Recicla las pilas
Polución atmosférica

La calima dispara la contaminación por partículas en Granada a los niveles más dañinos de los últimos años

Ciudadanía - J. M. M. - Lunes, 12 de Julio de 2021
El domingo se alcanzaron picos hasta 368 microgramos/m3 de partículas en suspensión y un promedio de 147 microgramos en 24 horas, casi el triple del máximo previsto en la normativa para la protección de la salud.
Calima que nublaba este domingo el cielo de Granada, vista desdes los Rebites.
IndeGranada
Calima que nublaba este domingo el cielo de Granada, vista desdes los Rebites.

La primera ola de calor, que ha dejado temperaturas máximas superiores a los 43 grados en Granada este domingo, ha instalado durante el fin de semana una gran calima en el cielo de la capital y su área metropolitana que ha elevado la concentración de partículas en suspensión a los mayores niveles de los últimos años. 

Ya el sábado la calidad del aire en Granada y su entorno fue mala por los altos niveles de partículas, según los informes diarios de la Junta de Andalucía, y el domingo la polución fue a peor y la calidad del aire pasó a muy mala. 

La tabla de arriba muestra el informe diario de calidad del aire de la Junta correspondiente al sábado, con calificación 'mala' en la estación de Armilla y Palacio de Congresos, y la siguiente tabla, de este domingo, ya califica la calidad del aire de 'muy mala' en las dos estaciones de la capital y la de Armilla, debido a las partículas en suspensión.

La calima iniciada el sábado se volvió mucho más densa el domingo, con un cielo totalmente opaco y un aire difícilmente irrespirable. Los niveles de partículas en suspensión se elevaron a los baremos más dañinos para la salud de los últimos años, con picos que llegaron a los 368 microgramos por metro cúbico en el punto de medición de Armilla, a los 345 microgramos en la estación de Palacio de Congresos y a 288 en la de Granada Norte en las horas centrales del día y por la tarde. La normativa establece un máximo de 50 microgramos/m3 de promedio diario que no debe superarse más de 35 veces al año. 

Los informes de calidad del aire del área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Granada -con datos de las estaciones de medición de la Junta- reflejan los altos niveles de partículas PM10 (tamaño inferior a 10 micras) registrados este domingo. Una media de 147 microgramos/m3 en la estación de Granada Norte, casi el triple del máximo permitido por la legislación para la protección de la salud humana, y de 134 microgramos en el punto de medición junto al Palacio de Congresos. 

Los picos de partículas PM10 de este domingo, de hasta 368 microgramos/m3 son los más altos del año en Granada y no se registraban baremos tan altos desde agosto de 2015, cuando se rebasaron los 400 microgramos/m3

Efectos en la salud

Según la Organización Mundial de la Salud, "la contaminación con partículas conlleva efectos sanitarios incluso en muy bajas concentraciones; de hecho, no se ha podido identificar ningún umbral por debajo del cual no se hayan observado daños para la salud". Las partículas de 10 micras de diámetro, o menos "pueden penetrar y alojarse en el interior profundo de los pulmones. La exposición crónica a las partículas agrava el riesgo de desarrollar cardiopatías y neumopatías, así como cáncer de pulmón".

El Ministerio de Medio Ambient indica que la partículas en suspensión "son los contaminantes del aire más importantes en términos de peligrosidad para la salud humana (aquellas de un diámetro aerodinámico igual a las 10 micras, o inferior, conocidas como PM10), ya que pueden ser inhaladas y penetrar así en el sistema respiratorio; las de menor tamaño (de 2,5 micras de diámetro, o inferior –PM2,5-) pueden incluso alcanzar los alveolos pulmonares, lo que les permite de este modo llevar sustancias nocivas a zonas muy sensibles y agravar patologías que pueden conducir incluso a una muerte prematura".

Ecologistas en Acción añade que "hoy día los científicos consideran que las partículas en suspensión, que abarcan un amplio espectro de sustancias orgánicas o inorgánicas, dispersas en el aire, son el problema de contaminación ambiental más severo, por sus graves afecciones al tracto respiratorio y al pulmón".