Piropos poéticos

Una investigación del Instituto López Neyra demuestra que la cortistatina frena la fibrosis hepática, una enfermedad hasta ahora sin cura

E+I+D+i - IndeGranada - Jueves, 10 de Febrero de 2022
Validada en modelos animales, falta la confirmación en humanos para lograr un tratamiento eficaz contra esta pagología que puede derivar en cirrosis o cáncer.
Científicos del Instituto de Parasitología y Biomedicina López-Neyra.
fundación descubre
Científicos del Instituto de Parasitología y Biomedicina López-Neyra.

Un equipo de investigación del Instituto de Parasitología y Biomedicina López Neyra, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Granada (UGR), ubicado en el PTS, ha demostrado en ratones que la cortistatina, una sustancia producida por el sistema nervioso, con cualidades antiinflamatorias, analgésicas y autoinmunes, supone un freno en la fibrosis hepática, una enfermedad hasta el momento sin cura que provoca la cicatrización desmesurada del hígado y puede desembocar en cirrosis o cáncer.

Además, proponen este compuesto como un marcador válido para el diagnóstico de trastornos del hígado crónicos, ya que han observado que "una deficiencia de cortistatina predispone a desarrollar este tipo de dolencias en este órgano de manera más temprana y dañina", según indica la Fundación Descubre en un comunicado.

La fibrosis es un proceso reparador del organismo. Ante una lesión de cualquier parte del organismo, las células reaccionan creando nuevo tejido para cicatrizar el daño. Sin embargo, hay momentos en los que esta reparación se descontrola y la cicatriz sigue creciendo hasta hacer que el órgano deje de "funcionar correctamente". Es entonces cuando la fibrosis se convierte en una enfermedad crónica que, si se produce en el hígado, puede desembocar en cirrosis o en cáncer.

Tras este trabajo los expertos proponen las terapias basadas en cortistatina como estrategias para mejorar la fibrosis hepática grave. Los resultados, publicados en un artículo de la revista científica British Journal of Pharmacology, confirman que este neurotransmisor "frena la evolución de la enfermedad, incluso, logra revertirla en ratones".

Las causas de la fibrosis hepática están derivadas de enfermedades del hígado, desde la obstrucción de los vasos biliares hasta la acumulación de sustancias tóxicas, como la grasa, el alcohol o algún virus. "Hemos confirmado la capacidad antifibrótica de la cortistatina en el hígado. Tras esta fase de estudio con animales estamos preparados para comenzar el estudio con pacientes", ha indicado el investigador del CSIC Mario Delgado, autor del artículo.

De esta manera, con las investigaciones realizadas quedan resueltos los estudios preclínicos, es decir, las investigaciones en laboratorio previas a las pruebas en humanos, y abren una puerta al desarrollo de nuevos productos terapéuticos basados en la cortistatina.

Sustancia multifunción

La cortistatina es un neurotransmisor ampliamente conocido por la comunidad científica por su capacidad antiinflamatoria, analgésica y autoinmune. En estudios anteriores, quedó confirmada su acción beneficiosa en procesos inflamatorios como la artritis reumatoide, la enfermedad de Crohn o la esclerosis múltiple. También ha sido eficiente en tratamientos víricos como la miocarditis.

En los últimos años, los expertos granadinos han confirmado también su eficacia antifibrótica. Concretamente con la fibrosis pulmonar o de piel y, ahora, con la hepática. Han logrado esta nueva implementación mediante su diseño por ingeniería genética, encapsulándola para que se libere donde se está produciendo la fibrosis y que se comporte como un escudo molecular ante la enfermedad, aumentando así su capacidad de acción.

Para esta investigación los expertos analizaron en primer lugar la expresión de cortistatina en las muestras de hígado de ratones con diferentes fibrosis hepáticas confirmando que se reduce significativamente frente a los niveles de ratones sanos. Tras inducir la enfermedad crónica observaron que la supervivencia de los de tipo salvaje no se vio afectada, mientras que en el caso de los que presentaban deficiencia de cortistatina resultó en tasas de mortalidad de alrededor del 40 por ciento.

Por otro lado, la fibrosis patológica en el hígado es impulsada por los miofibroblastos, unas células del tejido conectivo expertas en la reparación de heridas. Los expertos también han confirmado que los ratones sometidos a cortistatina inhiben hasta un 80 por ciento la producción de estas células.

Por último, tras el tratamiento con inyecciones de cortistatina se observó la reversión de la fibrosis crónica y la insuficiencia hepática en los ratones deficientes de este compuesto en el origen, por lo que demuestran su efecto terapéutico.

Estos estudios se relacionan con la patente de una herramienta terapéutica que permite la obtención de composiciones de cortistatina para el tratamiento de fibrosis crónicas como la hepática, pulmonar y dérmica entre otras. "Esto permitiría ampliar los tratamientos actuales, básicamente paliativos, con el objetivo de frenar la enfermedad, incluso acabar con ella", ha agregado el investigador.

Pendente de confirmacón en humanos

El siguiente paso, tras confirmar que esta terapia es efectiva y sin efectos secundarios en ratones, será licenciar la patente para poder confirmar sus resultados en humanos y que se convierta en un "tratamiento eficaz" a disposición de los enfermos de fibrosis.

El trabajo ha sido financiado mediante el proyecto 'Estudio del papel de cortistatina en fibrosis. Potencial aplicación terapéutica en enfermedades crónicas asociadas a daño tisular' del Ministerio de Ciencia e Innovación.