Ven, conoce la provincia de Granada.

Equo denuncia a la Policía "acoso y persecución" de Cefusa-El Pozo cuando tomaba fotos de macrogranjas porcinas en Castilléjar

Ciudadanía - IndeGranada - Viernes, 29 de Junio de 2018
Activistas del partido fueron "abordados" e "increpados de forma muy agresiva" por personal de la empresa murciana, según la formación ecologista.
Instalación porcina en Castilléjar, al noreste de la provincia.
equo
Instalación porcina en Castilléjar, al noreste de la provincia.

Equo ha denunciado ante la Policía de Baza la "persecución y acoso" que sufrieron activistas del partido por parte de empleados de Cefusa-El Pozo en el municipio de Castilléjar cuando tomaban fotografías de una granja porcina. 

Según el relato de Equo, en la tarde del pasado miércoles, cuando se encontraban realizando una visita para comprobar el alcance del problema de las llamadas macrogranjas, explotaciones agroindustriales con un número muy elevado de cabezas de ganado porcino que están siendo impulsadas por la empresa murciana Cefusa-El Pozo en el Altiplano granadino, y cuando realizaban fotografías desde la carretera comarcal GR-9102, cerca de la localidad de Castilléjar, activistas de Equo Granada "fueron abordados por un vehículo con logotipos de la empresa Cefusa, cuyos ocupantes les increparon y les prohibieron hacer fotografías", dice Equo en un comunicado. "Para evitar conflicto, los activistas siguieron su camino, siendo seguidos por el vehículo de la empresa", añade.

"Cuando se detuvieron más adelante, para fotografiar otras vistas desde la carretera pública, de nuevo volvieron a ser increpados, de forma muy agresiva, por los ocupantes del vehículo, un hombre y una mujer, que pretendían prohibirles que tomaran fotografías, identificándose como personal de Cefusa cuando se les preguntó que quiénes eran para prohibir hacer fotos", continúa el relato de Equo.

"Estas personas tomaron fotografías del vehículo en el que viajaban los ecologistas y de cada uno de ellos, de forma muy visible y violenta". Ante el cariz que tomaba el asunto, los activistas montaron en su coche y se dirigieron, "perseguidos de forma agresiva por el otro vehículo durante varios kilómetros", hacia el puesto de la Policía Nacional en Baza, donde pusieron "la correspondiente denuncia".

Miembros de Equo muestran una pancarta contra las macrogranjas. equo

"Este tipo de comportamiento de tipo mafioso parece que no es desconocido en la zona, según los vecinos, los cuales afirman que se han dado casos de intento de compra de voluntades”, cuenta David Sánchez, coportavoz de la formación ecologista, que añade: “Muchos ayuntamientos de la zona se han manifestado mediante mociones contra este tipo de negocio, y parece que incluso con problemas para los alcaldes. Y hay una creciente oposición entre los ciudadanos, que están impulsando plataformas muy activas, de oposición a esta dinámica”. 

La también coportavoz, Sandra Álvarez, recuerda que “este negocio tiene un lado muy negativo, no solo para el medio ambiente, pues consume las reservas de agua más allá de lo posible y genera depósitos de purines altamente contaminantes, sino también para la economía local puesto que, además de colisionar de forma grave con el desarrollo turístico que es una de las fórmulas más evidentes de desarrollo local (afecta incluso al proyecto de Geoparque del Cuaternario), exige unas inversiones que, una vez agotados los recursos naturales y deflaccionados los precios, quedan abandonadas y provocan la ruina de los inversores locales, jóvenes en su mayoría, por su más fácil acceso a subvenciones. Así se ha visto en Murcia, y precisamente la extensión de las macrogranjas impulsadas por Cefusa- El Pozo al Altiplano es consecuencia de este ciclo destructivo en las localidades murcianas que inicialmente albergaron este tipo de negocios y hoy viven una crisis económica sin precedentes”.

Este viernes, en la capital, la concejala Pilar Rivas, miembro de Equo, propone una moción para declarar a Granada como espacio libre de macrogranjas, en el mismo sentido en el que ya se han pronunciado localidades del Altiplano como Castril o Galera, y otras como Guadix. “Entendemos que es muy importante para el futuro de nuestra riqueza natural y agropecuaria mostrar una clara oposición hacia un modelo de negocio desastroso para el entorno y las economías locales con perspectiva de futuro”, indica David Sánchez.

Florent Marcellesi, eurodiputado de Equo, lo ha dicho de forma clara: "El negocio de las macrogranjas está convirtiendo a España en una economía tercermundista". “El Altiplano”, concluye Sandra Álvarez, “merece un futuro mucho más luminoso”.

Información relacionada: