Un verano en el Parque de las Ciencias.
La Plataforma ciudadana Arqueológico Ya se transforma en la Asociación Amigos del Museo

La reapertura del Museo Arqueológico, ejemplo de la tenaz movilización social

Cultura - Juan I. Pérez - Sábado, 19 de Mayo de 2018
La reapertura este viernes del Museo Arqueológico supone devolver un bien cultural de primer orden a Granada, pero también, el ejemplo de la tenaz y reivindicativa movilización social de la Plataforma ciudadana Arqueológico, Ya, que forzó a las administraciones, aun con años de retraso, a abordar la rehabilitación al fin del histórico recinto.
Una de las habituales concentraciones de Arqueológico, Ya.
Indegranada
Una de las habituales concentraciones de Arqueológico, Ya.

Hay despistados en Granada que conocieron la existencia del Museo Arqueológico por la reivindicación que hace tres años un grupo de valientes con una pancarta en la que se podía leer: “#Arqueológico, Ya. Por la inmediata reapertura del Museo Arqueológico” inició ante las puertas de la Casa de Castril, las mañanas de los sábados.

Por entonces, uno de los museos arqueológicos más importantes de Europa, llevaba cinco años cerrado ante la indiferencia de las administraciones, que obviaron la dramática situación del histórico recinto, pese a las reiteradas advertencias de su director, Isidro Toro.

La acción de aquellos valientes que mes tras mes, soportando las inclemencias del tiempo, fue creciendo para convertirse en una silenciosa protesta en la calle, mientras dedicaban su tiempo libre a reunirse con responsables institucionales, para alertar de la destrucción de uno de los espacios más hermosos, que guarda la memoria de Granada

La acción de aquellos valientes que mes tras mes, soportando las inclemencias del tiempo, fue creciendo para convertirse en una silenciosa protesta en la calle, mientras dedicaban su tiempo libre a reunirse con responsables institucionales, para alertar de la destrucción de uno de los espacios más hermosos, que guarda la memoria de Granada.

Ahora, tras la reapertura, los promotores se sientes agradecidos a quienes les acompañaron en este camino tortuoso con paisajes tan complejos y desconocidos como la administración o la política. Y es de justicia agradecerles a ellos y a ella su decisión, su estoica lucha, inasequibles al desaliento, por un fin que ven cumplido.

Gracias por vuestra ejemplar muestra de ciudadanía. 

Primeros visitantes al Arqueológico, tras ocho años cerrado. P.V.M.

Durante estos tres años, la plataforma ciudadana ha sido preguntada por las razones por la insistencia en reivindicar la reapertura de un museo, además de arqueología. Y son precisamente estas preguntas las que evidenciaban la necesidad de la existencia de lugares como los museos, que sirvan de puntos de expansión de nuevas ideas, generadores de pensamiento y libertad, dinamizadores de la cultura y por tanto de la sociedad en la que se insertan.

En el caso del Museo Arqueológico de Granada, además, los promotores siempre pensaron que aún más desde la perspectiva de que nos enseña quienes somos, y por tanto, debería desarrollar conciencia de quiénes queremos ser.

Durante estos tres años, la plataforma ciudadana ha sido preguntada por las razones por la insistencia en reivindicar la reapertura de un museo, además de arqueología. Y son precisamente estas preguntas las que evidenciaban la necesidad de la existencia de lugares como los museos, que sirvan de puntos de expansión de nuevas ideas, generadores de pensamiento y libertad, dinamizadores de la cultura y por tanto de la sociedad en la que se insertan

Será de esta forma, convirtiendo los museos en centros de vida y manantiales de sensaciones, como lograremos que los ciudadanos aprecien su existencia y por tanto, nunca más sea el silencio la respuesta ante el cierre de cualquiera de ellos.

Que se sienta su pérdida como la amputación de un bien imprescindible para nuestra vida en sociedad.

Bien saben las autoridades que nos representan que esto no puede volver a ocurrir, que su responsabilidad principal es la del cuidado del bien común sin que la atribución de competencias deba ser una excusa para no abordar el problema, sino más bien un acelerante de la solución.

Estos ocho años en los que el Arqueológico ha permanecido cerrado, que sirvan para generar una reflexión acerca de lo ocurrido y se extraigan de ella las conclusiones adecuadas.

En ella por ejemplo, se deberían evaluar cuántos escolares se han quedado sin la visita a su museo, sin sus actividades complementarias dado que el museo es un recurso didáctico que los docentes de Granada no han podido incorporar en su práctica educativa.

Bien saben las autoridades que nos representan que esto no puede volver a ocurrir, que su responsabilidad principal es la del cuidado del bien común sin que la atribución de competencias deba ser una excusa para no abordar el problema, sino más bien un acelerante de la solución

Pero aunque satisfechos, los promotores de la movilización por la reapertura del Arqueológico asumen que si bien es un hito en el camino, queda trecho por recorrer.

Aún hay mucho que hacer en este museo, pues es evidente que debemos seguir avanzando en la ampliación de los espacios, en la recuperación arquitectónica tanto de la Casa de Castril como de la Casa Latorre, en la aplicación de la tecnología para lograr un mejor conocimiento de los valiosas piezas arqueológicas así como en la acertada línea de reflexión iniciada en la búsqueda de soluciones para este y otros museos de la ciudad.

En nuestra opinión esta senda es infinita, pero ha de ser siempre transitada en compañía de la ciudadanía, pues será la actividad social que sea capaz de generar la que establezca de forma más acertada las necesidades y por tanto el dimensionamiento adecuado de las soluciones.

En esta nueva fase que se inicia han decidido con acierto continuar, transformando una plataforma de reivindicación en una asociación de “Amigos del Museo Arqueológico”, cuya labor será la de generar valor añadido a cualquier actividad que desarrolle el museo, así como en la creación de posibilidades y nuevos retos para lograr una mayor implicación de la sociedad, aportando lo que esté en su capacidad para lograr que el museo sea algo más, y sea percibido así por todos los vecinos y vecinas.

Por parte de la plataforma ciudadana, lo que siempre hemos reivindicado es que la reapertura del museo era esencial para que recupere su contacto con la sociedad . Y que permanezca abierto debe ser la condición necesaria para el planteamiento de cualquier alternativa.

En esta nueva fase que se inicia han decidido con acierto continuar, transformando una plataforma de reivindicación en una asociación de “Amigos del Museo Arqueológico”, cuya labor será la de generar valor añadido a cualquier actividad que desarrolle el museo, así como en la creación de posibilidades y nuevos retos para lograr una mayor implicación de la sociedad, aportando lo que esté en su capacidad para lograr que el museo sea algo más, y sea percibido así por todos los vecinos y vecinas.

El Muso Arqueológico al fin ha reabierto sus puertas. Y quedará para siempre como un ejemplo de la necesaria implicación de la sociedad en la gestión de lo público, así como de la lucha tenaz y reivindicativa tan importante en una democracia sana.

Se lo debemos al grupo de valientes que comenzó su lucha hasta el final. Y duele que en una inauguración tan rimbombante, con una presencia masiva de políticos, no tuviera la plataforma un papel protagonista. Se lo merecían, se lo merecen. Se lo merecerán siempre.

Y esa pancarta que soportó indiferencia, lluvia, calor, pero también pasión y lucha, debería formar parte de la memoria colectiva de una ciudad, tan cultural, pero que en materia de museos, precisamente, apenas se preocupó.

Gracias por vuestra lucha.

El Independiente de Granada, que humildemente ha acompañado a la plataforma ciudadana Arqueológico, Ya en este camino, quiere expresar su reconocimiento y admiración a sus promotores y, en especial, a Silvia González y Alberto Donaire, por aportarnos sus reflexiones reflejadas en este artículo.