Loading
Súbete al Metropolitano de Granada
Informe de Evaluación de la Calidad del Aire en España 2016

El Gobierno sitúa a Granada como una de las cinco zonas más contaminadas de España

Ciudadanía - J. M. M. - Martes, 26 de Septiembre de 2017
La capital y su área metropolitana, junto a Madrid, Barcelona, Valencia y un área de Canarias son las únicas que superan los límites máximos anuales de dióxido de nitrógeno.

Polución por partículas en suspensión en Granada, que está entre las zonas de España con mayor concentración. archivo

Granada y su área metropolitana es una de las cinco zonas de España con peor calidad del aire por el tráfico y la más contaminada de Andalucía. Así lo dice el Informe de Evaluación de la Calidad del Aire en España correspondiente al año 2016, elaborado por el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) y hecho público este lunes.

El informe dice que, a nivel general, España mejoró ligeramente en 2016 su calidad del aire, aunque en Granada va a peor y sigue instalada entre las zonas con mayor polución de España, tanto en dióxido de nitrógeno (NO2) como en partículas en suspensión y ozono troposférico (O3), como viene denunciando desde hace años Ecologistas en Acción, también el Defensor del Pueblo y, repetidamente, El Independiente de Granada

El Ministerio destaca que "únicamente se han producido superaciones puntuales de los valores legislados de dióxido de nitrógeno (NO2), en ciudades como Madrid, Barcelona, Granada y Valencia, y, por primera vez este año, en San Sebastián de la Gomera (Canarias) debido, principalmente, al tráfico rodado", excepto en la ciudad canaria. 

El mapa del informe muestra cómo Granada es una de las cinco zonas donde se superan los límites legales de NO2. 

En cuanto a las partículas en suspensión (PM10), el informe señala que se superaron los límites máximos de la legislación en cinco zonas: Villanueva del Arzobispo (Jaén), Asturias Central, Plana de Vic (Barcelona), Granada y área metroplitana y A Coruña y área metropolitana.

Sin embargo, el Ministerio, al igual que hace la Consejería de Medio Ambiente, descuenta de los datos de partículas los que no proceden de actividades humanas, como pasa en Granada con las partículas procedentes de las masas de aire saharianas, causantes de esas neblinas de polución habituales en verano. Y, una vez descontadas, el Ministerio deja fuera a Granada (y tamibén a Coruña) de las zonas que sobrepasaron en 2016 los límites máximos de partículas, aunque eso no evita que los habitantes de Granada y el extrarradio sufran un aire a veces irrespirable por la concentración de partículas. 

Más de una docena de contaminantes

La evaluación de 2016 del Ministerio se ha realizado para los siguientes contaminantes: dióxido de azufre (SO2), dióxido de nitrógeno (NO2), óxidos de nitrógeno (NOx), partículas (PM10 y PM2,5), plomo (Pb), benceno (C6H6), monóxido de carbono (CO), ozono (O3), arsénico (As), cadmio (Cd), níquel (Ni) y benzo(a)pireno (B(a)P). Además, se realizaron mediciones indicativas de las concentraciones de otros hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) distintos al B(a)P y de mercurio en aire ambiente y particulado, así como mediciones de los depósitos totales de arsénico, cadmio, mercurio, níquel, benzo(a)pireno y los demás hidrocarburos aromáticos policíclicos. Y recoge los datos de las estaciones de medición locales y autonómicas, en el el caso de Granada, de las de la Consejería de Medio Ambiente. 

En la mayoría de contamintantes no se rebasan en España los límites legales, destaca el informe, que se centra en NO2, partículas y ozono, los tres donde se dan las superaciones y en los que Granada figura como una de las zonas con mayor índice de contaminación

En ozono troposférico "sigue mostrando en 2016 niveles elevados en zonas suburbanas o rurales, debido a la alta insolación y a los niveles de emisión de sus precursores (principalmente NOx y compuestos orgánicos volátiles). La situación es similar a la de años anteriores, si bien se aprecia un pequeño descenso en el número de zonas que superan el valor objetivo para la protección de la salud respecto a 2015 (que pasa de 46 a 35 en 2016)", indica el informe del Ministerio. 

Granada también sufre el O3

En el caso del ozono, que depende mucho del calor, pero que se ve agravado también por el tráfico, Granada también está entre las zonas con mayores niveles de contaminación, aunque compartido con otras muchas del país, si bien Ecologistas en Acción ya ha alertado de la alta concentración que se registra en el área metropolitana. 

El informe del Ministerio no hace sino confirmar la grave situación que padece Granada en contaminación atmosférica. Frente a la ligera mejora producida en España en calidad del aire en 2016, en Granada va a peor, y este año tanto los niveles de NO2 como el número de días con aire malo por partículas y ozono se están incrementando respecto al año pasado. 

En dióxido de nitrógeno, Granada supera cada mes el límite máximo (en media anual) de 40 microgramos por metro cúbico, con niveles superiores a los de 2016. El pasado julio, por ejemplo, registró 47 microgramos/m3, por los 40 de julio del año pasado. 

En lo que va de año en Granada hemos respirado 94 días de aire calificado de malo por la Consejería de Medio Ambiente, mientras que en el mismo periodo de 2016 fueron menos de la mitad, 45 días, según los datos recopilados a través de los informes diarios y mensuales de la Consejería. 

Metro y plan municipal

A la espera de que el recién estrenado Metro contribuya a reducir la intensidad del tráfico en Granada y su extrarradio -la Junta estima que quitará 8.000 vehículos diarios de la circulación-, el Ayuntamiento tiene en marcha, según informó este verano, un Plan de Mejora de la Calidad del Aire, a tres años vista, que incluye actuaciones encaminadas a limitar el uso del vehículo privado -especialmente el procedente del área metropolitana-, la reducción de las emisiones de las calderas de calefacción o establecer cláusulas sociales medioambientales en todos los contratos públicos del Ayuntamiento.

Otras medidas municipales son la aplicación de bonificaciones a los ciudadanos que apuesten por las energías renovables; la renovación del parque móvil municipal con vehículos eléctricos; construcción de electrolineras, o la implantación de carriles de con velocidad reducida.

Información relacionada: