Acude al partido internacional de fútbol sub-21 España-Rumanía
Artículo de Opinión por Francisco Vigueras

La Desbandá entra en las aulas

Ciudadanía - Francisco Vigueras - Lunes, 11 de Febrero de 2019
Francisco Vigueras, portavoz de la Asociación Granadina, Verdad, Justicia y Reparación, subraya en este artículo la importancia de que la Memoria Histórica entre en las aulas y de un profesorado comprometido para poder hacerlo ante "la amenaza de la contramemoria" por parte del nuevo Gobierno andaluz.
Imagen de una de las charlas.
VJR Granada
Imagen de una de las charlas.

Un año más, nos ponemos en marcha para rendir homenaje a las víctimas de La Desbandá, el mayor crimen de guerra contra población civil indefensa, cometido por los franquistas en febrero de 1937, en la carretera de la costa. Con motivo de esta efemérides, nuestra asociación ha visitado distintos Institutos de Enseñanza Secundaria de Motril, Salobreña o Almuñécar para informar a los estudiantes sobre este episodio aterrador que sucedió en sus municipios hace 82 años. Cuando miles de personas fueron bombardeadas durante su huida desde Málaga a Almería. Y gracias a estos encuentros informativos, los jóvenes empiezan a conocer lo que fue La Desbandá.

También les hemos hablado del doctor Norman Bethune, el médico canadiense que, al conocer la masacre, acudió con su ambulancia y salvó a centenares de víctimas, familias enteras con niños y ancianos. Un médico solidario que nos dejó, además, su diario y un reportaje gráfico impresionante para que nadie pueda, nunca jamás, negar aquel crimen. Han tenido que pasar 80 años para que este héroe de La Desbandá tenga un monumento en el paseo marítimo de Motril.

Y los estudiantes han conocido al responsable de este crimen contra la humanidad, el general golpista Queipo de Llano, que puso en marcha una campaña de terrorismo radiofónico con la que provocó el pánico de la población. Todavía se recuerdan sus soflamas infames, desde los micrófonos de Radio Sevilla, en las que amenazaba con fusilar y violar. Los estudiantes no pueden creer que este criminal de guerra siga todavía enterrado, con todos los honores, en la Basílica de la Macarena, frente al Parlamento Andaluz.   

'Cuesta creer también que, después de 40 años de democracia, nuestros jóvenes tengan este desconocimiento sobre nuestra historia reciente'

Cuesta creer también que, después de 40 años de democracia, nuestros jóvenes tengan este desconocimiento sobre nuestra historia reciente, consecuencia del pacto de silencio y olvido que hubo en la Transición, que en nombre de una falsa reconciliación, les negó el derecho a estar informados.

Estas charlas informativas son posibles gracias a la colaboración de profesores comprometidos que nos ceden sus clases o incluyen la memoria democrática en sus actividades culturales. Sin embargo, los centros de la Iglesia católica, subvencionados con dinero público, no quieren saber nada sobre la verdad, la justicia y la reparación que reclaman las víctimas del franquismo.

El movimiento memorialista lleva 15 años pidiendo que la memoria histórica entre en el sistema educativo, pero la Junta de Andalucía todavía no ha cumplido su compromiso. Y ahora, con un gobierno supeditado a la ultraderecha, nos tememos lo peor, un retroceso en las aulas al nacional-catolicismo. Ante la amenaza de la contramemoria, necesitamos, más que nunca, un profesorado comprometido con la memoria democrática.    



Francisco Vigueras es periodista y portavoz de la Asociación Granadina Verdad, Justicia y Reparación.