Sanidad Pública de Andalucía, en las mejores manos

Los MIR posponen al 11 de mayo el inicio de la huelga indefinida en las urgencias de Granada

Ciudadanía - Europa Press - Miércoles, 25 de Abril de 2018
El paro, en protesta por las "precarias condiciones" que sufren durante las guardias, iba a empezar este viernes.

Los Médicos Internos Residentes (MIR) han pospuesto al 11 de mayo el inicio de la huelga indefinida en las Urgencias Hospitalarias del Área de Salud de Granada que habían convocado inicialmente a partir del 27 de abril, por "las precarias condiciones" en las que se ven "obligados a atender a los pacientes durante las guardias".

Según han informado a Europa Press fuentes del colectivo, la huelga "no se desconvoca", sino que se "pospone" por "un problema formal en el documento de la convocatoria". El cambio se produce después de que se hayan reunido en estos dos últimos días con responsables de los hospitales de Granada para analizar su situación.

Las mismas fuentes han señalado que, tras un último encuentro "sin avances importantes", el aplazamiento de la huelga "puede ser una oportunidad para seguir en negociaciones con más tiempos", y que la próxima reunión con las gerencias de los hospitales está prevista para el próximo miércoles 2 de mayo.

El colectivo precisa que la huelga arrancará previsiblemente a las 15,00 horas del 11 de mayo, con el objetivo de "mejorar las precarias condiciones" en las que se ven "obligados a atender a los pacientes durante las guardias de urgencias".

Según relatan, es frecuente que las lleven a cabo con "una desmesurada carga asistencial y sin la docencia ni la supervisión efectiva que se requiere para garantizar la seguridad de los pacientes, una calidad asistencial digna, el cumplimiento de la normativa y legislación vigente y su contrato formativo".

Advierten de que esta situación "no viene de nuevo", puesto que desde hace años se ha hecho llegar a las responsables médicos y docentes las distintas problemáticas que generan unas guaridas de urgencias que califican de 'low cost', "mantenidas con mano de obra en formación, sin el personal especialista suficiente para poder garantizar su supervisión".

De hecho, sostienen que en Granada, "en menos de diez años ha habido dos convocatorias de huelga de residentes, esta sería la tercera" y que estas problemáticas "no suceden en otras urgencias de hospitales de referencia del Estado, donde a pesar de una alta carga asistencial y la naturaleza propia de las urgencias se garantiza unas condiciones de trabajo dignas y una correcta supervisión de todos los médicos residentes".

Los MIR confían no obstante en que se busquen soluciones a través de la negociación para unas "guardias dignas" en las que puedan obtener una "formación y supervisión de calidad" y que "no sea necesario llegar a realizar la huelga".

Consulta su manifiesto:

Estas son las reivindicaciones del colectivo, que ha difundido a través de un comunicado:

1. "Solicitamos un ​ aumento permanente del número de adjuntos de guardia en los servicios de urgencias, que garantice un ratio un residente de primer año un adjunto con dedicación absoluta en la tarea asistencial y formativa con ese residente, sin otras cargas asistenciales ni resultados. Ni sin disminuir el número de adjuntos en otras áreas de urgencias.

2. Solicitamos que los ​ pacientes estén asignados a los adjuntos de referencia de todos los residentes, no a los residentes o su consulta,tal y como sucede con los pacientes de la mayoría de servicios donde nos formamos.  

3.Solicitamos que el programa informático de atención a la surgencias hospitalarias no permita, bajo ninguna excepción, que se puedan dar altas o bajas a nombre de un residente de primer año.  

4. ​ Solicitamos que durante ​los primeros meses de residencia, el residente de primer año deba  localizarse en la misma consulta/espacio de trabajo médico que su adjunto de referencia, adquiriendo poco a poco una mayor autonomía hasta poder valorar a los pacientes sin la necesidad de la presencia directa del adjunto en la misma consulta. En ningún momento un residente de primer año valorará sin un adjunto en la consulta a un paciente de prioridad dos durante sus primeros seis meses de residencia. 

5. ​ Solicitamos un sistema de triaje más eficaz y efectivo. Una herramienta rápida con un buen valor predictivo de gravedad, ​dotado de los recursos adecuados ​que permitan al equipo sanitario la​ toma de constantes vitales a todos los pacientes, evaluando correctamente el riesgo clínico inmediato de los mismos. Cuanto más preciso sea el triaje más se garantiza la seguridad del paciente, la calidad asistencial y una correcta clasificación que facilite la asunción progresiva de responsabilidades. 

6. ​Requerimos que ​los pacientes que pasen a salas de cuidados y observación (sillones, camas y sala de pacientes frágiles) sean responsabilidad de losmédicos adjuntos que se encuentran en dichas salas​, entendiendo que son pacientes con mayor riesgo de complicaciones y de mayor complejidad, cuyo estado y tratamiento debe de ser revisado periódicamente por un médico adjunto, no por el médico residente que se encuentra atendiendo otras urgencias y físicamente a una distancia considerable. 

7.​ Al inicio del turno ​los médicos residentes“de puerta” no deben responsabilizarse de pacientes que ya han sido valorados previamente en el turno anterior,y que por lo tanto están​ a la espera de evolución,​ de interconsulta o de solicitud ​ o resultado​ de pruebas complementarias.  

8.​ Solicitamos un​ ‘pase de guardia’ (momento en el que los pacientes pasan a ser responsabilidad de los nuevos profesionales que sustituyen a los que han finalizado su jornada) de carácter ​docente y formativo. Y dentro del horario laboral, ​finalizando toda actividad asistencial en ese momento. Nos parece imprescindible que en este espacio se establezca una comunicación óptima y funcional entre los facultativos adjuntos de urgencias y los residentes que facilite el aprendizaje y la optimización de nuestro trabajo. 

9. Solicitamos que ​se respete nuestro horario laboral, al igual que ​nuestros turnos de comida y cena (que deben ampliarse a una hora cada uno de ellos), ​ así como de descanso nocturno mínimo. Dichos turnos de descanso deben ser equitativos, acordados y establecidos previamente entre médicos adjuntos y residentes. Dado que ningún circuito de las urgencias debe quedar bajo la responsabilidad exclusivamente de residentes, solicitamos que en cada uno de esos turnos de descanso haya al menos un adjunto de presencia física en cada área asistencial.Durante dichos turnos de descanso el sistema de clasificación no debe asignar pacientes al residente. 

10. ​Solicitamos establecer un máximo de guardias obligatorias y que las guardias hospitalarias no interfieran en la posibilidad de realizar guardias en otros servicios,en las vacaciones o en las rotaciones externas. 
 
11. ​Solicitamos ​eliminar la figura del “retén” o del “residente localizado” sin contraprestación económica,ya que la actividad asistencial de los servicios de urgencias debería estar garantizada independientemente del personal en formación.  
 
12.  Consideramos imprescindible nuestra ​participación de manera activa en los análisis y las propuestas organizativas ​que afecten nuestra actividad asistencial y nuestra formación, dado que los médicos residentes son también personal facultativo y realizan una importante labor en los servicios de urgencias.  
 
13. ​Requerimos e instamos a impulsar reformas organizativas y estructurales que garanticen la intimidad y acompañamiento de familiares durante nuestra asistencia sanitaria y que fomenten la ​ docencia, el trabajo en equipo y el compañerismo entre los profesionales sanitarios de los servicios de urgencias".