Un verano en el Parque de las Ciencias.
La calidad del aire ha sido 'muy mala' en todas las estaciones de medición de la provincia

La nube de polvo sahariano deja niveles extremos de polución y lluvia de barro

Ciudadanía - J. M. M. - Jueves, 23 de Febrero de 2017
La contaminación procedente del norte de África ha elevado enormemente en los últimos días los niveles de partículas en suspensión en Granada, especialmente el miércoles, aunque la aparición de la lluvia, convertida en barro, ha evitado que la situación de polución extrema se prolongue
Calima de contaminación sobre Granada este miércoles.
IndeGranada
Calima de contaminación sobre Granada este miércoles.

Coche cubierto de barro, este miércoles en Granada. INDEGRANADA

El cielo de Granada se ha cubierto estos días de una calima que impedía ver el sol, hasta que llegó la lluvia. No eran nubes ni niebla, sino polvo sahariano que ha ido cubriendo buena parte del sur de España.

Esa nube de polvo sahariano ha hecho que se eleve notablemente el nivel de contaminación del aire por partículas en suspensión. La calidad del aire en Granada pasó de ser 'admisible' el lunes, a calificación de 'mala' el martes y 'muy mala' ayer miércoles, según los informes diarios de la Consejería de Medio Ambiente. 

Así lo mostraban todas las estaciones de medición de la provincia, excepto la de Palacio de Congresos, que no ofreció datos de partículas en el informe. Pero sí la de Granada-Norte, en Luis Miranda Dávalos, como la de Armilla (Ciudad Deportiva) y la de Motril.

 

Informe de calidad del aire de la Consejería de Medio Ambiente de este miércoles.

La concentración de partículas en suspensión llegó este miércoles a los 250 microgramos por metro cúbico en la estación de Armilla y 248 en la de Granada-Norte. Se trata de niveles que son cinco veces superiores al máximo que establece la legislación para proteger la salud humana, cuyo tope es de 50 microgramos/m3 de media diaria. 

Los niveles de partículas se mantuvieron en niveles extremos durante buena parte del miércoles. 

Vista desde Monahcil de la nube de polvo sobre el área metropolitana. indegranada

Granada sufre cada cierto tiempo episodios de polución por polvo sahariano, como otras zonas del sur peninsular, pero en el área metropolitana, por su ubicación frente al macizo de Sierra Nevada, que hace de pared y frena los vientos, se mantiene más tiempo y provoca una mayor contaminación, lo que la convierte en una de las zonas españolas más afectadas por las partículas en suspensión y también por dióxido de nitrógeno (NO2) procedente del tráfico y las calefacciones, con los niveles más elevados de Andalucía. 

La calima se instaló en la atmósfera granadina en ausencia de nubes, aunque por la tarde hizo aparición una tímida lluvia, convertida en barro que, junto con el viento ha evitado que la concentración de partículas llegue a niveles extremos.

Para hoy jueves se anuncia más lluvia a lo largo del día, una agua que, mezclada con el polvo sahariano, no hará más que llenar de barro los vehículos. De hecho, ayer ya se podían ver vehículos ensuciados por ese polvo que inundaba el cielo granadino. 

 

Las partículas, un problema de salud

Según la Organización Mundial de la Salud, "la contaminación con partículas conlleva efectos sanitarios incluso en muy bajas concentraciones; de hecho, no se ha podido identificar ningún umbral por debajo del cual no se hayan observado daños para la salud". Las partículas más perjudiciales para la salud son las de 10 micras de diámetro, o menos (≤ PM10), "que pueden penetrar y alojarse en el interior profundo de los pulmones. La exposición crónica a las partículas agrava el riesgo de desarrollar cardiopatías y neumopatías, así como cáncer de pulmón".

Ecologistas en Acción añade que "hoy día los científicos consideran que las partículas en suspensión, que abarcan un amplio espectro de sustancias orgánicas o inorgánicas, dispersas en el aire, son el problema de contaminación ambiental más severo, por sus graves afecciones al tracto respiratorio y al pulmón".

Más información sobre contaminación en Granada: