Disfruta del Mundial en Sierra Nevada
El Gobierno andaluz ha tenido que ceder ante las crecientes críticas por las fallidas decisiones de Castillo

El delegado de Educación abandona al quedarse solo en la Junta y en Cs

Política - María Andrade - Viernes, 17 de Enero de 2020
El desatino en su gestión ha obligado a Antonio Jesús Castillo a presentar su dimisión, tras ser cuestionado no solo por la comunidad educativa, que salió este jueves a la calle para rechazar sus planes, sino por el propio presidente de la Junta, el consejero de Educación, Javier Imbroda, de su partido, y hasta el alcalde de Granada, que lo desautorizó.
Antonio Jesús Castillo en una de sus últimas ruedas de prensa.
IndeGranada
Antonio Jesús Castillo en una de sus últimas ruedas de prensa.

El delegado de Educación en Granada, Antonio Jesús Castillo, ha abandonado su cargo tras ser cuestionado por la comunidad educativa y quedarse solo tanto en la Junta de Andalucía como en su partido, Ciudadanos. Su mala gestión de la reorganización de centros educativos, que ha venido diseñando a espaldas de las familias, los docentes y los representantes sindicales ha acabado con su salida de la Delegación Territorial.

Esta salida se produce un día después de la gran manifestación con la que la comunidad educativa contestó sus planes, que la propia Consejería de Imbroda había cuestionado públicamente, dejándolo solo.  

Ha sido su desatinada gestión la que le ha pasado factura, al haber puesto en marcha una reorganización educativa de tal calado que incluía la supresión de enseñanzas y centros sin haberlo consensuado ni con los colegios e institutos afectados ni con los sindicatos del sector, como El Independiente de Granada desveló el pasado 12 de diciembre.

Esos planes de la Delegación afectaban de un lado a los centros del ámbito rural, con la intención de suprimir los llamados Semi-D, que son colegios que imparten 1º y 2º de ESO, y también a Institutos de Enseñanza Secundaria de la capital, que iban a desaparecer para integrarse en un nuevo proyecto, los llamados CEIPSO, centros en los que pretendía ofertar todas las etapas obligatorias. 

Manifestación de este jueves contra la reestructuración de centros educativos.

La propia Delegación anunció a finales de año a los centros que a lo largo de enero haría pública las instrucciones para ejecutar esos planes en el curso 2020-2021. Y desde entonces ha defendido con ahínco la reestructuración. Pero a medida que la comunidad educativa iba siendo consciente del alcance de los planes planteados por Castillo, la contestación ha ido creciendo. En paralelo, la Junta de Andalucía ha tenido que ir modulando su mensaje y de defenderlo en un primer momento pasó a cuestionarlo abiertamente. 

Así, mientras que el consejero Imbroda, al desvelarse estos planes, restaba importancia a las medidas y llegaba a asegurar que estaban en una fase "embrionaria", finalmente se ha visto obligado a aceptar lo que era evidente, que la gestión en Granada de su departamento había abierto un nuevo frente de incalculables consecuencias. 

Que la situación había cambiado se puso de manifiesto en la última visita del presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, a Granada. Porque el cierre de escuelas rurales planteadas por el delegado, que llegó a decir en una rueda de prensa que nadie podía decir que cerrar un colegio provocaría cerrar un pueblo, tocó especialmente al PP. De hecho, en la manifestación de este jueves también participaron cargos municipales del PP. "No soy partidario de que se cierre ninguna línea", dijo el presidente de la Junta. Un pronunciamiento de Moreno que desautorizaba expresamente al delegado

En esta crisis, hasta el alcalde, Luis Salvador, fue contundente desmintiendo al delegado y asegurando que no iba a haber ningún cambio el próximo curso. "Tendrá otra vez que pensarlo dos veces antes de dar una información que yo he cotejado con la Consejería", manifestó el acalde en una entrevista con Onda Cero.

Castillo ha defendido sus planes con mensajes calculadamente confusos, lo que ha agravado el malestar en la comunidad educativa

Pese a esos toques de atención, Castillo ha seguido defendiendo la reestructuración, con mensajes calculadamente confusos y con información diferente, según el colectivo al que se dirigiera, agravando el malestar entre docentes y familias. Uno de los últimos intentos por enmendar su actuación fue la convocatoria de una asamblea con las asociaciones de madres y padres del alumnado. Pero hasta esa convocatoria fue desacertada. Limitó la participación a un representante por asociación y exigió tener las preguntas por adelantado. Aquellas que no fuesen formuladas por adelantado no obtendrían respuesta. No se iba a contestar las que se plantearan en la reunión, prevista para este sábado a las 11.00 y que quedó desconvocada este jueves por la tarde, sin nueva fecha. Fue el gabinete del delegado el que informó a última hora de este jueves, tras la gran manifestación, en una escueta nota, lo que llevaba a pensar en algún paso inminente. 

Finalmente esta mañana la propia Delegación Territorial ha enviado un comunicado informando de que había presentado la dimisión.

Así ha informado la Junta de la salida de Castillo: 

Dimisión delegado Educación, Deporte, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación en Granada

Antonio Jesús Castillo, delegado de Educación, Deporte, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación en Granada, ha presentado este viernes, día 17 de mayo, su dimisión al consejero de Educación y Deporte Javier Imbroda por motivos personales.

Castillo ha expresado al consejero su deseo de emprender otros proyectos, así como su gratitud "por la confianza que depositaron en mí. Formar parte de este proyecto ha sido, sin duda alguna, una valiosa oportunidad de crecimiento profesional y personal”.

El consejero le ha transmitido igualmente su agradecimiento por el trabajo desarrollado en estos meses al frente de la Delegación.

El Gobierno Andaluz ya trabaja para nombrar a un nuevo delegado o delegada en Granada.

La dimisión se ha hecho pública poco después de que la comunidad educativa de otro centro, referente para la educación pública granadina, como es el IES Zaidín-Vergeles, se concentrara a las puertas del centro para rechazar que la puesta en marcha de un CEIPSO en el Colegio García Lorca acabara con un proyecto educativo de éxito como es el de este centro de Secundaria. 

 
Las reacciones: