Un verano en el Parque de las Ciencias.

"Granada respira un aire perjudicial para la salud según las recomendaciones de la OMS", dice el informe de 2018 de Ecologistas en Acción

Ciudadanía - IndeGranada/EP - Martes, 25 de Junio de 2019
El colectivo anima a la ciudadanía a exigir "por todos los medios que queremos un aire limpio".
'Nube' de polución sobre Granada y la Vega este pasado lunes.
IndeGranada
'Nube' de polución sobre Granada y la Vega este pasado lunes.

"La población de Granada respira un aire perjudicial para la salud según las recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud)", afirma Ecologistas en Acción, sobre todo por causa de partículas en suspensión, dióxido de nitrógeno y ozono troposférico, de acuerdo con su informe sobre la calidad del aire en Granada y Andalucía en 2018, publicado este martes, aunque ya avanzado por el colectivo ecologista en febrero

En Granada y área metropolitana los contaminantes que más incidencia tuvieron en 2018 fueron el ozono troposférico, las partículas PM10 (menos de 10 microgramos/m3) y PM2,5 (más pequeñas, de hasta 2,5 microgramos/m3) y el dióxido de nitrógeno (NO2). 

El colectivo afirma que "no vamos a echar la culpa de la situación solo a la Administración y los políticos que la dirigen, la ciudadanía también tiene su responsabilidad y esto no se arreglará hasta que no nos despojemos del aborregamiento que nos ciega y exijamos, por todos los medios, que queremos un aire limpio".

Respecto al ozono, que se genera en la ciudad pero emigra a las zonas de alrededor, destaca Víznar con 54 superaciones al año de los valores límites para la salud, a pesar de que la normativa establece un máximo de 25 días de superación al año de promedio en el trienio 2016-2018. También resalta la estación de la Ciudad Deportiva de Armilla con 32 superaciones.

La mitad de las estaciones en la Comunidad Andaluza han superado el valor objetivo legal para la protección de la vegetación establecido para el ozono durante el quinquenio 2014- 2018, situándose la mayoría de las estaciones por encima del objetivo a largo plazo, por lo que se puede concluir que la inmensa mayoría de los cultivos, montes y espacios naturales de Andalucía están expuestos a altos niveles de ozono que dañan a la vegetación, según Ecologistas en Acción.

Los niveles más elevados de superación del objetivo legal para la protección de la vegetación se registraron en unas treintas estaciones que están concentradas en las áreas periurbanas de las capitales de Almería, Córdoba, Granada, Jaén, Málaga y Sevilla.

Los territorios donde se alcanzaron los peores registros de partículas PM10 y PM2,5 fueron las áreas metropolitanas de Granada y Sevilla y las áreas industriales de Algeciras, Bailén y Cádiz, además de Villanueva del Arzobispo.

"Peligro" en el Puerto de Motril

También hay que tener en cuenta la zona portuaria de Motril, de la que no se puede sacar conclusiones, dice el colectivo, "ya que faltan datos, pero de los pocos disponibles, se puede afirmar que hay un peligro para la población cercana al puerto por un nivel alto de partículas".

Según Ecologistas, hasta ahora las autoridades no han dado mucha importancia a este contaminante, centrándose sobre todo en el dióxido de nitrógeno, pero las partículas "son el contaminante más perjudicial para la salud".

El dióxido de nitrógeno (NO2) volvió a tener  sus  peores  registros en  el  área metropolitana de Granada, como consecuencia del intenso tráfico rodado que soporta. En la estación de Granada Norte se mantuvo la superación del valor límite anual establecido por la normativa, alcanzando una media de 46 μg/m3 frente a los 51 μg/m3 de 2017, los 44 μg/ m3 de 2016 y los 48 μg/m3 de 2015. Para el cumplimiento de la normativa en la  aglomeración de Granada, se tenía concedida una prórroga que expiró en el último año citado, recuerda el colectivo ecologista.

Según Ecologistas en Acción, "no se suele dar difusión de otros contaminantes, pero habría que tenerlos en cuenta, como el cancerígeno benzo(a)pireno, que en Granada Norte, con 0,17 ng/m3, supera los 0,12 ng/m3 de referencia, aunque dichas concentraciones se mantienen muy por debajo del objetivo legal de 1 ng/m3".

Ecologista apunta también que, que a finales de 2013, la Junta de Andalucía aprobó trece planes de mejora de la calidad del aire (Decreto 231/2013, de 3 de diciembre), referidos a las superaciones de los valores límite de partículas PM10, NO2 y/o SO2, pero no de ozono que, a la vista de la situación en 2018, en algunos casos no han llegado a cumplir sus objetivos. Durante 2018, se sometió a información pública el proyecto de Estrategia Andaluza de Calidad del Aire, que actualiza el diagnóstico de la situación y pretende constituir el marco de los futuros planes de mejora de la calidad del aire, sin que se haya aprobado hasta la fecha.

Medidas municipales "insuficientes"

Respecto a las actuaciones llevadas a cabo a nivel local para la mejora de la calidad del aire, el Ayuntamiento de Granada aprobó por acuerdo del Pleno de 24 de noviembre de 2017 el Plan de Mejora de la Calidad del Aire 2017-2020, que contiene una serie de medidas generales de escaso detalle, "insuficientes para atajar la situación de incumplimiento reiterado del valor límite anual de NO2", según Ecologistas en Acción. 

830.000 personas afectadas en Andalucía

A nivl andaluz, el Informe anual de Calidad del Aire analiza los datos recogidos en 102 estaciones oficiales de medición situadas en Andalucía. La asociación concluye que, en un año con lluvias moderadas, el cambio climático y el repunte en la quema de combustibles fósiles mantienen un problema que afecta a la salud de la ciudadanía, pero también a los cultivos, bosques y espacios naturales.

Si se toman los estándares de la normativa, que son más laxos que las recomendaciones de la OMS, el informe concluye que la población que respiró aire contaminado por encima de los límites legales alcanzaría 830.000 habitantes en las zonas de Córdoba, Granada, Puente Nuevo (Córdoba) y Villanueva del Arzobispo (Jaén). Y la superficie expuesta a niveles de contaminación que exceden de los legalmente permitidos para proteger los cultivos agrícolas y los bosques alcanzó 80.400 kilómetros cuadrados, el 92 por ciento del territorio andaluz.

El ozono troposférico es el contaminante que presenta una mayor extensión y afección a la población, con unos niveles que se mantienen estacionarios o incluso al alza. Esto se debe al incremento de las temperaturas medias y de las situaciones meteorológicas extremas (olas de calor) durante el verano, como resultado del cambio climático.