Un verano en el Parque de las Ciencias.
"Hay cosas que no había que olvidar", advierte el cineasta

Carlos Saura: "Cuando hablo de la Guerra Civil con mis hijos, me miran como si fuera un marciano"

Ciudadanía - IndeGranada - Viernes, 24 de Mayo de 2019
El director de cine ha clausurado el ciclo dedicado a la Memoria Histórica de la Diputación de Granada
Carlos Saura con José Entrena y Fátima Gómez, este viernes en Granada.
J.Grosso/Dipgra
Carlos Saura con José Entrena y Fátima Gómez, este viernes en Granada.

El veterano director de cine, escritor y fotógrafo Carlos Saura ha asistido a la proyección de su primera película “Los Golfos”, con la que se clausura la cuarta edición del ciclo “Cultura y Memoria Histórica” de la Diputación de Granada, que durante dos meses ha analizado la década de los 50.

En ese acto ha afirmado que "hay cosas de nuestra historia que no había que olvidar, como por ejemplo la Guerra Civil y cuando hablo de la guerra con mis hijos, me miran como si fuera un marciano, como si hubiera sucedido en la prehistoria, porque se ha olvidado o se quiere olvidar, y yo no puedo olvidarlo porque la he vivido directamente, yo tengo ahora 87 años, tenía 4 años cuando empezó la guerra, 7 cuando acabó, he estado en Madrid, en Valencia y en Barcelona con el gobierno republicano y todo ese periplo de mi infancia está lleno de bombardeos, de muertes y de tremendos contrasentidos".

Saura ha recordado sus primeros trabajos como fotógrafo del Festival de Música y Danza en los años 50 y ha desvelado que "entonces, cuando estaba en Granada, empecé a hacer un tipo de fotografías que luego para mí han sido fundamental, por ejemplo descubrí el flamenco en Granada, y luego cuando tenía tiempo me marchaba con mi coche, un coche pequeñito que tenía yo, un 600, a hacer fotografías por ahí y la idea era hacer un libro de fotografía sobre España, pero nunca se llegó a término porque se cruzo el cine entremedio, en el año 59 hice Los Golfos y entonces se acabó mi carrera como fotógrafo profesional y comenzó una carrera diferente como cineasta".   

Sobre su primera película, “Los Golfos” (1959), ha reconocido que no ha vuelto a verla desde que la hizo, pero considera que "es una mezcla de documental y de ficción, pero hay quizás más de documental en cuanto lo que refleja es la vida de Madrid en esa época". En relación a los problemas con la censura del guión original, Saura ha recordado que fue con Mario Camus a la Dirección General de Cine y "un señor llamado Timerman nos enseñó el guión, que tenía de las 100 páginas, 30 dobladas y nos dijo muy amablemente: esto no se puede hacer, y al preguntarle por qué, abrió el cajón y sacó una pistola y la puso encima de la mesa y nos dijo: ¿que queréis que volvamos a pegar tiros?"   

El presidente de la Diputación de Granada, José Entrena, ha querido dar la bienvenida al director aragonés y agradecerle personalmente que haya querido volver a Granada para la presentación de su primera película “Los Golfos” y para visitar también su exposición fotográfica “España, años 50”, que recoge una selección de imágenes en blanco y negro del álbum personal del director tomadas fundamentalmente en Andalucía y Castilla. 

Entrena ha señalado que "es un honor contar con uno de los cineastas -además de fotógrafo, guionista y escritor- más relevantes e influyentes de nuestra historia, aquí en la sede del área de Cultura de la Diputación de Granada y era muy importante que estuviera aquí porque ha sido protagonista de buena parte de nuestro ciclo de memoria durante estos dos meses".

Problemas con la censura 

Tras varios cortometrajes y un único documental, Carlos Saura dirigió en 1959 su primer largometraje, “Los Golfos”, que retrata la vida de unos jóvenes de los suburbios de Madrid que se adentran en la delincuencia. Recién salido de la Escuela Oficial de Cine y baja la influencia directa de Buñuel y el Neorrealismo italiano, un joven Saura indaga en su primera obra la frontera entre el documental y la ficción, usando actores no profesionales y dando pie a un subgénero singular del cine español. 

Sin embargo, el guión original de “Los Golfos” fue rechazado por la censura franquista. Pero sus guionistas -Saura, Mario Camus y Daniel Sueiro- se negaron a hacer cambios y la película se rodó íntegra, tal cómo se había escrito. Misteriosamente este primer largometraje de Saura fue elegido por los técnicos y los directores de cine para representar a España en el Festival de Cannes de 1960, donde el joven director tuvo la oportunidad de conocer al maestro Luis Buñuel, que asistió a la proyección. Allí comenzó una gran amistad que duraría más de veinte años. Finalmente, el guión de “Los Golfos” se conserva hoy en la Biblioteca Nacional con un breve texto introductorio sobre la delincuencia juvenil en las grandes ciudades que se hizo para poder pasar la censura. 

Carlos Saura (Huesca, 1932) es uno de los directores de cine español de mayor prestigio y que atesora una trayectoria más extensa, de seis décadas. En los últimos ranking de directores los críticos lo sitúan al mismo nivel que Berlanga, Buñuel, Erice, Fernán Gómez y Almódovar. Saura ha recibido los grandes reconocimientos a nivel nacional e internacional, entre ellos el Oso de Plata a la mejor dirección del Festival de Cine de Berlín por “La caza” (1965) y “Peppermint frappé” (1967), el Premio especial del Jurado en Cannes por “La prima Angélica” (1973) y “Cría cuervos” (1975), el Premio Nacional de Cinematografía (1980), o las Medallas de Oro al mérito en las Bellas Artes y de la Academia del cine español, entre otros.