Piropos poéticos
Artículo de Joan Carles March

'Lecciones en tiempos de verano del Covid-19'

Ciudadanía - Joan Carles March - Domingo, 31 de Julio de 2022
Una referencia internacional en Salud Pública, como es Joan Carles March, nos ofrece este excepcional artículo, que te recomendamos, en el que sintetiza un decálogo certezas que deja la pandemia del coronavirus. Frente a negacionistas y conspiranoicos, información con rigor y de calidad.
Un grupo de turistas descienen por la Cuesta de Gomérez.
TOM LEIF EGGERT
Un grupo de turistas descienen por la Cuesta de Gomérez.

1. El virus no ha dejado de evolucionar. En el principio fue el virus de Wuhan. Los virus mutan, sobre todo, aquellos cuyo material genético consta de ARN, como es el caso de los coronavirus. Las previsiones sobre la mutación del virus comenzaron a materializarse en abril de 2020, con una variante D614G que contenía una mutación puntual en la proteína Spike del virus, responsable de reconocer las células humanas e infectarlas. Hasta ahora cinco de ellas se han considerado de preocupación por la OMS, llamadas Alfa, Beta, Gamma, Delta y Ómicron. Beta y Gamma fueron minoritarias. Alfa fue explosiva, un 50% más transmisible, y otro tanto ocurrió con Delta. Y por fin llegó Ómicron. La que hasta ahora ha barrido a todas las demás, excepto a Delta. Y en Ómicron han aparecido varios sublinajes.

2. Las primeras infecciones fueron en el mercado de Wuhan: Un estudio concluye que las primeras infecciones por coronavirus se produjeron en el mercado de Wuhan (epicentro de la pandemia), donde se vendieron animales salvajes susceptibles al virus. Se acaban de publicar en Science un par de artículos que demuestran el origen zoonótico del SARS-CoV-2 y su relación con el mercado de animales vivos de Wuhan, por lo que la hipótesis más probable sigue siendo su origen natural. En uno de ellos, se proporcionan evidencias de que el mercado de Wuhan fue el epicentro de la pandemia de COVID-19 y sugiere que el SARS-CoV-2 probablemente surgió del comercio de animales vivos en China. Los datos sugieren que el patrón de extensión del brote fue como un terremoto, comenzó en el epicentro (el mercado de Wuhan) y se fue extendiendo de forma radial. No conocemos, por tanto, todavía la especie animal que pudo actuar como reservorio del virus o intermediaria, pero no hay duda de que en el mercado de Wuhan hubo animales infectados por SARS-CoV-2. Por tanto, el SARS-CoV-2 tuvo un origen zoonótico múltiple, aunque desconocemos todavía cuáles podrán ser esos animales.

3. Las vacunas son efectivas frente a la hospitalización y muerte: Millones de personas han evitado hospitalización y muerte por COVID19. Dosis de refuerzo en >50 años: 90% efectividad frente a mortalidad. Efectividad del 83% en menores de 5-11 años frente a hospitalización. Esperamos alguna vacuna que mejore los excelentes resultados de las actuales.

4. Las mascarillas han evitado miles de infecciones: Los resultados de un estudio demuestran que la obligatoriedad de llevar mascarillas se asoció con tasas más bajas de muertes por Covidd-19 en comparación con países sin obligatoriedad de llevar mascarillas.

5. El virus infecta e incluso reinfecta. Las personas infectadas con Ómicron pueden reinfectarse con subvariantes. Una de las tantas incógnitas del contagio del Covid-19 es su reinfección. Tras más de dos años de pandemia, muchas personas han notificado que han vuelto a pasar por segunda e incluso por tercera vez este virus. De hecho, un reciente estudio acaba de llegar a la conclusión de que la reinfección Covid es "relativamente común" con las variantes Ómicron, lo que quiere decir que la infección inicial no genera una inmunidad duradera. Los altos niveles de reinfección en la ola de Ómicron (estimamos que el 18 por ciento de todos los casos de esta variante se habían infectado previamente, aunque no necesariamente se habían informado) apuntan a eventos de reinfección que dominan la dinámica futura de Covid-19.

6. El Covid-19 larga o Covid persistente es preocupante: Un estudio identifica hasta 62 síntomas diferentes asociados a la post infección: anosmia, pérdida de cabello, tos, y pérdida de libido entre otros. Además, se describe un riesgo asociado a comorbilidades y aspectos socioeconómicos.

7. Se sabe que la segunda dosis de refuerzo reduciría el riesgo de mortalidad en >50 años: 90% efectividad frente a mortalidad. Efectividad del 83% en menores de 5-11 años frente a hospitalización. España administrará la 4 dosis de vacuna (2 refuerzo) a partir del 15 de septiembre en >80 años.

8. Vacunarse tras pasar el Covid19 reduciría hasta en un 50% riesgo de reinfección: ¿Tras sufrir Covid19 es efectiva la vacunación frente a la reinfección? Un estudio en casi 100.000 personas sugiere que la vacunación reduciría hasta un 49% el riesgo de reinfección. Y, además, es importante saber que en un estudio se ha encontrado que el 97,4% de la población > de 5 años tiene anticuerpos frente al coronavirus, por infección o vacunación. El 40% de las personas que han pasado la infección por coronavirus no ha sido diagnosticadas “oficialmente”. El 80% de los > de 30 años tienen anticuerpos por infección, son la población que más se ha infectado. Casi el 57% de la población tiene anticuerpos por infección y vacunación: inmunidad hibrida. En > de 80 años, solo el 25% tiene anticuerpos por infección: se han protegido por las vacunas.

9. BA.5 sigue expandiéndose globalmente: Interesante estudio sobre la actual variante BA.5 nos dice que daría lugar a más riesgo de reinfección que BA.2. Un nuevo informe de la variante BA.5 de Portugal indica una tasa más alta de hospitalización (> 3 veces) que BA.2, después de la vacunación y de refuerzo, junto con un riesgo significativamente mayor de reinfección. VE vs hospitalización reducida del 93% (BA.2) al 77% (BA.5) Las vacunas siguen proporcionando protección frente a COVID19 grave. Efectividad de dosis refuerzo: 77% frente a hospitalización; 88% frente a muerte. La enorme trasmisibilidad e infectividad de la variante BA.5 está aumentando las infecciones en todo el mundo, incluso en países (Japón, Nueva Zelanda) que mantuvieron el virus a raya en oleadas anteriores.

10. Un estudio (>428.000 personas por grupo) observa que la enfermedad cardiovascular aumenta tras sufrir Covid19 (derivada de embolias pulmonares y trombosis venosas). La incidencia de diabetes es elevada a las 12 semanas de la COVID19, para luego descender.

Cómo dice The Guardian, las epidemias no son una serie de eventos biológicos discretos que simplemente pasan a la historia con la desaparición de la enfermedad. Son también crisis morales, que ponen a prueba los límites de la cohesión social y de la confianza, fundamentales para una buena resolución de la pandemia. Como estamos viendo en la pandemia de la Covid-19, el proceso final es un período de ajuste de cuentas moral, con discusiones sobre "lecciones aprendidas" y la elaboración de narrativas que presentan héroes y villanos.

La realidad es que estamos en medio de un proceso en el que los expertos sanitarios debaten cuáles son las tasas de infección aceptables, los políticos debaten las implicaciones de levantar las restricciones y debatimos con nuestros familiares, amigos y vecinos cuál es la mejor manera de vivir nuestras vidas. Esperemos que pronto podamos cambiar de registro. Aún no es posible porque el virus sigue generando muchas muertes, demasiadas.