Loading
Campaña Inagra 'Reciclaje de ropa'
La empresa que gestiona la televisión municipal le atribuye hechos de 'suma gravedad'

Fulminante despido disciplinario para el gerente de TG7

Comunicación - Redacción El Independiente de Granada - Miércoles, 2 de Agosto de 2017
La empresa que se encarga de prestar el servicio en TG7 ha procedido a despedir al director-gerente de la televisión municipal, Nicolás Sierra, por la comisión de unos hechos de ‘suma gravedad’ para la compañía audiovisual.
Logo de la siempre polémica televisión municipal de Granada, TG7.
Logo de la siempre polémica televisión municipal de Granada, TG7.

En concreto, la empresa Mediasur, vinculada a Mediapro, procede al “despido disciplinario por transgresión de la buena fe contractual”, según la carta de despido fechada el pasado día 27 de julio, a la que ha tenido acceso El Independiente de Granada, enviada por la productora audiovisual a Nicolás Sierra, director general de TG7, desde su creación, en septiembre de 2009.

Nicolás Sierra, nombrado por el PP, cuando entonces gobernaba con mayoría absoluta el Ayuntamiento de Granada, procedía de Onda Cádiz, la televisión municipal de Cádiz, en tiempos de la popular Teófila Martínez, como alcaldesa. 

La puesta en marcha del nuevo canal suscitó en su día un amplio debate social y entre los grupos municipales, puesto que fue creada por el gobierno del PP tras decidir comprar a Ideal las instalaciones y los equipos técnicos de Teleideal por un importe de 697.850 euros, incluidos en el presupuesto de 1,1 millones de aportación municipal. Equipos que, por la inversión posterior que requirió TG7, fueron sobrevalorados económicamente, según denunciaron PSOE e IU, en la oposición.

La empresa justifica el ‘despido disciplinario’ al argumentar en la carta dirigida a Nicolás Sierra, vinculado al PP, unos hechos de “suma gravedad”.

Así, en la argumentación rememora que cuando Gegsa, la empresa municipal que gestiona TG7, sacó a concurso la producción de la Semana Santa de este año, no informó a Mediasur que se enteró, indirectamente. Aún así, y pese a la forma de actuar de Nicolás Sierra, “totalmente contraria al principio de buena fe contractual, la empresa al haber tenido conocimiento in extremis la existencia de la demanda de servicios y haber conseguido la correspondiente invitación para concurrir al concurso, pudo registrar su oferta de servicios, la cual fue elaborada con rapidez, improvisación, resultando por suerte la empresa adjudicataria del servicio, a pesar de su forma de proceder negligente”.

“Su forma de proceder ha dañado gravemente la imagen y la profesionalidad de la empresa frente a nuestro cliente principal en Granada, Gegsa -Ayuntamiento de Granada- (…) por el hecho de que usted no comunicó esa posibilidad de negocio, no pudiéndose planificar la oferta ni la concurrencia (…) y todo ello a pesar de que usted era conocedor de la existencia de ese concurso”, señala la carta de despido.

“Por todo ello, y además habiendo reconocido usted expresamente que sabía de ese concurso sobre la cobertura de servicios extraordinarios durante la Semana Santa, su conducta de ocultación deliberada de información es una evidente manifestación de la transgresión de la buena fe contractual por su parte y conduce a una auténtica pérdida de confianza, pues no pude entenderse por parte de la empresa que usted actuara del tal modo, ocultando de forma deliberada una posibilidad de negocio para la compañía, cuando esa es precisamente una de las tareas más importantes que tiene encomendadas”, señala carta.

Que sigue: “Demostrando un absoluto menosprecio para con los intereses de la empresa, la actividad productiva y las oportunidades de negocio de la compañía, poniendo evidencia su total deslealtad con la empresa”.

Abunda en lo anterior la carta de despido al subrayar que lo contado anteriormente “pone de manifiesto una forma de actuar premeditada y maliciosa, con clara intención de perjudicar y hacer daño a la empresa”.



TG7, en el continuo foco de la polémica. La televisión municipal ha sido objeto continuo de polémica. Desde críticas por su parcialidad, en la época del PP gobernando en el Ayuntamiento, al nombramiento de la anterior directora, jefa de prensa de la campaña electoral de José Torres Hurtado, o los despido en la plantilla. La nefasta gestión, que obligó al actual gobierno socialista a pagar medio millón de euros por los gastos extra fuera de contrato, finalmente será llevada  la Fiscalía y en concreto la del popular José Antonio Fuentes, como concejal responsable de la televisión municipal en la etapa final del gobierno del PP.

Extralimitarse de sus funciones

Junto a lo descrito, Mediasur suma para su fulminante despido otras causa, como es la extralimitarse en sus funciones.

Lo justifica en que Nicolás Sierra, a pesar de haber recibido órdenes expresas de la empresa de “no negociar condiciones retributivas ni compensaciones por descanso, con los trabajadores” puesto que Nicolás Sierra carecía de “cualquier facultad o potestad para cerrar pactos sobre condiciones de trabajo en Granada”, contraviniendo esas órdenes expresas “decidió, unilateralmente, y sin consultárselo a su  responsable jerárquico directo, un sistema de jornadas extraordinarias y un sistema de turnos de fin de semana, siendo además medidas laborales que no solo no tenían capacidad alguna para instaurar o pactar, sino que no quedaban en ningún caso cubiertas por el presupuesto elaborado por la empresa para el ejercicio de 2017”.

Para Mediasur, la empresa de Mediapro, tales hechos constituyen “un incumplimiento grave y culpable de sus obligaciones como trabajador, tipificada dicha conducta como justa causa de despido disciplinario”.

“Resulta obvio -señala la empresa- que no podemos actuar de ninguna otra forma, sino procediendo a su despido disciplinario (…) a la vista de los hechos descritos y de su intolerable conducta pues resulta evidente que la empresa no puede dejar sin castigo situaciones de desobediencia, transgresión de la buena fe y quebranto grave de la disciplina tan flagrantes como las expuestas y reconocidas por usted mismo, máxime si tenemos en cuenta la elevada posición que ocupa en el organigrama de la compañía en el centro de trabajo de Granada”, concluye la comunicación por escrito.

Más información: