Recicla, para respirar un aire más limpio
El público olvidó las dos hora y media de retraso con un concierto que recorrió el universo planetario

Los Planetas triunfan en Almería pese a la adversidad

Cultura - P.V.M. - Domingo, 17 de Diciembre de 2017
Pese a que el concierto comenzó con dos horas y media de retraso y Jota sufría una evidente ronquera, Los Planetas triunfaron anoche en Almería. Te lo contamos.
Jota, Julián y Eric, en la actuación en Almería.
P.V.M.
Jota, Julián y Eric, en la actuación en Almería.

Complicado que a un grupo se le perdone que empiece un concierto con dos horas y media de retraso y que se presente además con su cantante con una evidente afección en la garganta.

Pero, señoras y señores, son Los Planetas, la mejor banda made in Spain en activo de los últimos 20 años. Así que nada de quejarse por un retraso atribuido a una rocambolesca historia con Iberia como protagonista, que vendió más billetes de las plazas en el avión procedente de Madrid, lo que obligó a Jota a buscarse la vida para llegar a Almería.

Los Planetas, en plena actuación. P.V.M.

Sobre las 23.30 horas salen al fin al escenario del Auditorio Municipal Maestro Padilla, Eric, Florent, Banin y Julián, bajo la voz de un almuecín que convoca a la oración, como es habitual en la gira de presentación del último trabajo planetario, Zona Temporalmente Autónoma.

Calla la sura más corta de la gira y enfila la banda un instrumental. Sale Jota, se disculpa por el retraso y avisa que tiene la voz…. y, ¿qué? Inician Los Planetas sus melodías más flamencas, con Los Poetas, Seguiriya de los 107 faunos… y suenan los acordes de Corrientes Circulares. El primer hit de la banda en un concierto de hora y media, que se prolongó hasta la madrugada, con un público volcado.

Avanza la noche, y a esas alturas, pocos recuerdan el descomunal retraso, salvo los que decidieron no quedarse, y la voz de Jota va entonándose, con el apoyo de Julián.



Con Hierro y níquel sube la emoción, y la tensión, cuando encaran consecutivamente Santos que yo te pinte, brillante y un, dos tres… Segundo Premio y Un Buen día. Sobraban las butacas y los educados acomodadores se esforzaban en tratar de mantener la compostura con un respetable, que bailaba, cantaba y revivía cada una de las canciones. Hasta en la ludoteca -una genial iniciativa de este recinto municipal-, puede que los niños y niñas entendieran la fuerza de esas canciones que sus padres, en casa, seguro que las refrescaban.

Venían Los Planetas de conquistar Madrid en su actuación del pasado 8 de diciembre en el Wizink Center de Madrid, el antiguo Palacio de los Deportes. Y la banda, con un Eric portentoso, Julián, a lo suyo, Florent, decorando las canciones su guitarra y Banin, recreando las atmósferas planetarias, se encontraba a gusto en el escenario.

También disfrutó Jota, que se arrancó con Alegrías del incendio, antes del primero de los dos bises. Para terminar, ya en la madrugada del domingo, De viaje, como metáfora de la trayectoria de una banda, capaz de evolucionar y de mantener con vida -y qué vida- canciones con dos lustros que todavía siguen hablando de ti, de mí, de ella.