Ven al Parque de las Ciencias

'Fue hace 50 años'

Blog - Foro de la Memoria - Montserrat Fernández Garrido - Sábado, 8 de Agosto de 2020
Al conmemorarse este año los 50 años de aquella movilización sin precedentes de la clase obrera, la abogada Montserrat Fernández Garrido, nieta de 'Ollafría', recuerda en este artículo la manifestación del 70 de Granada, en la que fueron asesinados tres obreros de la construcción, con una experiencia estremecedora que vivió en las horas posteriores a aquel terrible momento.
Homenaje a los obreros de la construcción, el pasado 2 de julio.
Prensa CCOO
Homenaje a los obreros de la construcción, el pasado 2 de julio.
El 21 de julio de 1970, hace ya medio siglo, fueron asesinados por la Policía Antonio Huertas Remigio, de Maracena, peón de albañil; Cristóbal Ibáñez Encinas, marmolista de Granada; y Manuel Sánchez Mesa, de Armilla, en la manifestación de la huelga de la construcción. Su lucha no fue en vano. Los trágicos sucesos, acallados en la prensa local, dieron la vuelta al mundo, y crearon historia. Lograron derechos que aún hoy disfrutamos. Este es el relato muy espeical de la experiencia en primera persona de Montserrat Fernández Garrido de aquella huelga y sus consecuencias. En la imagen, detalle del monolito en La Caleta, que recuerda a los obreros asesinados.

Era finales de julio de 1970. Mi padre y yo, que vivíamos en Badalona (Barcelona)  fuimos de viaje a Granada, por asuntos familiares ya que todos mis antepasados son de ahí. 

Cada año viajábamos en tren y en él llevábamos una moto con la que recorríamos diversos pueblos, especialmente Colomera de donde era mi madre y Campotejar de donde era mi padre.

Antonio Fernández López, padre de Monserrat Fernández Garrido.

Nos llevamos una gran sorpresa cuando vimos miles de obreros en las calles de la capital. Eran de la construcción. De pronto cientos y cientos de ellos comenzaron a correr tras la policía nacional, lanzándoles ladrillos que tenían amontonados en cada bocacalle, donde otros compañeros los aprovisionaban. Era un espectáculo dantesco pues nunca había visto a los grises corriendo delante de los manifestantes. 

Marchamos de Granada sin saber nada más. Viajamos hasta Campotéjar y visitamos a amigos y familiares lejanos. Ya anochecido tuvimos una visita desagradable. Un conocido de mi padre nos informaba de que la guardia civil del pueblo quería interrogarnos en el cuartelillo, de tan terrible recuerdo para mi padre que había sido torturado por ellos

Marchamos de Granada sin saber nada más. Viajamos hasta Campotéjar y visitamos a amigos y familiares lejanos. Ya anochecido tuvimos una visita desagradable. Un conocido de mi padre nos informaba que la guardia civil del pueblo quería interrogarnos en el cuartelillo, de tan terrible recuerdo para mi padre que había sido torturado por ellos, delante de dos sacerdotes y en 1938 había sido condenado a 12 años y un día de prisión por ser “desafecto al régimen”, pues fue Comisario Político del Partido Comunista. En su sentencia dice que era una buena persona y que no había cometido delito alguno. Que por el contrario, había salvado la vida de varios vecinos de derechas, por lo que en el pueblo se le quería y respetaba por parte de gentes de diversa ideologías. Ese vecino, acompañado de uno de los salvados por mi padre, aseguraron a la Benemérita que nada teníamos que ver con la manifestación y que daban su palabra por nosotros. En ese momento la única militancia de mi padre era vender periódicos del PCE y del PSUC, Mundo Obrero y Treball y no había conexión alguna con el PCE de Andalucía. Y yo no había comenzado todavía a luchar clandestinamente. 

'Ollafría', abuelo de la autora.

No sólo mi padre había sido un luchador y por tanto represaliado, sino que además yo soy nieta de Juan Garrido Donaire, “Ollafría”, hombre de la sierra admirado en la zona. Su mujer, mi abuela Leonor, fue cruelmente torturada y había sido condenada a 8 años de prisión por ser su esposa. Murieron en el exilio, en Bélgica. Y mi madre y sus 5 hermanos también fueron represaliados desde niños. Por tanto debíamos ser personas peligrosas.

La guardia civil decía, como vimos luego también en la prensa, que los “alborotadores atacaron a la policía, que tuvo que defenderse, habiendo resultado muerto un policía nacional”, lo que no era cierto.

'Ollafría' y su mujer, Leonor Martín Pajares, abuelos de Monserrat Fernández Garrido.

No dormimos en toda la noche, asustados por lo que podía pasar en el cuartelillo y de madrugada marchamos del pueblo, tal como nos habían aconsejado. Cuando estábamos a varios kilómetross del pueblo, ya tranquilizados, nos sorprendió el alto de una pareja de la Benemérita. Creían que nuestra moto era pequeña y que no podíamos viajar en ella dos personas. Se confundían, pero nos dieron un buen susto.

No fueron los obreros quienes agredieron a la policía sino que ésta cargó y abrió fuego contra los manifestantes, matando a 3 obreros, de 21, 27 y 43 años. (Los asesinatos quedaron impunes)

Han pasado 50 años y acabo de leer un magnífico artículo de un historiador amigo, Alfonso Martínez Foronda, que explica la verdad: En Granada durante años se preparó esa huelga de la construcción, (la primera en Granada desde la Guerra Civil) especialmente por CCOO, sindicato clandestino entonces. Se exigía un salario base de 240 ptas día, subida lineal, rechazo al trabajo a destajo, jornada de 8 horas y no tener que trabajar todos los fines de semana. Hicieron huelga unos 7.000 obreros y al menos 5.000 fueron a la manifestación, tranquilos, sin preveer lo que se avecinada pues desde los mandos de la represión franquista se ordenó acabar con la lucha. No fueron los obreros quienes agredieron a la policía sino que ésta cargó y abrió fuego contra los manifestantes, matando a 3 obreros, de 21, 27 y 43 años. (Los asesinatos quedaron impunes). Hubo decenas de heridos y sindicalistas detenidos. Los obreros que tiraban ladrillos sólo se defendieron tras la matanza. La dureza de la lucha no fue en balde. Consiguieron el mejor Convenio Colectivo de la época. 

Al volver a Badalona me afilié a CCOO.

Este es un espacio para el recuerdo y el homenaje a las víctimas del franquismo.

Para que nunca se olvide. Para que nunca se repita.

En colaboración con  y las asociaciones memorialistas de la provincia de Granada.

Si no tuviste oportunidad o quieres volver a leerlos, estos son los reportajes del Foro de la Memoria:

​Puedes consultar los reportajes de la primera temporada del Foro de la Memoria en los siguientes enlaces:

También te puede interesar:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen de Montserrat Fernández Garrido

Es abogada y nieta de Ollafría