Ven al Parque de las Ciencias

Los trabajadores de la hostelería nunca se rinden

Blog - El Mirón - Juan Ferreras - Miércoles, 23 de Octubre de 2019
Fotografía en el desaparecido Café Suizo durante una huelga de la hostelería.
Archivo Juan Ferreras
Fotografía en el desaparecido Café Suizo durante una huelga de la hostelería.

La lucha de los trabajadores de Hostelería en defensa de sus derechos laborales es vieja en Andalucía y, concretamente, en Granada. Precisamente publica El Independiente de Granada una información de una rueda de prensa de los principales responsables de CCOO en la que se denuncia que el convenio colectivo, que estuvo bloqueado por Trinitario Betoret varios años, expira el día 31 de diciembre, y que la Inspección de Trabajo ha sancionado a este ex presidente de la patronal de Hostelería por irregularidades en la contratación.

La noticia podía ser válida décadas atrás, pues el abuso y la explotación practicados por los malos patronos de Hostelería, han sido moneda corriente en este sector, donde los trabajadores siempre han vivido bajo la espada de Damocles de una patronal explotadora e irresponsable que se ha aprovechado de la situación del mercado de trabajo y de las peculiaridades de dicha actividad. Despidos por doquier, jornadas inacabables, salarios paupérrimos, carencia de descansos, impago de horas extras…conforman algunas de las habituales e ilegales prácticas impuestas por sabuesos patronos que no merecen la responsabilidad que ostentan al frente de los establecimientos hosteleros.

En la década de los años ochenta la lucha contra la explotación del gremio fue encarnizada. La fotografía que acompaña este comentario corresponde a una rueda de prensa del entonces secretario general y camarada de CCOO de Hostelería, Miguel Martín Olmo, en el desaparecido Café Suizo, durante la huelga desarrollada para reivindicar un convenio justo, que, cuarenta años después, sigue en la antesala del sector.

Pero ellos, los empleados de la Hostelería, nunca se rindieron y nunca se rendirán. Desde aquí mi mayor reconocimiento.

Imagen de Juan Ferreras

Imposible resumir a Juan Ferreras: ha trabajado en tantos medios, en tantos lugares, ha hecho tantas cosas. Y en todos ha dejado su impronta personal y profesional. Es el fotoperiodista: periodista, primero, y capturador de realidades, después. O a la inversa. Un lujo para todos los que han podido disfrutar de su trabajo y su tiempo. Un extraño guía espiritual, que siempre niega ser. Una referencia para todos en esta sociedad tan injusta y descarnada, aunque lo niegue. Puede que la palabra compromiso alguien la inventara para él. Por encima de ideologías, que la tiene muy clara, y tan clara, de partidos o de corrientes. Cuando otros, a estas alturas, repliegan banderas y compromisos, más alta la eleva. En este fotoblog nos regala imágenes de la vida. La vida real y cruda. La que muchos quisieran esconder y que trata de dignificar situándose detrás de esa cámara que ha retratado a reyes.