Piropos poéticos

Cúllar Vega recupera la 'Procesión de los petardos', con más de 100.000 'bombas' que incluyen productos peligrosos y muy contaminantes

Ciudadanía - IndeGranada/EP - Viernes, 15 de Abril de 2022
Los artefactos pirotécnicos que se usarán no están homologados por la CE y llevan tres compuestos prohibidos por su toxicidad.
Procesión de los petardos de 2016.
Ayto. Cúllar Vega
Procesión de los petardos de 2016.

Cúllar Vega recupera esta Semana Santa la procesión del Niño Jesús Resucitado, el domingo 17 de abril, conocida como la 'Procesión de los petardos'. Los vecinos recibirán el paso del Niño Jesús Resucitado en medio de una enorme nube de pólvora y humo, provocados por los miles de petardos que los culleros tirarán al paso de la imagen y que elevarán ese día enormemente la emisión de partículas al aire en el área metropolitana más contaminada de Andalucía y una de las de mayor polución de España.

Una procesión que batirá este año un nuevo récord tras dos años sin celebrarse por la pandemia, ya que los vecinos que participan en la fiesta han adquirido más de 100.000 petardos, de un tipo denominado "Tro de Bac" ("trueno de impacto"), también conocidas como 'bombas', pues no llevan mecha y estallan por impacto, al tirarlas contra el suelo u otra superficie dura. Son unos petardos envueltos en papel que se fabrica expresamente en la Pirotecnia Zarzoso de Altura (Castellón) para la procesión de Cúllar Vega y para otras fiestas que se celebran en Valencia, pues son habituales en las Fallas. 

Para poder lanzarlos y participar en la procesión, los culleros deben haber realizado previamente un curso CRE (Consumidor Reconocido como Experto), algo que en los últimos años han hecho muchos vecinos y vecinas y que hará que este domingo más de 150 culleros participen activamente en la procesión. 

Prohibida su venta

Esta formación específica se debe llevar a cabo porque los petardos 'Tro de bac' no están homologados por la Comunidad Europea, debido a que sus componentes incluyen compuestos peligrosos, y su utilización requiere unas especiales medidas de seguridad y manejo. De hecho, está prohibida su venta al público, se reservan para festividades especiales y su uso es exclusivo para mayores de 18 años. La fabricación de estos petardos supone una excepción a la normativa debido a su tradicional uso en las Fallas de Valencia. 

Los petardos 'Tro de bac' están compuestos por una base de gravilla, con clorato potásico, azufre, sulfuro de plomo y sulfuro de antimonio, todo ello envuelto en papel. De estos componentes, tres de ellos no están permitidos y por eso no es un producto homologado por la CE. Son el clorato potásico, prohibido en la pirotecnia desde hace años; sulfuro de plomo, por su toxicidad, al igual que se prohibieron en su día los perdigones de plomo, y sulfuro de antomonio, también por su toxicidad, similar al caso del plomo. Así lo indica el contenido formativo del curso CRE para el manejo de este tipo de petardos. 

Según el Ministerio de Transición Ecológica, el uso de artículos pirotécnicos y fuegos artificiales, "debido a su requisito de deflagración en el aire con combustión de pólvora, provoca la emisión de partículas y compuestos químicos a la atmosfera. Dentro de estos, los elementos más relevantes son las pequeñas partículas que quedan en suspensión y, en menor medida, el dióxido de azufre, el monóxido de carbono y algunos metales pesados". 

Además de la contaminación del aire, los petardos también conllevan una alta contaminación acústica, pues al explotar contra el suelo, a escasa distancia de quien lo lanza, pueden llegar a sonidos de 160 decibelios y provocar lesiones en el oído, mientras que la Organización Mundial de la Salud recomienda que las actividades de ocio no superen los 70 decibelios.

Ceremonial de la procesión

La procesión de los petardos" de Cúllar Vega, como es conocida popularmente por los vecinos, se celebra cada año el Domingo de Resurrección. Un día antes, este sábado, el Niño Resucitado pasará toda la tarde-noche en la Casa del Mayordomo, un miembro de la hermandad que va rotando cada año, y para la que hay lista de espera. Este año, el mayordomo de la procesión será José María Serrano.

Además, y por primera vez, este sábado por la noche la comitiva realizará una parada en la escultura dedicada a esta fiesta tan especial que el Ayuntamiento inauguró hace ocho meses, en agosto de 2021.

El domingo por la mañana, a partir de las 12,30 horas, la imagen del Niño Jesús Resucitado sale de procesión por las calles del pueblo, y lo mismo hace la Virgen del Rosario, pero por un camino distinto. Finalmente, ambas imágenes se encuentran en la céntrica Plaza de la Constitución, donde se hacen las famosas "reverencias" mientras los vecinos del pueblo tiran petardos, creando una enorme nube de humo.

Esta procesión del Domingo de Resurrección de Cúllar Vega fue declarada en 2014 por la Junta de Andalucía Fiesta de interés cultural, tradicional y religioso, y por ello tiene autorización para usar los petardos 'Tro de bac', como pasa con las Fallas de Valencia, otra fiesta protegida por la normativa. 

El alcalde de Cúllar Vega, Jorge Sánchez Cabrera, destaca que esta tradición tan auténtica "lejos de perderse, en los últimos años ha cobrado una enorme fuerza, y son muchísimos los vecinos de otros municipios, incluso de fuera de Granada, que se acercan a conocer nuestra procesión, de la que nos sentimos tan orgullosos y que este año recuperamos con más ganas que nunca después de la pandemia", pese a la alta contaminación que conlleva.