Loading
Este verano, el ciclo Lorca y Granada en el Generalife  une la voz de Federico a Nicolás Guillén y Alejo Carpentier  Con el espectáculo ‘Oh Cuba’, arte de las dos orillas  Del 18 de julio al 26 de agosto, de martes a sábado
polución atmosférica

La ola de calor remite pero aumenta la contaminación del aire en Granada

Ciudadanía - J. M. M. - Domingo, 16 de Julio de 2017
El aire ha sido de mala calidad en la mayoría de días de julio y la polución está siendo este año más intensa que en 2016.

La ola de calor parece que remite, después de tres días consecutivos por encima de los 45º (en Granada no se habían medido nunca más de 43,1º) y otros tres por encima de los 40º. Este domingo fue el sexto día seguido por encima de esa cifra, con 40,5º de máxima. Sin embargo, lo que no desciende, sino todo lo contrario, es la mala calidad del aire que respiramos, que no sólo ha empeorado con el calor, sino que lo lleva haciendo durante todo el año.

En lo que llevamos de julio, la mayoría de los días la calidad del aire que respiramos en Granada ha sido mala, señalada en rojo en los informes diarios de la Consejería de Medio Ambiente (la calificación puede ser buena, admisible, mala o muy mala). De los primeros 15 días de julio, en 10 ha habido mala calidad del aire en alguna o en todas las estaciones de medición de la Junta, bien por elevadas concentraciones de ozono troposférico (O3) o por altos niveles de partículas en suspensión. En todo julio del año pasado hubo siete días de aire malo en la capital o el área metropolitana, menos que en la mitad del presente mes.

Informe diario de calidad del aire de la Consejería de Medio Ambiente del día 15, sábado. juntadeandalucia.es

La calidad del aire también fue peor el mes pasado. En junio el aire fue calificado de malo en 18 de los 30 días del mes, más del doble que los ocho días con aire malo registrados en junio del año pasado. La mayoría de las jornadas con aire malo fueron causadas por el ozono troposférico, O3, no confundir con el de la estratosfera, el ozono bueno, que filtra las radiaciones solares. 

El ozono troposférico es un contaminante secundario producido por la reacción entre la luz solar y el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por los automóviles y algunas industrias. Por inhalación, provoca irritación de los ojos y vías respiratorias superiores, un incremento del riesgo de enfermedades respiratorias agudas y reducción de la función pulmonar, así como el agravamiento de patologías cardiovasculares, explica Ecologistas en Acción.

Ecologistas en Acción ha alertado más de una vez de los altos niveles de O3 que sufrimos en Granada, que suelen darse principalmente en verano y ser mayores, frente a lo que se pueda creer, en el extrarradio de las ciudades que en los núcleos urbanos. De ahi que la estación de medición de Armilla (Ciudad Deportiva) sea la que registre concentraciones más elevadas de este gas, en lugar de las dos estaciones de la capital (Granada Norte, en C/ Luis Miranda Dávalos) y Palacio de Congresos, en el Violón.

La presencia de O3 se ve favorecida por las altas temperaturas y las olas de calor como la que hemos padecido estos últimos días. Pero en Granada también son frecuentes las elevadas concentraciones de partículas en suspensión, que se mantienen más tiempo sobre la ciudad y su área metropolitana por las condiciones orográficas, ya que Sierra Nevada y otras zonas montañosas actúan de pared y contribuye al estancamiento de las nubes de polución. Y en otro de los principales contaminantes, NO2, Granada es la capital andaluza con peores datos

Cada mes, más aire malo que en 2016

Si miramos mes a mes, el aire de 2017 está siendo mucho peor que el de 2016. En mayo de este año hubo 10 días con aire de calificación mala, por sólo uno en mayo de 2016, en Motril. En abril respiramos nueve días de aire malo y uno de la peor calificación, muy malo, mientras que en abril del año pasado no se registró ninguna jornada con aire de mala calidad. 

Marzo fue el único mes de este año en que no hubo ningún día con aire calificado de malo por Medio Ambiente. En febrero el aire también fue peor que en 2016: cinco días de aire muy malo por una espesa nube de polvo sahariano frente a tres el año pasado, y otros cuatro de aire malo (dos en 2016). Y en enero se registraron cinco días de aire malo, por dos en el mismo mes del año pasado. 

En resumen, entre enero y julio de 2017 (contando sólo la mitad de julio) ha habido 62 días de aire calificado como malo por Medio Ambiente en Granada, mientras que en 2016 hubo únicamente 28 días de aire malo en el mismo periodo, menos de la mitad. 

Información relacionada: