Medidas adoptadas por la Diputación de Granada ante la pandemia del Covid-19

La Junta sella tres vertederos en Deifontes, Huélago y Cortes y Graena, con una inversión de 800.000 euros

Ciudadanía - E.P./IndeGranada - Jueves, 20 de Febrero de 2020
Autoridades autonómicas y municipales, junto al vertedero sellado de Deifontes.
junta de andalucía
Autoridades autonómicas y municipales, junto al vertedero sellado de Deifontes.

La Junta de Andalucía ha hecho entrega de las obras de sellado de tres vertederos en los municipios de Cortes y Graena, Deifontes y Huélago (Granada), tras concluir los trabajos en tres áreas que suman unos 30.000 metros cuadrados con una inversión realizada por el Gobierno andaluz que asciende a 784.930 euros.

Según ha informado la Junta en una nota de prensa, estos han sido algunos de los datos ofrecidos por la delegada de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta en Granada, María José Martín, durante la visita a estos municipios, en donde ha podido comprobar el resultado de un proyecto que ha calificado de "muy importante", financiado desde la redacción de proyectos técnicos, la ejecución de las obras para el sellado y la restauración de estas instalaciones.

El sellado de estos tres vertederos, cuyos municipios contaban con expedientes sancionadores, se ha llevado a cabo conforme al Plan Director Territorial de Residuos No Peligrosos de Andalucía 2010-2019, aprobado por el Decreto 397/2010, de 2 de noviembre, que pretende mejorar la gestión de los residuos no peligrosos.

Tras el sellado de estos vertederos se llevará a cabo un seguimiento posclausura con el fin de asegurar que haya una reducción de los riesgos ambientales y sanitarios, la regularización de las superficies para el control de la inestabilidad de taludes o la disminución de la acción destructiva por erosión, abrasión, arroyaderos, entre otros.

Estas condiciones se establecen bajo la premisa de protección del medio ambiente, sobre todo en cuanto a la posible contaminación o alteración de las aguas, o los bienes naturales y culturales, y de la seguridad de las personas, con incidencia específica en la estabilidad de las superficies.

Martín ha destacado "la importante recuperación medioambiental realizada para la recuperación de estas zonas, con la plantación de encinas, plantas aromáticas, entre otras".

A todo ello, le sigue un plan de vigilancia y control de la actividad del vertedero, que consiste en la revisión periódica de unos parámetros determinados que permiten comprobar el cumplimiento de los requisitos de diseño.