Ven, conoce la provincia de Granada.
Ante un amplio despliegue de la Guardia Civil que cortó los accesos

La movilización ciudadana logra parar el desahucio de María José y Fernando

Ciudadanía - J.I.P. - Viernes, 17 de Noviembre de 2017
La gran movilización ciudadana, liderada por Stop Desahucios 15M, secundada por otras organizaciones comprometidas, e institucional ha logrado in extremis parar, de momento, el desalojo de María José y Fernando, y de sus tres hijos, de su vivienda en Las Gabias, que quería ejecutar la Caja Rural de Granada.
La pareja saluda desde el balcón de la vivienda tras parar el desahucio.
@JoseMorenoji
La pareja saluda desde el balcón de la vivienda tras parar el desahucio.

Desde primeras horas de la mañana, un gran número de activistas, ciudadanos y representantes de todos los partidos, salvo el PP, se concentraron ante la vivienda de la pareja, a la que la Caja Rural negó reiteradamente llegar a un acuerdo para pagar la deuda, ante un fuerte despliegue de la Guardia Civil, que llegó a cortar la carretera de acceso hasta la zona donde residía la pareja y dificultaba el acceso peatonal.

En la vivienda, medio centenar de personas han pasado la noche con la pareja.

Representantes institucionales y de la plataformas acompañan a la pareja en la vivienda. @MAGUBLAS

Después de la incertidumbre de los últimos días, en la que Stop Desahucios acampó en la Plaza del Carmen para visibilizar la amenaza de desalojo sobre la pareja, un portavoz de los concentrados, a las puertas de la vivienda de María José y Fernando, anunció que se paralizaba el lanzamiento, lo que fue recibido con júbilo por los concentrados.

A las 11.00 horas en punto, hora en la que estaba señalada la ejecución del desahucio por parte de la Caja Rural de Granada, funcionarios judiciales se personaron en la vivienda, llena de amigos de la pareja, activistas y representantes institucionales. En un aparte, mantuvieron una reunión con Fernando y la abogada de la pareja.

Momento de tensión. Mientras los funcionarios judiciales abandonaban la casa, la abogada comunicaba la paralización del lanzamiento. Momentos de júbilo en la vivienda. Rápidamente se comunicó al exterior, donde unas doscientas personas permanecían concentradas.

Se había conseguido parar el desahucio de una pareja, María José y Fernando, como tantas y tantas otras, a la que la crisis le asestó un durísimo golpe. Regentaba un taller que trabajaba para empresas constructoras. Todo iba bien, hasta que comenzaron a adeudarle las empresas para las que trabajaba. Hasta 800.000 euros que no le pagaban. Una tragedia. Otra familia de clase media, derribada por una crisis, cuyas consecuencias se seguirán sufriendo.

La Caja Rural de Granada, una cooperativa de crédito, se adjudica la vivienda en subasta por 115.000 euros, pero le ha estado reclamando para no ejecutar el lanzamiento, 225.000 euros.

La entidad no atiende a razones. En las reuniones, no le dan por escrito papel alguno. La pareja quiere pagar. Y ha ofrecido pagar 15.000 euros ahora, una cuota mensual de 400 euros, y otros 15.000 euros dentro de un año, para ir asumiendo el precio de recompra de la subasta. Pero la Rural lo fue rechazando. O pagaban antes de hoy los 225.000 euros, o eran echados de su vivienda.

Un apoyo decisivo

A la pareja acompañaban en la vivienda, cargos públicos de todos los partidos, menos del PP, con la alcaldesa de Las Gabias, Vanessa Polo, y representantes de los grupos municipales, así como, entre otros, el parlamentario andaluz de Podemos Jesús de Manuel o la concejala de Vamos, Granada de la capital, Marta Gutiérrez.

A las movilizaciones de últimos días para tratar de frenar el desahucio, se unió institucionalmente el Ayuntamiento de Granada, con una declaración firmada por los portavoces de todos los grupos, la Diputación de Granada, así como el Defensor de la Ciudadanía de Granada, Manuel Martín.

Desde las seis y media de la mañana, un fuerte operativo de la Guardia Civil acordó la vivienda y la zona. Hora y media más tarde, cortaron la carretera y un fuerte cordón dificultaba el acceso a pie a la vivienda. Pese a ello, unas doscientas personas, pudieron concentrarse. Hasta a la alcaldesa de Las Gabias y los portavoces de los grupos se les impidió el paso, hasta que los responsables del operativo permitieron su paso.

Ahora es el momento de que la Caja Rural se siente a negociar y plantee una alternativa razonada.

Gracias a los activistas y a la movilización, a la presión ciudadana se ha conseguido frenar sine dia un desahucio. Pero siguen y siguen ejecutándose.