Sierra Nevada, Copa del Mundo 24
El Defensor de la Ciudadanía de Granada y asociaciones trabajan para exigir el suministro a los que pagan sus recibos

Radiografía de una lacra: los cortes de luz en el distrito Norte (I)

Ciudadanía - Redacción El Independiente de Granada - Jueves, 14 de Abril de 2022
Esta es la primera parte de la radiografía de una lacra que padece Granada desde hace más de 10 años y cada vez más municipios de la provincia: los cortes de luz. Del esfuerzo de vecinos y vecinas afectados, asociaciones que luchan para que Endesa garantice el suministro a los que pagan sus facturas y de la acción decidida, pese a quien pese, para que no se vulnere un derecho fundamental del Defensor de la Ciudadanía de Granada, Manuel Martín. Pero también de la inacción de las administraciones, que no han sabido o han querido remediar uno de los problemas más graves que debe avergonzar a Granada.
Velas sobre un estufa.
P.V.M.
Velas sobre un estufa.
De todos es sabido, aunque las administraciones, parecen no enterarse: vecinos que pagan sus facturas se ven privados de este suministro con la consiguiente vulneración de un importante haz de derechos. Y, mucho más allá del daño a la población en general del distrito, existe una vulneración específica del derecho a la salud de los vecinos electrodependientes al que esta memoria hará mención especial. Las historias de vecinos y familias se suceden, cada caso es todo un mundo.

Este es un relato de la radiografía de una lacra que padece Granada y cada vez más municipios de la provincia: los cortes de luz. Del esfuerzo de vecinos y vecinas afectados, asociaciones que luchan para que Endesa garantice el suministro a los que pagan sus facturas y de la acción decidida, pese a quien pese, para que no se vulnere un derecho fundamental del Defensor de la Ciudadanía de Granada, Manuel Martín, del que seguimos sus reflexiones de la última Memoria de gestión. Pero también de la inacción de las administraciones, que no han sabido o han querido remediar uno de los problemas más graves que debe avergonzar a Granada.

Tras 11 años de continuos apagones, el problema de los cortes de luz en el distrito Norte granadino a lo largo de 2021 ha continuado siendo una lacra, una lacra que, —  se ha repetido en diversas ocasiones y foros— afecta a todas las facetas de la vida: del alumbrado público a la educación, la salud, los negocios, o el uso de electrodomésticos en las viviendas, ascensores, calefacción y tantos otros.

El pasado 15 de diciembre llegó a esta oficina el caso de un vecino con cáncer que tuvo que ser ingresado en la UCI tras subir a pie hasta el noveno piso de su edificio porque el ascensor no funcionaba debido a la falta de suministro eléctrico. Según la familia del afectado sufrió un infarto que pudo ser del esfuerzo, pero el caso es que fue llevado a la UCI.

Pero el problema no sólo no cesa, sino que se arrastra en el tiempo y se extiende a otras zonas de la capital. Es el caso de Haza Grande, de algunas zonas de Albaicín, Fargue, Chana o Zaidín. O La Chana, que sufre, según asegura la vecidad y la Junta Municipal de Distrito que hay semanas en las que la luz se va entre 3 y 4 veces y desde Sagrada Familia a Villarejo, es decir, recorre todo el barrio. Y ante eso, Endesa achacó los apagones en esta barriada hace meses a bandadas de estorninos que picoteaban los cables.

Pero el problema no sólo no cesa, sino que se arrastra en el tiempo y se extiende a otras zonas de la capital. Es el caso de Haza Grande, de algunas zonas de Albaicín, Fargue, Chana o Zaidín. O La Chana, que sufre, según asegura la vecidad y la Junta Municipal de Distrito que hay semanas en las que la luz se va entre 3 y 4 veces y desde Sagrada Familia a Villarejo, es decir, recorre todo el barrio

También el problema ha llegado a muchos puntos de la provincia. Así, por ejemplo, en marzo del año pasado había constancia de que los cortes de luz se expandían a alrededor de 13 pueblos de la provincia con pérdidas no técnicas de hasta el 47%, razón por la cual, Endesa iba a analizar por primera vez los transformadores de esos municipios después de quejas por los apagones.

La Memoria del Defensor de la Ciudadanía de Granada de 2020, año de pandemia, recogía un récord con 15.938 atenciones, el 22% del total de quejas tuvo que ver con la crisis sanitaria y económica derivada de la pandemia; ocupando un segundo lugar en el conjunto de llamadas y quejas el problema de los cortes de luz en Norte. Aquel 2020, las interrupciones del suministro eléctrico en el distrito absorbieron un 18% del total de atenciones y llamadas registradas; un porcentaje importante si se toman en consideración las quejas recibidas por el mismo asunto en años precedentes (en 2015 representaban el 12%, en 2016, el 14%, en 2017, el 15% y en 2018 el 16%.). En 2021, los cortes de luz supusieron para la oficina un 15% del total de atenciones.

Muchas reuniones, pocos acuerdos

Para intentar resolver el problema de los cortes de luz en estos barrios de la ciudad,  Manuel Martín impulsó muchas acciones y reuniones con las partes implicadas e instituciones competentes. Entre ellas, la Mesa por los cortes de luz de carácter interinstitucional con asistencia de responsables políticos; Mesa de Carácter Técnico. Por primera en medio del desastre arrastrado de interrupciones de suministro durante años, el Defensor de la Ciudadanía de Granada se vio respaldado por la Junta Municipal de Distrito, y, en especial, por su presidente, el concejal Jacobo Calvo. "No sólo por los acuerdos adoptados que la empresa suministradora debiera aceptar y cumplir, sino por la contundencia con la que se defendió la necesidad de hacer algo y dejar de lamentarnos. O, en caso contrario, dejar de reunirnos. ", señala Manuel Martín. También se convocó a la Mesa Ciudadana Distrito Norte por la luz, creada  en mayo para lograr la participación de los vecinos y reivindicar sus justas demandas.

Junto a ello, el Defensor mantuvo ( y mantiene) permanente contacto con las instituciones, como es el caso de la Subdelegación del Gobierno en Granada, la delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía, y el responsable de Operaciones Comerciales de Endesa en Granada. "Por supuesto los distintos alcaldes y las corporaciones municipales han estado y están al corriente de esta realidad, si bien es cierto que los ayuntamientos tienen escasas competencias al respecto".

Elevar la queja

Una de las grandes acciones del Defensor ha sido en 2021 la internalización del problema. Y así se dirigió al Parlamento Europeo, en febrero pidiendo "amparo para que se pusieran en marcha los mecanismos de protección necesarios y se realizaran las intervenciones oportunas para terminar con la vulneración de derechos humanos". 17 días después, el jefe de Unidad, L.Bohac, en nombre del Secretario General del Parlamento Europeo, comunicó a la Oficina que la petición había sido transmitida a la Comisión de Peticiones. A los cuatro meses, el viernes 23 de julio, el Parlamento Europeo asigna a aquella petición de amparo un número de expediente (Nº 0211/2021) para abrir dicha solicitud a adhesiones de la ciudadanía, colectivos sociales, colegios profesionales, asociaciones, y cuantas personas e instituciones deseen secundar la petición elevada a la Unión Europea.

"A fecha 31 de diciembre de 2021 el total de adhesiones ascendía a 244, una cantidad escasa que evidencia no sólo que no toda la ciudadanía conoció la iniciativa sino que pone de relieve también lo laborioso e intrincado del proceso para acreditarse ante Europa y poder suscribir la petición, así como la dificultad de acceso a gestiones digitales por parte de vecinos afectados directamente por el problema y por otros vecinos que, de haber sabido o haber podido, tal vez habrían apoyado el proyecto".

La presidenta de la comisión de peticiones, Dolors Monserrat, informaba por carta de que la comisión había declarado la petición como "admisible", dado que “el asunto (...)  entra dentro de los ámbitos de actuación de la Unión Europea. Por ello se ha pedido a la Comisión Europea que lleve a cabo una investigación preliminar sobre este asunto” e igualmente consideraba que había de remitirse a otras comisiones como las de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria"

En septiembre, la presidenta de la comisión de peticiones, Dolors Monserrat, informaba por carta de que la comisión había declarado la petición como "admisible", dado que “el asunto (...)  entra dentro de los ámbitos de actuación de la Unión Europea. Por ello se ha pedido a la Comisión Europea que lleve a cabo una investigación preliminar sobre este asunto” e igualmente consideraba que había de remitirse a otras comisiones como las de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria".

Antes de acudir al Parlamento Europeo, en septiembre de 2020 había cursado Petición de Amparo al Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. En una misiva se remitió informe completo sobre la situación solicitando al Consejo la visita a Granada de un relator especial sobre derecho a una vivienda digna y derechos humanos y pobreza. En diciembre de aquel año, la ONU admitía a trámite la petición citada. Debido a las limitaciones derivadas de la pandemia, dichas visitas no han sido posibles hasta el momento, por lo que se continúa a la espera.

Pero también, los cortes de luz de Granada han llegado a Moncloa. Y así, el Defensor escribió al Presidencia del Gobierno, en marzo del año pasado, exponiendo a detalle la situación y poniendo sobre la mesa tres peticiones decisivas: Que del problema de los cortes de luz se haga un asunto de estado y se aborde en el Congreso, dado que la pobreza energética afecta por igual a un gran número de barrios de otras ciudades y municipios; que se dé cabal cumplimiento a la ley 24/2013 de 26 de diciembre (artículo 51.4) y se exija a la compañía suministradora las inversiones necesarias para garantizar una adecuada prestación y que, desde el gobierno de España se afronte el problema del cultivo y distribución de marihuana de forma global, eficaz, coherente y planificada, porque "la impunidad con la que actúan determinadas mafias es uno de los problemas que más erosiona la convivencia, más desigualdad genera y, en mayor medida cercena los derechos humanos y las oportunidades de los vecinos de estos barrios".

Apelaba al “interés superior del menor” (ley 1/1996 de 15 de enero) así como a la privación de energía y sus efectos sobre mayores, electrodependientes y otros colectivos como es el caso de los `consumidores vulnerables´, una figura recogida en el Real Decreto 897/2017. Y se le comunicaba al presidente la diferencia entre la ciudadanía que, teniendo un contrato formalizado con Endesa, está al cabo en el pago de sus facturas; un segundo grupo constituido por esas otras familias que por falta de recursos o precariedad económica no pueden hacer frente al pago; y un tercer grupo integrado por quienes realizan un sobre consumo para actividades ilegales, si bien es cierto que el uso ilícito por unos no puede servir de justificación o excusa a la compañía para no atender las necesidades de esos otros clientes que pagan sus facturas.

"La misiva recordaba al ejecutivo que, según ley, Endesa debe garantizar la modernización y mejora de las infraestructuras, redes y acometidas; la cabal prestación del servicio a los usuarios que abonan sus recibos y acabar con las incidencias e interrupciones eléctricas que tan terribles consecuencias están teniendo para la población de esta zona de la ciudad"

"La misiva recordaba al ejecutivo que, según ley, Endesa debe garantizar la modernización y mejora de las infraestructuras, redes y acometidas; la cabal prestación del servicio a los usuarios que abonan sus recibos y acabar con las incidencias e interrupciones eléctricas que tan terribles consecuencias están teniendo para la población de esta zona de la ciudad". Moncloa (el gabinete de la Presidencia) traslada la preocupación y voluntad del presidente; se recuerda el acuerdo del consejo de ministros de prorrogar la prohibición de suspender suministros a familias vulnerables y se nos comunica que darían traslado al ministerio de asuntos sociales. De nuevo en respuesta el Defensor agradece su voluntad, pero le recuerda que el citado acuerdo del consejo de ministros “no se ha cumplido durante el estado de alarma, ni desde su finalización, hasta ahora”.

Conocer el alcance

Uno de los temas fundamentales es conocer con más exactitud el número de afectadas y afectados. Los cortes de luz supusieron para la oficina del defensor un 15% del total de atenciones. Pero estos datos conllevan gran limitación, dado que no todos los vecinos afectados se dirigen a esta oficina ni se prestan a ofrecer su testimonio ni se les puede cargar con un trámite adicional consistente en registrar petición o queja en esta oficina. Además, muchas de las quejas recibidas son vía wathssapp, telefónica, por las redes sociales o a través de la web de la oficina, y hay además un gran número de quejas que llegan a través de colectivos del distrito, por lo que igualmente, no hay un reclamante único y no queda constancia como tal.

Para aello, y, entre otras, `Diálogo y Acción´, una ONG granadina emprendió en 2021 varias acciones para intentar obtener una información completa, clara, fidedigna, desglosada, y real; un mapa de cortes de luz y una foto fija de esta realidad, que permitiera actuar sobre las causas; que permitiera comparar lo que los vecinos nos comunican con la realidad en toda su dimensión; pero sobre todo, corregir las consecuencias de una vez por todas.Voluntarios de esta entidad han dedicado gran parte de su tiempo a la labor de recoger datos aportados por vecinos afectados (que, previamente han autorizado a la entidad a hacer uso de dichos datos). Por ello, estamos ante unos datos de elaboración propia, dado que, tras diez años de interrupciones, aún nadie ha logrado acceder al desglose cronológico y pormenorizado de esta información vital (a pesar de que el servicio que se presta es el suministro de un bien de consumo necesario).

La mayoría de vecinos están al corriente del pago (un 74%), seguidos por un 24% que se encuentra en pobreza energética y de un 2% que se engloba en el apartado “Otros usos”. Este dato es vital para no estigmatizar a todo un barrio por la actividad ilícita de unos cuantos

Según esta fuente, la mayoría de vecinos están al corriente del pago (un 74%), seguidos por un 24% que se encuentra en pobreza energética y de un 2% que se engloba en el apartado “Otros usos”. Este dato es vital para no estigmatizar a todo un barrio por la actividad ilícita de unos cuantos.

También de cara a exigir a Endesa que atienda a los clientes del distrito Norte con la misma calidad con la que atendería a los clientes de otros distritos de la ciudad, a los que a buen seguro, no se podría estigmatizar.

Al igual que con `Diálogo y acción´, también pidió a la asociación Pro Derechos Humanos de Granada un informe al respecto, informe que dicha asociación aportó basándose en la web www.nomascortesgranada.org puesta en marcha por la entidad para recopilar los citados datos a través de vecinos de los barrios y que ha aportado información entre el 6 de abril de 2020 y el 14 de enero de 2021 dada la imposibilidad de continuar dedicándole todo el tiempo que requeriría.
 
No obstante, los datos recogidos resultan suficientemente significativos y hablan por sí solos: un total de 735 cortes registrados en el periodo (estiman que se han producido más de 2.000, lo que supondría 3.774 horas (157 días) de interrupciones de suministro eléctrico confirmadas, pero “estimamos que son muchas más”. Estos 735 cortes se distribuyen por 52 calles del Distrito Norte de Granada, algunas de las cuales han sufrido hasta 129 cortes de luz en total en los nueve meses. La duración de los cortes fue variada, pero el 15% de los mismos fue de más de 10 horas, llegando a producirse 62 cortes de más de 20 horas.
 
Según zonas y frecuencia, en el periodo se registraron cortes de luz en 52 calles del Distrito Norte de Granada. La calle Molino Nuevo es la que mayor número de cortes de luz registra (129), seguida de Doña María Manuela (92), Pasaje de Teba (82) y Rey Badis (60).

En la misma línea, se cursaron peticiones a diferentes responsables de la Junta de Andalucía, incluida la Presidencia, aunque sin demasiado éxito. Y a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que responde:“En relación con la continuidad de suministro eléctrico, los niveles de calidad relativos a continuidad del suministro observados durante los años 2016, 2017, 2018, y 2019 en el municipio de Granada donde según su escrito se deduce que se encuentran ubicados los puntos de suministro a los que hace referencia, se encuentran fuera de los umbrales establecidos a las empresas distribuidoras para la prestación de servicio en la zona , por lo que aparentemente, procede compensaciones por falta de calidad en el suministro".

Juan Bravo sostiene que “la normalización de esta situación no se alcanzará hasta que se consiga eliminar el fraude eléctrico que los provoca, lo que necesita no sólo la implicación y colaboración de todas las administraciones, sino el desarrollo de una decidida normativa estatal que aún no tenemos"

Asimismo, advertía de que la empresa está obligada a elaborar un plan de mejora de la calidad del suministro (Según el artículo 107 del RD 1955/2000, “en aquellas situaciones en las que las empresas distribuidoras tengan dificultad temporal para el mantenimiento de la calidad exigible, las mismas pueden presentar un programa de actuación temporal que permita la corrección de las causas que originen dichas deficiencias” y “si realizado el plan de calidad de la zona, se continúan superando los límites establecidos, la empresa distribuidora deberá justificar los motivos ante la administración competente”. El artículo citado refiere asimismo que la no elaboración o ejecución de los mencionados planes podrá ser considerada infracción).

Y además de volver a remitirnos a aquel escrito sobre los cortes de suministro en la Zona norte de septiembre de 2020, aseguran que “evaluaremos su nuevo escrito recibido el 14 de septiembre y le remitiremos en breve una respuesta”. Pero hasta hoy continúan a la espera.

Remitida de nuevo la información a la Junta, el  consejero de Hacienda y Financiación Europea, Juan Bravo, sostiene que “la normalización de esta situación no se alcanzará hasta que se consiga eliminar el fraude eléctrico que los provoca, lo que necesita no sólo la implicación y colaboración de todas las administraciones, sino el desarrollo de una decidida normativa estatal que aún no tenemos”...