Loading
Jerónimo Luque Frías, asume el cargo

Caja Rural Granada destituye al director general y lo reemplaza por otro directivo de la casa

E+I+D+i - Redacción El Independiente de Granada - Martes, 4 de Julio de 2017
El Consejo Rector de Caja Rural Granada ha destituido al director general de la entidad, Dimas Rodríguez Rute, quien llevaba en el cargo diez años y lo ha reemplazado por otro hombre de la casa: Jerónimo Luque Frías,
En sustiución de Dimas Rodriguez Rute el Consejo Rector ha nombrado como director general a Jerónimo Luque Frías, confirmó Caja Rural de Granada, en un relevo que tiene como objetivo "afrontar los nuevos retos que como entidad financiera debe abordar". 
 


Jerónimo Luque, de 53 años, ha desarrollado toda su carrera profesional en Caja Rural Granada, donde  empezó a trabajar en 1995. Desde entonces ha  desempeñado distintas funciones en la Entidad y ocupado diferentes puestos de responsabilidad, al frente de Planificación y durante los últimos diez años dirigiendo el Área de Medios de Caja Rural Granada. Es doctor en Economía, licenciado en Derecho por la Universidad de Granada, máster en Administración de Empresas por el Instituto de Empresa y ha realizado el Programa de Alta Dirección del Instituto Internacional San Telmo. 
El nuevo director general, según Caja Rural Granada, ha manifestado que asume este nuevo reto "con gran ilusión y está convencido de que la Caja va a mantener e incluso mejorar los excelentes resultados que viene registrando, gracias a la profesionalidad y buen hacer de sus trabajadores".
 
Dimas Rodríguez sustituyó en septiembre de 2007 a Ángel Beade Torreiro, según comunicó entonces la cooperativa de crédito, para dotar a Caja Rural Granada de un periodo de mayor estabilidad que acompañara los buenos resultados económicos obtenidos durante los dos años en que ocupó el cargo.

Con 43 años, Dimas Rodríguez Rute fue uno de los directivos más jóvenes que alcanzó el cargo de director general de Caja Rural Granada, donde había desarrollado toda su carrera profesional, tras ingresar en la entidad en 1990.

Dimas Rodríguez, junto a Miguel González y Antonio León, presidente de Caja Rural Granada. IndeGranada

El destitutido director general es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Málaga, master en Administración de Empresas por la Universidad Autónoma de Madridr y realizó el programa de alta dirección del Instituto Internacional San Telmo.
 
Mientras otras entidades, como su vecino de sede, BMN-CajaGranada, se diluían, Caja Rural Granada sorteó la crisis económica gracias a la implantación en el territorio y la fidelidad de su clientela.
 
La jueza Mercedes Alaya, titular del Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla, imputó en noviembre de 2014 a Dimas Rodríguez Rute y otros dos directivos de la entidad - Rafaela Ruiz, directora de Inversiones y a José Miguel Martos Alcalde, director de la oficina principal de la entidad- por la operación relacionada con la amortización del préstamo a la empresa granadina Dhul.
 
Caja Rural Granada defendió a los tres directivos al subrayar que aquella operación fue “lícita y transparente” puesto que se trató “de una operación de financiación” con la que “se anticipó una subvención concedida a un cliente”. Es decir, se adelantó la cantidad autorizada por la Junta de Andalucía, que “luego fue cobrada y cancelado el préstamo” con la empresa de productos alimentarios.
 
Dimas Rodríguez Rute ha ido perdiendo la confianza del Consejo Rector debido, entre otras razones, a su parecer sobre posibles integraciones de Caja Rural Granada.
 
En su comunicado oficial, Caja Rural Granada no detalla más razones del relevo salvo la mención a "los nuevos retos" que la entidad debe abordar.
 
Además, Caja Rural Granada cerrará su oficina de Huétor Santillán el próximo viernes 7 de julio. El cierre viene precedido por una manifestación convocada por el Ayuntamiento de Huétor Santillán el pasado día 30 de junio para pedir que siga cumpliendo su función la oficina en el municipio y que no cierre. De esta forma, Caja Rural emprende una restructuración de su red comercial, como ya emprendió BMN en la provincia, contra la que lucha la Diputación de Granada para evitar la exclusión financiera, asumida por el Defensor del Pueblo Andaluz que abrió un expediente.