La renovación energética es cosa muy seria

Blog - Reflexiones del Por Venir - Chema Rueda - Miércoles, 6 de Enero de 2021
La habitual nube de contaminación sobre Granada y Área Metropolitana.
P.V.M.
La habitual nube de contaminación sobre Granada y Área Metropolitana.

No es la primera vez, ni será la última, que abordo el asunto de la renovación energética a nivel global y también en Granada. Me da la sensación de que, en general, no somos conscientes de la que tenemos encima. Asumimos la gravedad del asunto a nivel teórico, se llenan páginas de periódicos con algo que debería ser la norma, como plantar unos árboles o instalar unos contenedores, y sin embargo, apuesto cien contra uno a que no he sido el único en recibir decenas de memes estos días con bromitas soeces sobre “la niña sueca” o con insinuaciones pretendidamente graciosas sobre “el ecologismo o el verdismo”. Pensamos que esto de la renovación energética es asunto de los demás, y que poco o nada podemos hacer en el ámbito doméstico o local.

Para reducir el deterioro medio ambiental y la mala calidad del aire, también en Granada, se antoja fundamental el uso de energías renovables en los sistemas de climatización, pues según la Agencia Europea del Medio ambiente, tan sólo la calefacción es responsable de más de la mitad de las emisiones de partículas contaminantes

Y, sin embargo, los demoledores datos están ahí. Apenas una de cada 5 calefacciones en España se alimenta con energía renovable, según datos de Eurostat sobre el uso de fuentes descarbonizadas en los sistemas de climatización de los hogares. Y somos uno de los países de la Unión europea que genera más energía verde. El uso de estas energías en escuelas e industrias está en un nivel similar (22%). No estamos hablando de cifras circunstanciales o coyunturales, pues la mitad de la energía que se consume en la Unión europea se destina a la calefacción y a los sistemas de climatización. Que, a su vez, son uno de los principales agentes contaminantes a nivel atmosférico.

Algunos países europeos, fundamentalmente nórdicos, superan la cifra del 50% en la energía renovable que se destina a estos fines, mientras que España está ligerísimamente por debajo del 20%, aunque otros países incluso están por debajo. Sorprenden Holanda y Bélgica, pues en ninguno de ellos las fuentes renovables suponen más del 10% de la energía que alimenta las calefacciones y los sistemas de climatización. No obstante, se aprecia en los últimos años un crecimiento, lento, de los ratios europeos y también españoles. Es obvio que resulta fundamental que aumenten las fuentes verdes para abastecer la energía usada para este asunto.

Renovación de las calderas de los edificios públicos, instalación de sistemas de biomasa y una decidida labor divulgadora de las Administraciones para renovar las instalaciones comunitarias se antoja un primer y evidente paso, urgente ya

Renovación de las calderas de los edificios públicos, instalación de sistemas de biomasa y una decidida labor divulgadora de las Administraciones para renovar las instalaciones comunitarias se antoja un primer y evidente paso, urgente ya.

Pese a las limitaciones en movilidad y el parón de la actividad consecuencia de la pandemia, durante 2020 la concentración de CO2 en la atmósfera ha crecido, y las partículas contaminantes han registrado un aumento, según estudios solventes de varias Universidades, lo cual no resulta nada halagüeño. Menos aún si tenemos en cuenta que, según un reciente Informe de la organización ecologista SEO, pese a la urgencia climática y la tozudez de los datos barajados en estas reflexiones, el medio ambiente sigue siendo un asunto casi residual en la agenda política nacional, si tenemos en cuenta el número de iniciativas parlamentarias producidas en las últimas legislaturas.

Ante todo ello, creo que sólo cabe un radical replanteamiento de prioridades, empezando por los planes de recuperación y transformación del Gobierno de España, que tendrán su reflejo en las ayudas europeas, una de cuyas líneas maestras es la lucha contra el cambio climático y la renovación energética. Y esperando, más bien deseando, que la cordura y la sensatez adornen la acción de la Junta de Andalucía y de nuestro Ayuntamiento a la hora de aportar propuestas para esa recuperación. Hay demasiado en juego para seguir jugando a los soldaditos.

 

 

 

Imagen de Chema Rueda

Nacido en Guadix (Granada) en 1963, por tanto de la generación de "A hard days night" y "Satisfaction". Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada y funcionario de Administración Local, grupo A, trabaja en el Edificio de Los Mondragones. Fue concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Granada (desde 2003 y hasta junio de 2015. Ha sido Secretario general del PSOE de la ciudad de Granada entre 2008 y 2017 y es Miembro del Comité Federal del PSOE desde el 39 Congreso. Me apasiona escribir (lo que pienso), debatir y participar en la vida pública, desde todos los ángulos posibles. Me duelen bastantes cosas de la vida y de la política actual, y no pienso dejar de intentar arreglarlas. Me apasiona la vida, la amistad, la Alpujarra y el Atlético de Madrid.