado que "los incendios son cada vez más intensos, conllevan consecuencias ecológicas y sociales de pérdidas sin precedentes y se trata de un problema complejo que se agrava día a día con el cambio climático", la Fundación Pau Costa impulsó a principios de este año un proceso de debate para revisar, actualizar y establecer un nuevo enfoque común que integrase distintas visiones profesionales y sociales, para una efectiva y segura gestión de los incendios forestales. En el debate han intervenido personas expertas de diferentes sectores relacionados con los incendios forestales, tanto del mundo académico, como de servicios de emergencia, de gestión forestal, de comunicación, administración pública y empresas privadas, y ha dado lugar a la Declaración sobre la gestión de los grandes incendios forestales en España.

La adhesión de la Plataforma por el Monte Andaluz al documento se produce al considerar que "estamos en un momento crítico y toda la comunidad ve claro que la problemática de los grandes incendios forestales no puede abordarse con soluciones simples o creencias, ni desde discursos sesgados o incompletos. Tenemos la responsabilidad de afrontar este reto, y esta declaración pretende poner sobre la mesa las demandas urgentes que como sociedad debemos abordar".

En este marco, la disposición de datos "rigurosos", así como la divulgación y la educación son "herramientas clave" para integrar las visiones urbana y rural para un mejor conocimiento de los incendios forestales, tan necesario para garantizar la existencia de una cultura de la prevención e interiorizar socialmente la autoprotección como mecanismo indispensable de prevención. Todo ello acorde con un marco legislativo que regule la gestión de incendios forestales integrando la anticipación de las medidas necesarias y la garantía y financiación de su implementación, con atención prioritaria en la gestión preventiva del territorio. 

"Cualquier propuesta de gestión de los grandes incendios forestales debe fundamentarse en los datos que aporta la ciencia, en la experiencia de los servicios de extinción y en las necesidades del territorio que expresan, principalmente, los pobladores del mundo rural", apunta el colectivo.