Un verano en el Parque de las Ciencias.

Granada sufre el episodio más largo de polución de los últimos años por el polvo sahariano

Ciudadanía - IndeGranada - Martes, 28 de Febrero de 2017
Durante cinco días seguidos hemos respirado aire de 'muy mala' calidad, con niveles altísimos de partículas en suspensión, hasta cinco veces superiores al máximo permitido por la legislación.
La calima de los últimos días apenas dejaba ver el sol.
IndeGranada
La calima de los últimos días apenas dejaba ver el sol.

La nube de polvo sahariano se ha alejado, al fin, de Granada. El cielo amaneció claro el Día de Andalucía tras siete días de calima, convertida por momentos en lluvia de barrio que dejó ensuciados coches y terrazas. 

Pero lo peor es que buena parte de la provincia ha sufrido el episodio de aire malo más largo de los últimos años. La nube de polvo procedente del norte de África llegó el martes 21 a Granada. Ese día la calidad del aire fue 'mala', según los informes diarios que emite la Consejería de Medio Ambiente. Y del miércoles al domingo la situación empeoró, con cinco días seguidos con calidad de aire 'muy mala', la peor calificación que emite Medio Ambiente y niveles extremos de partículas en suspensión en todas las estaciones de medición. 

Hemos sufrido estos dias picos de concentración de partículas de 268 microgramos por metro cúbico, más de cinco veces superior al máximo diario previsto en la legislación (50 microgramos/m3 de media) como límite para salud humana. En los últimos años se han registrado episodios con picos superiores de partículas, pero no de tantos días seguidos con 'muy mala' calidad del aire.

Informe de la Consejería de Medio Ambiente de este lunes, 27, con aire de mala calidad en todas las estaciones de Granada. Atrás quedaron cinco día seguidos de aire de 'muy mala' calidad, el nivel más alto. 

Durante estos cinco días de niveles extremos de partículas se han echado de menos mensajes de alerta o prevención de las autoridades sanitarias o medioambientales, dado el peligro para la salud que supone respirar un aire con tales concentraciones de partículas en suspensión, especialmente para poblaciones de riesgo como niños, personas mayores o con problemas de respiración, como asmáticos o sensibles a alergias.  

Efectos en la salud

Según el Ministerio de Medio Ambiente, la partículas en suspensión "son los contaminantes del aire más importantes en términos de peligrosidad para la salud humana (aquellas de un diámetro aerodinámico igual a las 10 micras, o inferior, conocidas como PM10), ya que pueden ser inhaladas y penetrar así en el sistema respiratorio; las de menor tamaño (de 2,5 micras de diámetro, o inferior –PM2,5-) pueden incluso alcanzar los alveolos pulmonares, lo que les permite de este modo llevar sustancias nocivas a zonas muy sensibles y agravar patologías que pueden conducir incluso a una muerte prematura".

"De este modo, las partículas (en especial las PM2,5) pueden estar implicadas en el incremento de la mortalidad y de la morbilidad por causas respiratorias y cardiovasculares. Además de PM10 y PM2,5, las partículas ultrafinas (inferiores a 0,1 micras, UFP) pueden incluso alcanzar el flujo sanguíneo y afectar por tanto a diversos órganos, y afectar al sistema nervioso central y al sistema reproductor, entre otros", indica el Ministerio de Medio Ambiente.