Loading
Este verano, el ciclo Lorca y Granada en el Generalife  une la voz de Federico a Nicolás Guillén y Alejo Carpentier  Con el espectáculo ‘Oh Cuba’, arte de las dos orillas  Del 18 de julio al 26 de agosto, de martes a sábado
Sospecha de que sigue vivo al no hallar el acta de defunción y ser confundido con otra persona de igual aspecto

Un granadino busca a su hermano gemelo, declarado muerto al nacer en el Hospital Clínico en 1965

Ciudadanía - Alba Feixas - Sábado, 6 de Mayo de 2017
Fernando José Martín, vecino de Alhendín, lleva buscando desde hace años a su hermano gemelo, Antonio, porque tiene serios indicios de que sigue vivo, a pesar de que en 1965 le informaron a la madre de que había muerto, poco después de nacer. Este el relato de una historia que requiere de la ayuda de todos, y que firma la periodista Alba Feixas.
Fernando José Martín, muestra al periodista Pedro Feixas información del caso.
Alba Feixas
Fernando José Martín, muestra al periodista Pedro Feixas información del caso.
Cuatro días después de nacer Antonio Martín, su madre, Rosa del Carmen, y toda su familia se enteraron de que había muerto en el Hospital Clínico de Granada, y 51 años después, Fernando José Martín, su gemelo, cree tener razones de peso para pensar que su hermano sigue vivo. 
 
Fernando José, vecino de la localidad granadina de Alhendín, lleva varios años buscando a su hermano gemelo, del que fue separado momentos después de nacer en un hospital de la capital granadina. 
 

A Fernando le han confundido varias veces con otra persona con su misma fisonomía, lo que le hizo sospechar

Todo empezó hace un par de años, cuando diversos amigos y familiares empezaron a confundir a otra persona de su misma fisonomía con el propio Fernando, incluso le han llegado a ver en lugares en los que no había estado. 
 
Según ha explicado Fernando, la última vez que lo confundieron fue hace apenas unas semanas, cuando una sobrina suya lo vio en compañía de otra persona en un bar muy concurrido del municipio. 
 
Al intentar en varias ocasiones saludar a su tío y ver que éste no le hacía caso, llegó a pensar que podría haber ocurrido una pelea familiar y por eso su tío no le contestaba. 
 

Fernando José Martín, busca a su hermano tras tener indicios de que puede seguir vivo. Alba Feixas

Pero no es la única ocasión en la que supuestamente reconocen a Fernando: en otras circunstancias, en un centro comercial de Granada, un "buen amigo" suyo le saludó pensando que era él. 
 
Lo mismo que le ocurrió al propietario de un restaurante de Plaza Nueva de Granada, amigo también de Fernando, o a otro que le saludó en la puerta de la Delegación de Hacienda de Granada pensando que era él. Todas estas coincidencias y alguna más le llevan a pensar que su hermano Antonio está vivo y podría vivir cerca. 
 
Fernando ha decidido poner el asunto en manos de la Policía Nacional, que investiga el caso, y también se ha animado a buscar documentos que le aporten alguna pista sobre el paradero de su hermano.  Tan solo encontró "incongruencias y falta de datos", ya que no existe ninguna acta de fallecimiento ni nada que certifique la muerte de su hermano gemelo. 
 
La historia de estos dos gemelos se remonta al 7 de octubre de 1965. Aquel día, una joven, Rosa del Carmen Martín, de apenas 26 años y embarazada, se dirigió al Hospital Clínico de Granada. Fernando José fue el primero de los hermanos en nacer y le fue entregado a la madre minutos después del parto, mientras que el segundo, Antonio, fue llevado a la incubadora. Fernando relata que la explicación que le dieron a su madre es que "perdió mucha sangre durante el parto" y que lo mejor era que se llevara a uno solo de los gemelos a su casa para recuperarse, mientras que el otro estaría bien cuidado en la incubadora.  Durante cuatro días, hasta el 11 de octubre, el padre y otros familiares fueron al hospital a ver al pequeño Antonio en la incubadora, al que aseguran encontrarlo sano, pero la sorpresa se produjo el día 12, cuando al volver al hospital para recogerlo por fin le comunican que el niño ha fallecido. 
 
Sin poder creerlo, pidieron el cuerpo del niño para enterrarlo en su población natal, y ante la insistencia de la familia, les dijeron que no pueden verlo porque lo habían trasladado al Instituto Anatómico Forense de Granada por si había "pillado alguna enfermedad contagiosa en la incubadora". 
 
Fernando cuenta que sus padres fueron perdiendo las esperanzas de recuperar el cuerpo de su hijo, y que incluso tras tres meses pidiendo algún documento que acreditara que Antonio estaba muerto llegaron a amenazarlos con denunciarlos a la Guardia Civil por poner en entredicho a los facultativos. Les dijeron que "lo mejor que hacían era olvidarse del hijo muerto y dedicarse al otro, que estaba muy bien". 
 
Años más tarde, Rosa del Carmen tuvo dos hijas más, pero jamás olvidó la historia de su hijo desaparecido, a pesar de que lo buscaron durante mucho tiempo, al igual que hace ahora Fernando, que no pierde la esperanza de encontrar a su hermano en algún momento.