Seamos ejemplares

Sindicatos condenan el asesinato machista ocurrido en Granada y llaman a redoblar esfuerzos para combatir la violencia hacia las mujeres

Ciudadanía - IndeGranada - Lunes, 10 de Febrero de 2020
Concentración a las puertas del edificio sindical de CCOO y UGT.
CCOO
Concentración a las puertas del edificio sindical de CCOO y UGT.

CCOO y UGT muestran su repulsa al asesinato por violencia de género ocurrido en Granada

Delegadas y delegados de UGT y CCOO Granada se han concentrado esta mañana ante la sede de los sindicatos para condenar de forma enérgica el asesinato de una mujer, este pasado  sábado, a manos de su ex pareja, en Granada. Se trata del segundo caso de violencia machista con resultado de muerte de 2020 en Granada, del total de 10 mujeres asesinadas en España en lo que va de año.

Al término de la concentración, Clara Castarnado, adjunta a la Secretaría de la Mujer de CCOO Granada, ha afirmado que no pueden seguir siendo asesinadas más mujeres, "es una realidad tan cruel y dramática que exige del compromiso y el esfuerzo del conjunto de administraciones". 

'Queremos una sociedad donde la violencia machista no tenga cabida, en la que se imponga la libertad y el respeto de los derechos humanos y donde a las mujeres se les facilite el proceso de denuncia para que no tengan miedo y se sientan protegidas'

"Queremos una sociedad donde la violencia machista no tenga cabida -ha destacado la responsable sindical-, una sociedad en la que se imponga la libertad y el respeto de los derechos humanos, donde a las mujeres se le facilite el proceso de denuncia en el que no tengan miedo a quedarse sin recursos, y a sentirse protegidas por quienes deben velar por su seguridad". Por todo ello, CCOO ha denunciado que "la Junta de Andalucía haya dejado sin apoyo económico a 241 proyectos en materia de igualdad de género, de exclusión social y de erradicación de la violencia machista". "Hay responsabilidades políticas por omisión: no se invierte dinero ni recursos públicos suficientes para erradicar la violencia machista, tenemos una normativa inaplicable por falta de interés de quienes nos gobiernan, hay fallos en la atención, el seguimiento y protección a las víctimas, déficit en la coordinación institucional y policial o entre los servicios sociales, insuficiente número de juzgados de violencia y de unidades de valoración del riesgo, y una falta de formación y de educación en igualdad, y un largo etc.", ha añadido.

Por su parte, Rosa Mª Muñoz, secretaria de Mujer e igualdad de UGT Granada ha querido reiterar su más profundo rechazo a este tipo de violencia machista y el firme compromiso del sindicato con su erradicación, ya que consideran que "es la manifestación más grave, cruel y brutal de la desigualdad entre mujeres y hombres y la discriminación que sufren las féminas en la sociedad". Asimismo, ha hecho un llamamiento a todos los poderes públicos en los diferentes ámbitos político, legislativo y judicial sobre la necesidad inaplazable y prioritaria de llevar a cabo "un tratamiento más eficaz de esta grave lacra social, que afecta e involucra a la sociedad en su conjunto".

"Necesitamos una normativa integral y financiación suficiente de las políticas para erradicar la violencia machista", ha instado la ugestista, señalando la necesidad de que "se alce la voz de forma unánime para visibilizar y denunciar la violencia contra las mujeres, que tiene sus raíces en la desigualdad, en el machismo y en la cultura del patriarcado". "Basta ya de violencia hacia las mujeres, basta ya de soportar esta lacra machista incesante, una barbarie, un sinsentido, un quiebro a nuestros derechos y a la dignidad de todo el conjunto de la sociedad", ha concluido Muñoz (UGT).

Además, denuncian las organizaciones sindicales, continúa el agravamiento de los factores de la violencia estructural: a más desigualdad entre mujeres y hombres, mayor violencia machista. Si las mujeres tenemos menor y peor acceso al empleo, menos recursos económicos y públicos y una posición desigual en la sociedad, también la mantendremos en la pareja.

CSIF Granada también ha guardado esta mañana un minuto de silencio en las puertas de su sede para mostrar su firme condena ante el último crimen machista que tuvo lugar el pasado sábado en el barrio del Zaidín de la capital, donde una mujer de 38 años, maestra en el colegio Isabel La Católica de La Zubia, fue asesinada por su ex pareja. 

La central sindical lamenta este asesinato machista y manifiesta su pesar por este nuevo caso de violencia de género, el noveno registrado en lo que va de año en nuestro país y el segundo en la provincia de Granada, tras el ocurrido el pasado 22 de enero en el municipio de Caniles, donde una mujer de 73 años era asesinada por su pareja.

CSIF urge a convocar y reactivar el Pacto de Estado

La responsable de Igualdad de CSIF Granada, Ascensión Serrano, urge “convocar y reactivar de forma urgente el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, así como redoblar los esfuerzos que se realizan desde las administraciones públicas para combatir esta lacra social, que en esta ocasión ha acabado con la vida de una empleada pública, maestra en este colegio público granadino, que deja consternada a toda la sociedad y a toda la comunidad educativa”.

De igual modo, Serrano hace llamamiento generalizado "a los agentes sociales, políticos y administraciones para sumarse durante los 365 días del año a la lucha contra la violencia de género, educando y denunciando, para lo que el compromiso de la ciudadanía y de los trabajadores y trabajadoras también es fundamental".

Concentración a las puertas de la sede de CSIF. csif

En este sentido, CSIF considera urgente desarrollar estrategias para para poder detectar las posibles situaciones y víctimas de la violencia de género en el ámbito laboral, tanto en el sector privado como en las administraciones públicas. Para ello propone el desarrollo de la figura del delegado/a sindical especializada en igualdad y violencia de género en las empresas.

Este domingo, el sindicato CGT de Enseñanza hizo público un comunicado en el que expresaba su enorme pesar y rechazo absoluto al asesinato. "·Ana era una compañera, natural de Íllora, una maestra joven y con una hija, que trabajaba ahora en La Zubia, y en todas partes era muy querida y respetada", subrayó el sindicato para agregar que una vez más quería dejar constancia de su "repulsa a cualquier forma de violencia contra las mujeres y, en estos momentos desde la rabia y la pena por la gran injusticia cometida, incidir en la necesidad de seguir luchando día a día por la igualdad y en prevención de la violencia machista" .

"¡Basta ya! ¡Ana somos todas!", concluía.