Seamos ejemplares
El gobierno andaluz improvisa, confunde y se calla

Granada paga la errática gestión de la Junta y afronta el cierre, aunque tarde, para evitar el confinamiento

Política - Juan I. Pérez - Domingo, 25 de Octubre de 2020
De la normalidad, en la víspera del Puente del 12 de octubre, al cierre perimetral de Granada y el Área Metropolitana, más el posible toque de queda, analizamos la gestión del Gobierno andaluz que, empecinado en darle la espalda a la evidencia de los datos sobre la evolución de la pandemia que clamaban por una actuación preventiva, aplica ahora a la desesperada duras medidas para evitar el confinamiento, no sin crear confusión por no dar la cara.

Pablo García, Juan Manuel Moreno y Jesús Arquirre, en una imagen de arhivo ante el Hospital San Cecilio. Prensa Junta

Hay actuaciones que en una empresa privada se saldarían con el despido fulminante. No es este el caso, hasta el momento, de la Administración andaluza, la más estrechamente ligada con el empresariado influyente y permeable a los loobys, que en la gestión de la pandemia cuando iniciaba la curva ascendente ha llegado a inundarle.

Granada ha padecido en los últimos 15 días una errática actuación de la Junta de Andalucía, competente en exclusiva desde el pasado 21 de junio de gestionar la pandemia, que tanto reclamó durante la etapa del confinamiento al Gobierno, al que criticó con saña por el mismo motivo por el que desde que asumió el mando único echa balones fuera, en un frustrado intento de no asumir su incompetencia 'coma' exclusiva 'coma', a pesar del poderoso aparato de propaganda mediático

Granada ha padecido en los últimos 15 días una errática actuación de la Junta de Andalucía, competente en exclusiva desde el pasado 21 de junio de gestionar la pandemia, que tanto reclamó durante la etapa del confinamiento al Gobierno, al que criticó con saña por el mismo motivo por el que desde que asumió el mando único echa balones fuera, en un frustrado intento de no asumir su incompetencia coma exclusiva coma, a pesar del poderoso aparato de propaganda mediático. La Junta opta por el modelo Ayuso.

En apenas dos semanas, la tasa de contagio casi se ha duplicado en Granada capital, como referente de los otros 32 municipios que desde este lunes tendrán que cerrar sus municipios. A la espera de gravar sus restricciones, con un toque de queda añadido, cuya cobertura se lo dará paradójicamente a la Junta el Consejo de Ministros al aprobar este domingo un nuevo estado de alarma, no para confinar a toda la población, sino con el fin de amparar a las comunidades autónomas, como el caso de Andalucía, y no depender de lo que dicten los tribunales de justicia superiores sobre medidas duras que afecten a derechos fundamentales.

La rápida cronología de una gestión merecedora de ser revisada, para evitar los errores en otras provincias andaluzas, comienza en la víspera del Puente del 12 de octubre, con una tasa de 501,6, por encima del umbral aconsejado por el Ministerio de Sanidad para aplicar medidas, cuando la Consejería de Salud y Familias no vio necesario intervenir. Había que salvar a toda costa los tres días festivos.

Moreno y Aguirre, en la última visita del presdiente andaluz a Granada. Prensa Junta

Las lamentables imágenes de jóvenes de madrugada a la salida de los bares en la zona de copas de Ganivet le sirvieron de excusa a la Junta para anunciar medidas duras en medio del Puente.

Pero, pese a que la tasa ya crecía por encima de 500, la Junta tampoco se atrevió a decidir medidas necesarias que exigía la evolución en Granada de la pandemia y utilizó a la Universidad de Granada y a su alumnado como cabeza de turco para aplicar las primeras medidas, muy poco avaladas científicamente, lo que abre una duda seria duda de venganza ideológica, muy al modo de la derecha el poder andaluz

Pero, pese a que la tasa ya crecía por encima de 500, la Junta tampoco se atrevió a decidir medidas necesarias que exigía la evolución en Granada de la pandemia y utilizó a la Universidad de Granada y a su alumnado como cabeza de turco, a la que ya había criminalizado antes, para aplicar las primeras medidas, muy poco avaladas científicamente, lo que abrío una duda seria duda de venganza ideológica, también alimentado por las críticas de la rectora Pilar Aranda en el inicio del curso al recorte presupuestario, muy al modo de la derecha en el poder andaluz.

El viernes 16, un día después que comiencen las restricciones en la UGR, el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, se reúne de urgencia en Granada y anuncia las restricciones que afectan a medio millón de personas de 32 municipios, entre ellas, el cierre de locales y bares a las 22.00 horas.

Las medidas no tocan la movilidad, pero el consejero pide a la población afectada que se “autoconfine” y en un alarde de aclaración dice no tener explicación al caso de Granada salvo que se ha producido una “explosión”, inédita en otras provincias andaluzas.

La Junta para entonces ya había llegado tarde y mal para contener la pandemia en Granada y pese al empeño del consejero de Presidencia, Elías Bendono, por 'vender' que Andalucía se ha adelantado 'a todos y en todo', en el caso de esta provincia, solo cabe a la luz de los hechos, una improvisación cuyas consecuencias sufre Granada

En este escenario, arranca la semana con la petición de la otra parte de la Junta a las autoridades sanitarias para que los partidos de Europa League que juegue el Granada CF en el Nuevo Estadio de los Cármenes se puedan celebrar con público, aunque con un aforo limitado.

Luego, se dispara la tasa, se baten los tristes récord de contagios diarios y sobre todo, de fallecimientos. Brotes en la Policía Local y lo más grave, en el Hospital San Cecilio que le obliga a cerrar la planta de Cardiología. La extrema situación en este hospital había adelantado la reapertura del Doctor Olóriz, para trasladar allí pacientes, mientras suspende a la mitad las operaciones que, desde el lunes quedan totalmente suspendidas y quedan restringuidas al máximo las visitas.

Pasillo de una de las plantas Covid del Hospital San Cecilio. Prensa HSC

La Junta para entonces ya había llegado tarde y mal para contener la pandemia en Granada y pese al empeño del consejero de Presidencia, Elías Bendono, por vender que Andalucía se ha adelantado a todos y en todo, en el caso de esta provincia, solo cabe a la luz de los hechos, una improvisación cuyas consecuencias sufre Granada, Y una Atención Primari, abandonada, cuyos profesionales sanitarios sobrepasaron el límite, una ciudadanía insatisfecha, y con pocos rastreadores y una escasez de PCR insoportables, inalcanzables en tiempos admisibles para el granadino o granadina de a pie.

La Junta confunde y se calla

El Consejo de Gobierno celebrado el pasado jueves, ante la evidencia, decide forzar la máquina y aplicar el toque de queda en Granada y el Área Metropolitana. Pero ni el viernes, ni el sábado por la mañana había ni tan siquiera enviado su petición al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) para que lo avalara.

Todo ello sin explicaciones de responsables provinciales de la Junta ni, por supuesto, desde Sevilla por el Gobierno andaluz, tan proclives a inundar de mensajes cuando les conviene. Su opción por el silencio evidencia el caos que demuestran sus propios hechos

Todo ello sin explicaciones de responsables provinciales de la Junta ni, por supuesto, desde Sevilla por el Gobierno andaluz, tan proclives a inundar de mensajes cuando les conviene. Su opción por el silencio evidencia el caos que demuestran sus propios hechos

Antes, el viernes por la tarde, sin previo aviso, se reúne de urgencia el llamado Comité Interterritorial de Comité Territorial de Alerta de Salud Pública de Alto Impacto de Granada, el único de las ocho provincias que no había sido presentado antes.

Decide el confinamiento perimetral de la capital y el Cinturón, previa llamada desde Sevilla a la patronal de hostelería –y no a todos los alcaldes afectados- para lamentar la decisión que ahora si ven como única opción para evitar el confinamiento. La patronal, hipercrítica con el Gobierno durante el confinamiento, acepta las explicaciones del Gobierno andaluz.

Las y los periodistas responsables se afanan bien entrada la noche en poder ofrecer la mejor información, en medio de un caos y confusión, por la absoluta falta de transparencia, que faltan al respeto, no ya a los medios de comunicación, que por supuesto, sino a la ciudadanía de Granada

Todo ello sin explicaciones de responsables provinciales de la Junta y, por supuesto, desde Sevilla por el Gobierno andaluz, tan proclives a inundar de mensajes cuando les conviene. Su opción por el silencio evidencia el caos que demuestran sus propios hechos.

La información por los cauces oficiales es timorata e insuficiente, como ya es habitual en algunos departamentos en este Gobierno andaluz.

Cuando medios, como El independiente de Granada, contrastando por otras vías diferentes, lo que se viene encima y lo publica, se anuncia nota de prensa, que lejos de aclarar confunde y remite a un BOJA posterior, que deja lagunas abiertas, sin que se aclare desde Granada o Sevilla.

Las y los periodistas responsables se afanan bien entrada la noche en poder ofrecer la mejor información, en medio de un caos y confusión, por la absoluta falta de transparencia, que faltan al respeto, no ya a los medios de comunicación, que por supuesto, sino a la ciudadanía de Granada.

El delegado de Salud y Familias, Indalecio Sánchez Montesinos, tras el consejero Aguirre. IndeGranada

Los alcaldes de los 32 municipios del Área Metropolitana están convocados este domingo, por el delegado del Gobierno andaluz, Pablo García, a una reunión en streaming por 'Zoom' para analizar la situación, un día antes de que se apliquen

Para aumentar el caos, el alcalde Luis Salvador, contrario a medidas restrictivas por el bien de la economía, hace unas declaraciones que luego rectifica sobre si los 33 municipios afectados podrán o no actuar como un área única, o aplican cada uno sus medidas.

En el mar de fondo, ya hay quien asegura que el cierre y el posible toque de queda se mantendrá durante todo el mes de noviembre, para llegar a diciembre y salvar, primero el Puente de la Inmaculada y luego la Navidad.

Los alcaldes de los 32 municipios del Área Metropolitana están convocados este domingo, por el delegado del Gobierno andaluz, Pablo García, a una reunión en streaming por Zoom para “analizar las medidas excepcionales contempladas en el Boja extraordinario nº 68, de 23 de octubre de 2020, en relación a las restricciones de movilidad que entrarán en vigor a las 8 horas del próximo 26 de octubre”.

Estará también el delegado de Salud y Familias, Indalecio Sánchez-Montesinos, y la subdelegada del Gobierno, Inmaculada López Calahorra, para aclarar cualquier duda.

Afortunadamente, a los alcaldes que en su mayoría se entraron por la prensa de las nuevas medidas, convocados un día antes de que se apliquen en sus municipios las nuevas restricciones, se les ha mandado las claves para que se conecten.

 

Informaciones de referencia: