Ven en primavera a Sierra Nevada
Chequeo a las obras del AVE

El AVE amenaza al río Genazar

Ciudadanía - IndeGranada - Domingo, 4 de Junio de 2017
Los daños que las obras de la Alta Velocidad a su paso por Loja pueden causar en la Vega de Plines y en el cauce del río Genazar es una de las principales preocupaciones de la ciudadanía.
Los trabajos junto al río Genazar a la salida de la piscifactoría de Plines.
AVE sí, pero no así
Los trabajos junto al río Genazar a la salida de la piscifactoría de Plines.

El pasado verano la asociación 'AVE sí, pero no así' de Loja denunció ante la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, el Seprona de la Guardia Civil y la Junta de Andalucía los posibles daños ambientales a la Vega de Plines y, en concreto, al río Genazar, un entorno de enorme valor ambiental. La preocupación por el impacto llegó incluso al Parlamento de Andalucía, con una pregunta formulada entonces por el parlamentario socialista Miguel Castellano.

Las obras estaban entonces paralizadas en este punto y los taludes de tierra y el material apilado suponían un añadido más para alterarlo.

El río Genazar, truchero y de aguas cristalinas, discurre por la Vega de Plines. Nace en la falda de la Sierra de Loja y desemboca en el Genil. Tres kilómetros de cauce de un río de mucho caudal, cuya ribera se ha visto alterada por unas obras que la propia declaración de impacto ambiental, que pasa de puntillas por este problema, considera que pueden tener un efecto "negativo", aunque las considera compatibles si se adoptan las medidas correctoras oportunas. 

Y esa es la principal denuncia de la asociación: las obras, tanto en la etapa en la que estuvieron paralizadas como en su reanudación, no están adoptando las medidas necesarias para evitar los daños. 

Las imágenes, que forman parte del seguimiento que hace la asociación de las obras, corresponden a los trabajos junto al río Genazar saliendo de la piscifactoría de Plines: 



En el tramo del río Genazar las obras que se ejecutan corresponden a la eliminación de un paso a nivel y la construcción de un nuevo puente sobre el río, modificando a su vez la carretera autonómica que discurre por la zona. Estos trabajos son los que han alterado la ribera e invadido el cauce, como documentan con sus fotografías la asociación en defensa de un AVE digno para Loja y Granada. 

Se han detectado pozas en las que el hormigón habría afectado incluso a la calidad del agua, sostienen las fuentes consultadas. 

¿Qué es lo que dice la declaración de impacto ambiental para este tramo? Pues en el caso de viaductos que salvan los cauces, establece que "estos ocasionarían un deterioro en la calidad de las aguas cuya magnitud será función tanto del estado actual de las mismas como de la capacidad de dilución y autodepuración del cauce afectado. Este efecto se considera negativo", según una declaración que, no obstante, lo califica de intensidad "baja" y "recuperable" y "reversible". Por ese motivo concluyó que el proyecto "no afectará significativamente al medio hídrico superficial", aclarando no obstante que cuando hubiera cercanía inmediata de cursos de agua (como en obras sobre puentes), se tomarían "las medidas protectoras oportunas" para "evitar afecciones accidentales a los cursos de agua", declarando "compatible" el proyecto.

Esa declaración, de 2014, no detalló, como el propio consejero de Medio Ambiente de la Junta, José Fiscal, trasladó al Parlamento el año pasado, el problema de los taludes artificiales. En su intervención, Fiscal, recordando que no tenía competencias directas en este caso, se comprometió a pedir a Fomento y a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir que enmendaran su actuación.

Precisamente a la actuación de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir se refiere el parlamentario socialista Miguel Castellano, que echa en falta una mayor vigilancia de este organismo sobre los trabajos. 

Tampoco estuvo, apunta Castellano, cuando saltó la alerta por la posible contaminación del acuífero lojeño. Fue durante las perforaciones previas a los trabajos en el túnel de San Francisco; unos sondeos que detectaron en ese momento que las augas contenían trazas de sulfuro. Tras la denuncia, de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir "nunca más se supo", lamenta Castellano.

Es uno de los principales argumentos que esgrime la asociación 'AVE sí, pero no así' para justificar la necesidad de la Variante de Loja que vienen reclamando.

Información relacionada: