José Raya Hurtado, el viejo socialista que proclamó la República

Blog - Foro de la Memoria - Silvia González - Sábado, 15 de Agosto de 2020
Silvia González, vocal de Familias e Investigación de la AGRMH, recupera para que nunca se olvide una semblanza de José Raya Hurtado, socialista, "hombre bueno, íntegro, noble y generoso", asesinado por sus convicciones republicanas.
José Raya Hurtado.
Imagen cedida por la familia
José Raya Hurtado.

En la tarde del 14 de abril de 1931, día de la proclamación de la República, tres hombres se dirigen a la multitud que se congrega entusiasmada en los alrededores del Ayuntamiento. Son José Palanco Romero, José Santa Cruz y José Raya Hurtado[1], presidente de la Agrupación Socialista de Granada y uno de los artífices de la conjunción republicano-socialista en Granada[2].

José Raya Hurtado nació en Granada el 19 de agosto de 1871[3]. Casado con Carmen Fajardo y padre de ocho hijos, la familia vivía en la Cuesta de San Gregorio nº 20, una casa “llena de libros”, donde también se encontraba su taller y vendía su anunciado Método de Contabilidad Simplificada “al alcance de todas las inteligencias”.

De profesión tipógrafo, desde muy joven comienza a participar en movimientos políticos, sindicales y de tipo humanista, como el teosófico o la masonería. En 1902 es nombrado Tesorero de la Sociedad tipográfica La Unión a la que pertenece casi una década. Estas sociedades son el germen del Partido Socialista

De profesión tipógrafo, desde muy joven comienza a participar en movimientos políticos, sindicales y de tipo humanista, como el teosófico o la masonería. En 1902 es nombrado tesorero de la Sociedad tipográfica La Unión[4] a la que pertenece casi una década. Estas sociedades son el germen del Partido Socialista.

Pero no solo es uno de los primeros socialistas de Granada; también participa en esa misma época en la Junta Directiva de la asociación republicana que tiene su sede en la calle Tiña, del barrio del Albaicín, donde se imparten clases nocturnas para los asociados y sus hijos[5].

Sabemos que forma parte también de los primeros núcleos teosóficos que se constituyen en Andalucía. El capitán de infantería Miguel Pérez Alcorta forma, con la ayuda de Fernández Pintado, el Grupo de Estudios Teosóficos de Granada el 28 de octubre de 1912, integrado por seis miembros”. José Raya Hurtado y Carmen Fajardo formarán parte de este[6].

Pero el grueso de la actividad política y sindical de Raya Hurtado se comienza a gestar a finales de los años 20 y principios de los 30. En esta década es presidente de la Agrupación Socialista Granadina: “Soldado disciplinado del partido Socialista tengo la convicción de que hoy por hoy es el único que puede ofrecer la paz a España y abrir una era de positivo progreso y bien estar para todas las clases.[7]”. En el Congreso provincial de la UGT de noviembre de 1931 forma parte del Comité Ejecutivo y preside la mesa como presidente de la Sociedad Obrera Provincial[8].

En febrero de 1931 se celebra una cena con más de 250 comensales que El Defensor titula: “Anoche los republicanos y socialista se reunieron en fraternal banquete para celebrar el aniversario de la proclamación de la República[9]”. Presidida por Pareja Yébenes es Raya Hurtado quien está a su lado como representante de la Agrupación Socialista.

Documentación en la que José Raya Hurtado aparece como apoderado en las elecciones de 1933. Archivo de la Diputación de Granada. 

En esta Granada puede vérsele paseando con Lorca, como cuenta el doctor Rodríguez Contreras: “(..) en una ocasión en que paseaba yo por el Campillo me lo encontré con Raya, un político de aquí de Granada (..).”

Participa activamente en la política local calificando la vida de Granada como “desbarajuste”, abogando por “un plan general” para la ciudad. A la vez que critica “la forma en que se realizan las obras”. Pide la revisión de las obras para “la traída de agua potable” en la que se posiciona con el Duque de San Pedro y es especialmente crítico con el problema de la vivienda en Granada que “no es por la falta de casas” sino que se debe a la “desatentada codicia de los propietarios que obligan a las familias modestas a replegarse en zaquizamíes inhabitables mientras muchos pisos permanecen años vacíos.[10]

En esta Granada puede vérsele paseando con Lorca, como cuenta el doctor Rodríguez Contreras: “en una ocasión en que paseaba yo por el Campillo me lo encontré con Raya, un político de aquí de Granada (..).”[11]

Desde la Agrupación Socialista participa en la preparación de los actos del Centenario de Mariana Pineda, como la conferencia de Francisco Oriol Catena[12], y distintos actos propios de la agrupación, como el banquete homenaje a Don Fernando de los Ríos en abril del 31.

Una de las acusaciones que aparecen en su expediente de responsabilidades políticas es la de que “perteneció a los jurados mixtos”[13], organismos que regulaban las relaciones laborales integrados por patronos y obreros. En el Defensor aparece su nombramiento en agosto de 1931[14] como auxiliar para los Jurados Mixtos por la Delegación de Trabajo de Granada. De él será separado de forma definitiva por orden aparecida en el BOE de 25 de marzo de 1937.

La logia Alhambra es la más importante en la Granada de 1936, por su número y por la relevancia de sus miembros[15]. De esta logia, según el trabajo de los profesores Rafael Gil Bracero y Mario Nicolas López Martínez, son fusilados diecisiete de los cincuenta miembros con los que contaba en 1936, algunos tan relevantes como Virgilio Castilla, Rafael García Duarte, Constantino Ruiz Carnero, Wenceslao Guerrero...En la documentación confiscada a la logia consta que “fue iniciado en el Triángulo Alhambra de Granada del 30 de marzo de 1933, exaltado al grado 2º el 28 de febrero de 1934 y al grado 3º el 16 de marzo del mismo año; adoptó el nombre simbólico de LIRIO(..)”[16]

Imagen de la Revista teosófica Sophia (Madrid). 10/1912, n.º 10, página 59. Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional. 

Sabemos que fue “detenido el día 5 de agosto.”[17] Una persona que apareció por el taller para requerir su ayuda sirvió de señuelo para que saliera con tranquilidad de su casa. Raya, en ese momento, estaba trabajando y se quitó la bata y el mandil para acompañarle. Al parecer su primer destino fue el Gobierno Civil de Granada en la calle Duquesa pasando luego a la Prisión Provincial donde dos de sus hijas, Encarna y Consuelo, estuvieron llevándole mudas, tabaco y comida. En el registro de su casa se encuentran “libros, folletos, y cartas relacionadas con la masonería en la provincia y de otras capitales, en unión de fichas de masones, periódicos y reglamentos de sociedades de carácter marxista.[18]

El 25 de junio de 1938 sería fusilado otro hijo del “viejo socialista” Francisco Raya Fajardo, guardia de Seguridad, en las tapias del Cementerio de Granada

El día 25 de agosto salen dos grupos de la prisión, uno es conducido directamente al cementerio y sus nombres se encuentran recogidos en la copia literal del libro de enterramientos; el otro grupo de 12 parte a Víznar.  Allí según el libro de Eduardo Molina Fajardo, Los últimos días de García Lorca”, diecisiete serán asesinados esa misma noche. En este grupo se encuentran Enrique García Cappa y su hijo Enrique García Fernández, Ricardo Mendoza Calvo, Pedro Domínguez Mazo, Juan de Dios Rodríguez Adarve, José García Esteban, Evaristo Olalla Morales, Pedro Márquez Ortiz, Antonio García Nuño, Antonio Espigares Ortiz y José Raya Hurtado.

En una de las entrevistas de Eduardo Molina Fajardo a un masón con iniciales A.M. DE LA F. este narra lo que pasó con el grupo fusilado en Víznar ese día[19].

-Qué hicieron en Víznar los detenidos por masones?

-Cuando íbamos de camino, la noche del 24 de agosto, teníamos la impresión angustiosa de que íbamos a morir. Al llegar a La Colonia nos dijeron si queríamos comer. No quisimos: «Hemos comido, gracias». Salimos de Granada a eso de las diez y media, de la comisaría, estábamos apiñados. En llegando a Víznar nos subieron al dormitorio, vigilados, advirtiéndonos que no nos asomáramos a los ventanales, aunque los abrimos por los días que habíamos pasado en la comisaría derritiéndonos de calor. Al ser de día nos montaron en tres coches y nos llevaron al Barranco. Esto ya era el día 25. Y allí enterramos a diecisiete, entre ellos, un maestro de Pinos Genil; a dos enfermeros del Hospital de San Juan de Dios, padre e hijo; a don José Raya Hurtado, que vivía en la Calderería y era socialista antiguo, suegro de Pepe Carazo; a éste lo detuvieron el 5 de agosto, pasó a la cárcel y esa mañana lo fusilaron en Víznar; y a Fermín Roldán, que vivía en la calle Navas y tenía un puesto en la Alhóndiga. Fuimos a enterrarlos sólo los que llegamos desde Granada. En el coche llevábamos, desde La Colonia, picos, palas y espuertas, hasta el Barranco. Íbamos vigilados por falangistas de la escuadra de don Antonio Hita, médico forense de Santa Fe.”

El día 3 de septiembre de 1936 se remite a la Comisión Ejecutiva del Partido Socialista un informe de la Federación Provincial de Agrupaciones socialistas de Granada desde Guadix[20] en el que se recoge el relato del militante de la CNT Francisco Jeromo y del socialista José Raya Fajardo, hijo de Raya Hurtado, que se evadieron de Granada el 29 de agosto. Según relatan “las personas fusiladas por autoridades y fascistas ascienden a unas mil” y presentan un dantesco panorama: “El Alcalde de Alfacar (..) dirigió un oficio a las autoridades comunicándoles el peligro que representa para la salud pública los muchos cadáveres insepultos que existían en el camino que conduce de Granada a dicho pueblo.”

En esos momentos José Raya Fajardo no sabría todavía de la muerte de su padre, sus hermanas sin embargo, conocieron lo que había pasado cuando fueron a llevarle avituallamientos y les dijeron que ya no estaba y que no volvieran más. Esto desató otro drama en la familia ya que Mercedes, una de las hermanas, que estaba en reposo porque padecía del corazón, sufrió un infarto al enterarse de la notica y falleció.

El diario La Voz recoge las muertes de Luis Fajardo y José Raya Hurtado. Se da la circunstancia que el director de este periódico, Enrique Fajardo, “Fabián Vidal”,[21] era hermano del que fuera alcalde de Granada y estaba emparentado con Carmen Fajardo.

 “También ha sido fusilado en Granada por el delito de teósofo, un tío de Fabian Vidal llamado d. José Raya padre de nueve hijos [22] y persona queridísima en toda la población. Al saberlo su hijo mayor, Francisco sufrió un ataque de locura, y loco sigue, y una de sus hijas, Mercedes, bellísima joven, que estaba enferma en la cama falleció víctima de un ataque cardiaco”[23].

El 25 de junio de 1938 sería fusilado otro hijo del “viejo socialista” Francisco Raya Fajardo, guardia de Seguridad, en las tapias del Cementerio de Granada [24]. Gabriel, que se encontraba realizando el servicio militar en Madrid donde pasó la guerra, volvió a Granada y estuvo una temporada escondido en los tejados de la Catedral por miedo a ser detenido. Es el encargado de recibir de las autoridades el aviso de la sanción de 500 pesetas a la que es condenado su padre casi cuatro años después de su asesinato, en 1940.

Así vivió y murió un hombre “en el buen sentido de la palabra, bueno” que pagó con su vida la consecución de una de sus más queridas metas, la instauración de la República.

Este artículo es, sobre todas las cosas, el empeño por conocer de una nieta, Ángela Raya, para la que “es un honor ser la descendiente de un hombre bueno, íntegro, noble y generoso. Y que siempre habita mis memorias pese a no haberlo conocido.”  Mi placer, como autora, ha sido compartir durante estos últimos años con ella el recorrido desde el olvido a la recuperación de la memoria. Gracias, de corazón, Ángela.

Este artículo no sería posible sin un trabajo anterior de Rafael Gil Bracero que nos señala el camino.

_______________________________________

[1] El Defensor de Granada, 1931-04-15

[2] Masonería política y sociedad Tomó II, Pag 679-696, Centro de Estudios de la Masonería Española, Zaragoza, 1989. Gil Bracero, Rafael, López Martínez, Mario. La represión antimasónica en Granada durante la guerra civil y la postguerra.

[3] ACHGR Expediente de Responsabilidades Políticas de José Raya Hurtado,1940, pág.9

[4] Avante. 1902-10-16

[5] El Defensor de Granada, 1912 febrero 3

[6] Peñalva Mora, Vicente, 2013. El orientalismo en la cultura española en el primer tercio del s. xx. la sociedad teosófica española (1888-1940) Programa Doctorado Historia Comparada, Política y Social.

[7] El Defensor de Granada, 1930-02- 21

[8] El Defensor de Granada, 1931-10-28

[9] El Defensor de Granada, 1931-01- 12

[10] El Defensor de Granada, 1930-02- 21

[11] Molina Fajardo, Eduardo, Los últimos días de García Lorca, Barcelona, 1983. Pag.206

[12] El Defensor de Granada, 1931-05-23

[13] ACHGR Expediente de Responsabilidades Políticas de José Raya Hurtado,1940, pág.3

[14] El Defensor de Granada, 1931-08-07

[15] Masonería política y sociedad Tomó II, Pag 679-696, Centro de Estudios de la Masonería Española, Zaragoza, 1989. Gil Bracero, Rafael, López Martínez, Mario. La represión antimasónica en Granada durante la guerra civil y la postguerra.

[16] ACHGR Expediente de Responsabilidades Políticas de José Raya Hurtado,1940, pág. 7(Documento de la Delegación de Estado para la recuperación de documentos. Sección de Servicios Especiales. 1940.)

[17] ACHGR Expediente de Responsabilidades Políticas de José Raya Hurtado,1940, pág.3

[18] Masonería política y sociedad Tomó II, Pag 679-696, Centro de Estudios de la Masonería Española, Zaragoza, 1989. Gil Bracero, Rafael, López Martínez, Mario. La represión antimasónica en Granada durante la guerra civil y la postguerra.  AHN Salamanca Sección Masonería. Leg330/ep11

[19] Molina Fajardo, Eduardo, Los últimos días de García Lorca, Barcelona, 1983. Pag.258

[20] Archivo de la Fundación Pablo Iglesias. Documento procedente de la Federación Provincial de Agrupaciones Socialistas. Guadix (Granada), 3 de septiembre de 1936. (Documentación facilitada por Rafael Gil Bracero).

[21] Enrique Fajardo Fernández, “Fabian Vidal” (Granada, 3 de noviembre de 1883-México, noviembre de 1948). Periodista de origen granadino que comienza su carrera en El Noticiero Granadino, colaboraría posteriormente también con La Publicidad y El Defensor de Granada. Se traslada a Madrid donde. después de colaborar con El Sol, es nombrado en 1920 director de La Voz. En las elecciones de 1931 consigue el acta de Diputado por Granada.

[22] En realidad son ocho los hijos del matrimonio formado por José Raya  y Carmen Fajardo.

[23] La Voz (Madrid). 19 de octubre de 1936. Pág. 3.

[24] Gil Bracero, Rafael, y Brenes Sánchez, María Isabel, Jaque a la República. Granada, 2009, Ediciones Osuna, págs. 710-711.

______________________________________

Este es un espacio para el recuerdo y el homenaje a las víctimas del franquismo.

Para que nunca se olvide. Para que nunca se repita.

En colaboración con  y las asociaciones memorialistas de la provincia de Granada.

Si no tuviste oportunidad o quieres volver a leerlos, estos son los reportajes del Foro de la Memoria:

​Puedes consultar los reportajes de la primera temporada del Foro de la Memoria en los siguientes enlaces:

También te puede interesar:

 

Imagen de Silvia González

Vocal de Familias e Investigación de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica.