Un verano en el Parque de las Ciencias.
Abre una actuación de oficio

El Defensor del Pueblo exige el fin del aislamiento ferroviario de Granada

E+I+D+i - M.A. - Lunes, 9 de Mayo de 2016
La institución ve justificado el malestar de los sectores sociales y económicos granadinos y censura la falta de información precisa sobre las obras y sus plazos.
  • La institución que preside Jesús de Maeztu pide que se aceleren las obras y que se informe con urgencia al Ayuntamiento de los plazos

  • Muestra su preocupación por las características funcionales de la vía del AVE y quiere conocer cuándo serán similares a las de Córdoba, Málaga o Sevilla 

El Defensor del Pueblo Andaluz ha actuado de oficio para poner fin al aislamiento ferroviario de Granada, que se prolonga ya más de un año.

Crítico con la situación y mucho más con la falta de información por parte del Ministerio de Fomento a las instituciones granadinas, a los colectivos ciudadanos y a los sectores económicos, Jesús de Maeztu cree necesario que se aceleren las obras y, en todo caso, que con "carácter urgente" se informe al Ayuntamiento de las fechas para restablecer las conexiones ferroviarias, así como de la llegada del AVE.

El Defensor llama la atención sobre las consecuencias del aislamiento para una ciudad en la que "tanta trascendencia para sus intereses económicos tiene el turismo", además de las molestias para los usuarios que utilizan habitualmente este medio de transporte por otras razones familiares o laborales. A todas ellas se les obliga, apunta, a utilizar "autobuses que suplen esa imprescindible conexión de las líneas ferroviarias con la ciudad".

"Por si fuera poco, ADIF no ofrece información lo suficientemente transparente para que, al menos, la ciudadanía pueda conocer cuándo van a ser restablecidas las conexiones y en qué fecha, por fin, llegará el AVE a la ciudad de Granada", añade en su actuación de oficio, consultada por El Independiente de Granada.

Recuerda que la institución está desde hace tiempo "muy preocupada" por estos retrasos que se están produciendo y también por la manera en la que se afrontó uno de los tramos del AVE a Granada. Al respecto recuerda que en su día también abrió una queja que remitió a la Defensora del Pueblo Español, para que actuara, en relación a las quejas de la plataforma vecinal de Loja por sus reivindicaciones respecto al proyecto de Alta Velocidad en el municipio. 

En su oficio apunta que ya en octubre del año pasado, pese a que "se había creado la idea de que la Alta Velocidad llegaría a una estación sin remodelar antes de finales de 2015", se conoció que no sería posible, al reconocer entonces ADIF que la línea Bobadilla-Granada permanecería cerrada hasta febrero.  

"En la fecha en la que nos encontramos, la ciudad de Granada no posee conexión directa alguna con el resto de España a través de las vías de ferrocarril, toda vez que al 'corte' producido en la conexión con Madrid, por las obras del AVE, se viene a añadir los que tienen lugar con motivo de las obras que se están realizando en el Corredor del Mediterráneo, por lo que tampoco se cuenta con conexión hacia Barcelona", lamenta.

En el AVE a Granada, 'llueve sobre mojado', lamenta el Defensor

El Defensor es especialmente crítico con las obras del AVE. Cree que "llueve sobre mojado" y recuerda que a los retrasos en la ejecución se suma el hecho de que "un importante tramo de esta conexión no va a contar con el mismo nivel de funcionalidad por doble vía que sí poseen otras ciudades conectadas al AVE, lo que imposibilita alcanzar la 'Alta Velocidad' y le va a restar eficiencia, en términos comparativos, con este modo de transporte implantado con doble vía plenamente funcional en otras ciudades".

Por todo ello, el pasado 8 de abril, al cumplirse el año de aislamiento, la institución que preside Jesús de Maeztu ha pedido de nuevo la intervención de la Defensora del Pueblo Español. Le ha trasladado su preocupación por el malestar "justificado" existentes en los ámbitos sociales y económicos granadinos. Le pide que, si lo estima oportuno, ponga en marcha las actuaciones necesarias para que "se aceleren los trabajos" y, con independencia de esto, "con carácter urgente se informe al Ayuntamiento de Granada de la fecha en la que entrará en funcionamiento el AVE, de la fecha en la que se podría restablecer la conexión de la línea de ferrocarril a Barcelona y de las previsiones que existen para que la vía del AVE reúna unas condiciones similares a las que posee este medio de transporte con ciudades como Málaga, Sevilla y Córdoba y, por último, fecha y plazo en que se van a abordar las obras para dotar de la funcionalidad adecuada a la estación de ferrocarril de Granada".

El Consejo Social exigió el fin del aislamiento en la víspera de la salida del PP 

Después de rebelarse y desafirar al PP en sus últimas sesiones y asumir la defensa de las conexiones ferroviarias y del soterramiento del AVE, el Consejo Social dio un último paso ya en la antesala de la salida de los populares de la Alcaldía, sumándose al manifiesto planteado por los comités de empresa de Renfe y ADIF.

Después de haber dedicado hasta tres sesiones monográficas al asunto en el seno del Consejo Social, finalmente suscribió el manifiesto que se enmarca en la campaña puesta en marcha por los comités de empresa para reivindicar el fin del aislamiento. Una campaña que comenzó el 5 de mayo con una concentración -'por el tren que Granada necesita'- a la que acudió el recién investido alcalde, el socialista Francisco Cuenca, y donde se expuso el manifiesto que se reproduce a continuación:

MANIFIESTO

El cierre provisional de la línea convencional entre Antequera y Granada, contemplado, en principio, para el periodo entre Abril y Junio de 2015, ya ha sobrepasado el primer año de duración, hecho que ha provocado el aislamiento de la provincia con respecto al resto de la red ferroviaria estatal. Este aislamiento ferroviario ha tenido un efecto devastador sobre la economía de la provincia, en general, y en el empleo ferroviario, en particular. Mientras asistíamos al cierre progresivo de los comercios del entorno de la Estación de Andaluces, los ferroviarios sufrían los primeros despidos en Contratas Ferroviarias, cuyo ERTE tiene, a día de hoy, una difícil solución. No es mejor la situación del empleo en las empresas públicas Renfe y ADIF, la pérdida de cargas de trabajo en Granada ha traido aparejada una progresiva disminución de la plantilla, cuyo ritmo de destrucción de empleo se ha visto incrementado desde el cierre de línea y que podríamos cifrar, en los últimos años, en torno al 40%.



Por todo esto, desde las organizaciones y entidades que suscribimos este documento, exigimos de las Instituciones lo siguiente:

El inmediato restablecimiento de las conexiones ferroviarias con Madrid y Barcelona a través de línea férrea Moreda/Linares-Baeza, cuyo trazado no se ha visto afectado por las obras del AVE. Además, para el Tren Hotel a Barcelona, con ocupaciones cercanas al 100%, se dispone de diversos itinerarios alternativos.

Recuperación del proyecto original de la línea AVE Antequera-Granada, donde el trazado de las vías tenía un menor impacto urbanístico y la estación de Granada, llamada a ser uno de los motores económicos de la capital, estaba en consonancia con la importacia de nuestra ciudad. 

Finalización de las externalizaciones del mantenimiento tanto del material motor como de las infraestructuras. Sobre las nuevas infraestructuras, se estan realizando contratos de mantenimiento con empresas externas cuya duración se prolonga hasta los 20 años y que ahogan el futuro de la Base de Mantenimiento de Granada.  

Garantizar el servicio público ferroviario, siendo su principal finalidad la de vertebrar el territorio. Por esto, en el presente documento, apostamos por un óptimo servicio de trenes de cercanías que unan núcleos de población tan importantes como Guadix y Loja.

En definitiva, las organizaciones y entidades que suscribimos el presente documento queremos manifestar nuestra decidida disposición a defender para Granada un ferrocarril público y de calidad que permita, tanto a través de la Alta Velocidad como de los Trenes Convencionales,  la conexión con el resto de Andalucía y de España, la vertebración de la provincia mediante la conexión ferroviaria de los principales municipios, el mantenimiento de los puestos de trabajo en el sector, el crecimiento del empleo en nuestra provincia y el aumento de la calidad del mismo.