Ven al Parque de las Ciencias
A los 80 años del crimen en Granada

Argentina, el país que amó a Lorca, investigará su asesinato

Cultura - María Andrade - Jueves, 18 de Agosto de 2016
Este 18 de agosto, como cada año de la más reciente historia democrática, la memoria evoca a Federico García Lorca. La próxima madrugada se cumplirán ocho décadas del vil crimen que acabó con la vida del poeta y dramaturgo granadino, hoy universal. Y han sido necesarios 80 años para impulsar la primera investigación judicial en torno a su muerte: en Argentina, en el marco de la causa sobre los crímenes del franquismo en manos de la jueza María Servini.
Estatua de Federico García Lorca en la Plaza de Santa Ana de Madrid, ante el Teatro Español.
Paula V.Martín
Estatua de Federico García Lorca en la Plaza de Santa Ana de Madrid, ante el Teatro Español.

"Me voy con gran tristeza, tanta, que ya tengo ganas de volver. (...) Yo sé que existe una nostalgia de la Argentina, de la cual no me veré libre y de la cual no quiero librarme porque será buena y fecunda para mi espíritu. (...) Hasta la vuelta". 

Con estas palabras, Federico García Lorca se despidió de Argentina, un país al que llegó en octubre de 1933 para una estancia de quince días que se prolongó hasta la primavera del 34. Allí había sido recibido uno de los "exponentes más representativos" de la "nueva literatura, moderna e inquieta" de España.

Y ese país que quedó cautivado por el poeta andaluz y que a su vez dejó huella en Federico, como él mismo reconoció en ese adiós que se escuchó a través de los micrófonos de una radio argentina -recogidas por Ian Gibson y mencionadas en numerosos trabajos sobre la figura y la obra del poeta-, investiga ahora su asesinato.

80 años después del crimen y 83 años después de visitar Argentina.

Es la primera investigación judicial que indagará en los expedientes y documentos que reflejan la versión oficial sobre la muerte del poeta, tras un primer intento del juez Baltasar Garzón, finalmente cortocircuitado y centrado en su momento en las exhumaciones de quienes le acompañaron en ese cruel final del que se cumplen ahora 80 años. Y es posible gracias a la iniciativa de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, que formalizó en abril de este año la denuncia ante la justicia Argentina. 

"Venimos a denunciar el asesinato del poeta Federico García Lorca". Así comenzaba el objeto de la denuncia presentada por la asociación memorialista, representada en este caso por los abogados Ana Messuti y Máximo Castex, y que según confirman distintas fuentes a El Independiente de Granada, ya fue aceptada por la jueza. El objetivo de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica era que la jueza María Servini incorporara el asesinato de Federico García Lorca a la causa que ya instruye sobre los crímenes del franquismo.

Detalle de la denuncia presentada por la Asociación de la Memoria Histórica. 

La base de la investigación es el primer informe oficial sobre García Lorca que ha salido a la luz; un documento guardado hasta la primavera de este año en los archivos del Ministerio del Interior, cuando lo difundió la Cadena SER

Se trata del documento de la 3ª Brigada Regional de Investigación Social de la Jefatura Superior de Policía de Granada, de fecha 9 de julio de 1965, publicado en el Ministerio de Gobernación, Dependencia Política Interior, Expediente 9, Signatura 3309.
"Socialista, por su vínculo con Fernando de los Ríos y otros 'jerifaltes de igual signo político' (sic)" y "masón", perteneciente a la logia 'Alhambra' con el nombre simbólico de 'Homero'.  Así describe ese informe policial a Lorca, donde también se alude a "prácticas de homosexualismo, aberración que llegó a ser vox pópuli". Un expediente que reconstruye la detención en Granada, ciudad a la que había llegado días antes desde Madrid, como se detalla en la denuncia en un fragmento que reproducimos bajo estas líneas: 

"En el lapso de pocos días se practicaron dos registros en su domicilio, a raíz de lo cual se refugió en casa de sus amigos los hermanos Rosales Camacho (antiguos falangistas), donde permaneció hasta su detención, que el documento sitúa entre los últimos días de julio y los primeros de agosto de 1965. Con una orden de detención dimanante del Gobierno Civil, un grupo formado por don Ramón Ruiz Alonso (diputado por la alianza de derechas CEDA), don Juan Trescastro y otros cuyos nombres aparecen tachados en el documento se dirigió al domicilio de los Rosales Camacho, acompañado por uno de los hermanos, que debía franquearles el acceso. La casa había sido rodeada por milicias y guardias de asalto, que habían tomado ostentosamente bocacalles y tejados próximos. 

Una vez efectuada la detención, se condujo a García Lorca a los calabozos del Gobierno Civil. Se interesaron por él, y por su libertad, los hermanos Rosales Camacho y el Jefe Local y el Jefe de Milicias de Falange, además de otras personas cuyos nombres se han ocultado en el documento. Tras entrevistarse con el entonces Gobernador Civil de la provincia, no consiguieron la libertad del detenido pero “obtuvieron la impresión de que ya no corría  peligro la vida de Federico García Lorca”.

A continuación el documento asevera lo más grave de lo ocurrido a partir de ese momento: “se ha podido precisar” que García Lorca fue sacado del Gobierno Civil “por fuerzas dependientes del mismo” y conducido en un coche al término de Viznar, provincia de Granada, junto a otro detenido cuyas circunstancias personales se desconocen, y que en las inmediaciones de un lugar conocido como Fuente Grande “fue pasado por las armas”. Dice el documento que fue “enterrado en aquel paraje, muy a flor de tierra, en un barranco (…) en un lugar que se hace muy difícil de localizar”. Señala la Brigada Regional de Policía que García Lorca estaba “tildado de prácticas de homosexualismo, aberración que llegó a ser vox pópuli”, aunque reconoce que no hay antecedentes de casos concretos en tal sentido.  El documento termina refiriéndose a las “duras recriminaciones” sufridas por la familia Rosales Camacho por haber amparado a García Lorca y al “evidente peligro de una grave sanción de la Autoridad gubernativa” que pesaba sobre algunos de sus miembros, pero “que evitó la Falange granadina”.

La asociación solicitó a la jueza que recabase oficialmente ese expediente y cualquier otra documentación referida a este caso, destacando su importancia para conocer el contexto de crímenes contra la humanidad que investiga ya Servini. Es una diligencia judicial que habrá de formalizarse vía comisión rogatoria al Gobierno español, próximo paso importante en estas investigaciones. Fuentes del Ministerio de Justicia han asegurado a El Independiente de Granada que ese exhorto no se ha recibido aún en España. 

Lorca y Argentina

"El viernes 13 de octubre del año 1933, Lorca llega a la capital argentina, en el Conte Grande cerrando así, con esta visita, el triángulo de las tres significativas ciudades americanas de la época, hecho que dejará poso en el pensamiento del autor y en su obra". Así lo relata en un artículo Milagros Salvador, que se puede consultar en el Centro Virtual Cervantes, bajo el título 'Lorca: Viajero por América. García Lorca desde la Avenida de Mayo'.

Es en un hotel de esa avenida donde se alojaría -el Hotel Castelar, que incluso recuerda esa ilustre visita con una placa en su fachada-; en el Teatro de la Avenida se representan sus obras, con un gran éxito. Imparte conferencias.

En una de ellas, al poco de llegar, como recuerdan crónicas periodísticas de diarios argentinos publicadas para recordar el aniversario de su visita y recuperadas estos días en su página de facebook por la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica, donde se recuerdan una palabras del poeta que son una declaración de intenciones que refleja esa calidez recíproca: 

"El dirigir esta noche la palabra al público no tiene más objeto que dar las gracias bajo el arco de la escena por el calor y la cordialidad y la simpatía con que me ha recibido este hermoso país, que abre sus praderas  y sus ríos a todas las razas de la tierra. (...) Pero a pesar de esto, cuando subía por las ondas rojizas y ásperas de cómo la melena de un león que tiene el Río de la Plata, no soñaba esperar, por no merecer, esta paloma blanca temblorosa de confianza que la enorme ciudad me ha puesto en las manos; y más que el aplauso, agradece el poeta la sonrisa de viejo amigo que me ofrece el aire luminos de la Avenida de Mayo. En los comienzos de mi vida de autor dramático yo considero como fuerte espaldarazo esta ayuda atenta de Buenos Aires que correspondo buscando su perfil más agudo entre sus barcos, sus bandoneones, sus finos caballos tendidos al viento, la música dormida de su castellano suave y los hogares lindos del pueblo donde el tango abre en el crepúsculo sus mejores abanicos de lágrimas"

'Lorca eran todos', se lee en el monolito que recuerda a las víctimas del franquismo en las fosas de Víznar. indegranada

Lorca en la memoria

Mientras se materializa ese avance, se vuelve a recordar al autor. Hace unos días se celebró un homenaje popular a Lorca y representadas en él, todas las víctimas del franquismo. Con la participación de la Asociación Granadina Verdad, Justicia y Reparación y el colectivo Alfacar y Lorca, romero y luna. Un homenaje que recreó 'el último paseo', entre La Colonia de Víznar y Alfacar. 

Esta noche, coincidiendo con el 80 aniversario, se celebrará el tradicional acto en su memoria. Organizado por la Diputación, tres voces femeninas vinculadas al mundo del teatro y de la música recordarán la figura 'poliédrica' de García Lorca: La actriz Gema Matarranz, nominada en 2015 al Premio Max, hará una lectura de textos lorquianos acompañada por el saxofonista Arturo Cid; la cantaora Esther Crisol, junto al guitarrista Alfredo Mesa; y la cantante Nerea Cordero, con Javier Galiana al piano.

Estas tres mujeres pondrán en escena su particular homenaje al poeta, e incluirán en sus intervenciones la luna que no tuvo Federico la noche que lo fusilaron junto al maestro republicano Dióscoro Galindo y los banderilleros Francisco Galadí y Joaquín Arcollas.
 
Además, y coincidiendo con el 20 aniversario del disco 'Omega', con el que Enrique Morente rompió las reglas del flamenco junto a Lagartija Nick, combinando la poesía de Lorca y las partituras de Leonard Cohen, cada una de las artistas interpretará el 'Pequeño vals vienés', el poema de 'Poeta en Nueva York' incluido en el álbum.

Los actos programados arrancarán a las 21.00 horas con la ofrenda floral, lo que dará paso a las intervenciones institucionales.

También la Junta ha recordado su figura, "esencial", en palabras de la consejera de Cultura, Rosa Aguilar, para conformar "un relato común" de la historia. 

Más información: