Acude al partido internacional de fútbol sub-21 España-Rumanía

El PSOE-A acusa a Junta de "mentir" sobre las listas de espera y le exige que aclare si tiene intención de "privatizarlas"

Ciudadanía - Europa Press - Martes, 5 de Marzo de 2019
Antonio Ramírez de Arellano.
PSOE
Antonio Ramírez de Arellano.

El PSOE-A ha acusado este martes al nuevo Gobierno andaluz de "mentir" sobre las listas de espera en la sanidad pública andaluza y le ha pedido que aclare si su intención es "privatizarlas".

En rueda de prensa, el delegado de Universidades del PSOE-A, Antonio Ramírez de Arellano, se ha pronunciado así después de que el Ejecutivo de PP-A y Ciudadanos (Cs) haya acusado este martes al anterior gobierno socialista de "ocultar" en las listas de espera de pacientes pendientes de intervención o de acudir a consultas de especialistas a unos 500.000 andaluces, toda vez que las mismas contienen al "doble de personas de las que reconocía el PSOE-A", concretamente un total de 843.538 andaluces.

Ramírez de Arellano ha denunciado que el Gobierno andaluz está poniendo "en tela de juicio la profesionalidad del personal del Servicio Andaluz de Salud", puesto que es absolutamente "imposible e inviable" que desde el sistema andaluz de salud se oculten datos al sistema nacional: "Es completamente imposible porque es completamente ilegal".

Asimismo, ha señalado que el consejero de Salud, Jesús Aguirre, sabe perfectamente que Andalucía tiene de los "mejores indicadores" de España en cuanto a la tasa de pacientes pendientes, al porcentaje de pacientes con más de seis meses de espera o en relación con la demora media, con parámetros por debajo de la media del país.

Ha insistido en que las manifestaciones del Gobierno andaluz son "preocupantes porque se pone en tela de juicio el funcionamiento del sistema desde la perspectiva de la información, algo que está regulado normativa y legalmente".

Según los datos facilitados por Ramírez de Arellano, la tasa andaluza de pacientes que aguardan una intervención quirúrgica es 8,15 pacientes por cada mil habitantes, frente a los 12,95 pacientes por cada mil habitantes de la media española. Ha añadido que en Andalucía hay 66.000 pacientes que esperan una intervención quirúrgica, lo que supone el 11,23 por ciento del total nacional, mientras que hay 222.000 esperando una primera consulta de especialista, lo que representa una tasa de 27,69 pacientes por cada mil habitantes, frente a una tasa de 43,06 pacientes por cada mil habitantes de la media española.

"En todos los indicadores estamos mejor que en el resto de España", según Ramírez de Arellano, quien ha señalado que el Gobierno andaluz tendrá que "demostrar" los datos que está dando porque detrás de ellos hay una "acusación muy grave a los profesionales sanitarios".

Asimismo, se ha preguntado qué intenta justificar el Gobierno andaluz cuando saca esos datos: "¿Ya están pensando en privatizar las listas de espera y quieren generar alarma para tener una justificación?", según ha planteado.

Subasta de medicamentos

En cuanto a la subasta de medicamentos, ha indicado que llama la atención que el Gobierno andaluz diga que va a sustituir progresivamente ese sistema, vigente hasta el año 2020, por otro de "compra centralizada" del Ministerio de Sanidad. "La subasta de medicamentos nada tiene que ver con el planteamiento que están haciendo", según ha apuntado Ramírez de Arellano, quien ha recalcado que el Ejecutivo andaluz sólo intenta "distraer" con esta cuestión ante la imposibilidad de cumplir con su promesa electoral.

Ha insistido en que, aunque el Gobierno andaluz pretenda hacer ver con esto que está cumpliendo una promesa electoral es "exactamente todo lo contrario, reconocer que no pueden cumplir esa promesa electoral" sobre la eliminación de la subasta de medicamentos, porque están hablando "de dos cuestiones absolutamente distintas".

Según ha explicado Arellano, la subasta de medicamentos se refiere a proveer de medicamentos a farmacias, mientras que la compra centralizada que tiene el ministerio está realizado con la adquisición de "material fungible sanitario, de determinadas especialidades farmacéuticas que van directamente a los hospitales o con el tema de las vacunas".

Ha indicado que la compra centralizada del ministerio siempre se puede acudir, pero que Andalucía no lo hacía en el pasado porque no era conveniente desde el punto de vista económico o técnico, puesto que, entre otras cuestiones, se podía perder la autonomía de actuación en materia de vacunas. Ha señalado que ese sistema de compra centralizada siempre ha estado más bien pensado para comunidades pequeñas, con pocos habitantes, que pueden encontrar unas condiciones económicas ventajosas a la hora de comprar medicamentos o productos sanitarios.