Un verano en el Parque de las Ciencias.
TEJIENDO CON HILO VIOLETA

Rosigami, joyas en papel

Ciudadanía - Ana Vega - Sábado, 19 de Enero de 2019
Rosa y sus exquisitas creaciones usando el arte del origami protagoniza una nueva entrega de 'Tejiendo con Hilo Violeta', en la que de la mano de Ana Vega, damos visibilidad a las artesanas, mujeres creativas y emprendedoras, para mostrar sus creaciones, contar sus experiencias y darles voz. No te lo pierdas.
Rosa, en el taller.
P.V.M.
Rosa, en el taller.

El origami consiste en el plegado de papel sin usar tijeras o pegamento para lograr obtener figuras, esta técnica hace que nuestro cuerpo y mente se beneficien sin darnos cuenta. El arte del plegado mejora nuestra memoria, potencia nuestra atención y ayuda a combatir el estrés; este arte requiere altas dosis de paciencia y perseverancia y el tiempo dedicado al  plegado se convierte en un momento de tranquilidad, aislamiento, concentración y relajación.

Cuando Rosa me explica de dónde viene su interés por el origami y las cosas hechas con amor, me habla de su infancia, de los veranos que pasaba con sus amigas haciendo pulseras, trenzas de tela para adornar sus melenas y de que siempre ha mantenido contacto con la artesanía como hobbi.

Ya siendo mayor hice el grado superior de Turismo en Barcelona, pero terminé siendo dependienta en una tienda de ropa. Mi trabajo como tal no me llenaba, así que en mis ratos libres buscaba evadirme de la realidad haciendo manualidades...” En su caso doblando papel para conseguir realizar pequeñas figuras.

“Un verano, en el que conocí a mi pareja, le hice una rana de origami y él me retó a doblar la más pequeña y la más grande que fuera capaz de hacer. La pequeña terminé doblándola con unas pinzas y me gustó mucho la experiencia.....Volví al trabajo al terminar las vacaciones pero seguí haciendo figuritas de papel y fue mi pareja quien me sugirió darles algún uso, como por ejemplo convertirlas en piezas de bisutería o decoración". Su pareja es Pablo Arellano, ilustrador y diseñador, que ideó la marca y se encargó de de crear los soportes de cartón donde van los pendientes para su venta.

Cuando se trasladó a vivir a Granada, al tener más tiempo libre, se dedicó a perfeccionar la técnica para crear bisutería con papel e informarse sobre mercados de artesanía en los que participar y así mostrar sus creaciones...

"Hace ya un año que participo en la mayoría de los mercados de artesanía que se celebran en Granada y, poco a poco, consiguiendo puntos de venta físico en tiendas”.





Sus referentes han sido Jo Nakashima, un origamista que hace tutoriales en youtube de figuras que él mismo crea. También el grupo de Papiroflexia de España y, en concreto, se refiere a Oriol Esteve como la persona que la animó a dar a conocer las posibilidades de la papiroflexia en el mundo de la creación de complementos. "En cuanto a trabajar las miniaturas, me he inspirado en creadores que en las redes sociales que las hacen en fimo y, aunque yo no trabajo esa técnica, me he animado a intentarlo con el papel para de mostrar que con este material también era posible conseguir figuras geométricas, de animales, mandalas,...”. La excelencia en su trabajo le lleva a emplear papel japonés, mientras que los apliques son de plata.

Rosa coincide con otras artesanas en la necesidad de dar a conocer todo lo que conlleva el proceso creativo para que las personas puedan valorar este trabajo. Se refiere a la diferencia de valor que dan a estos productos en otros países... "En cuanto al turista extranjero, la valoran muchísimo, lo encuentran productos únicos y lo aprecian...lo he podido comprobar gracias a la plataforma on line en la que vendo mis creaciones. Un ejemplo curioso de lo que comento es que en los mercados, los extranjeros después de adquirir un producto nuestro, nos piden hacernos una fotografía del puesto y conmigo para poder explicar a sus amistades quién ha hecho el regalo que les llevan”.

Como puntos positivos que le aporta este trabajo resalta la satisfacción personal y haber ganado mucha confianza en sí misma. ” Siento que me ha ayudado a crecer como persona y a madurar, dedicarme a esto conlleva la responsabilidad de organizar tú misma tu horario, el tiempo... saber que depende de ti conseguir que un hobbi se convierta en un empleo tan respetable como otros... requiere mucho esfuerzo, constancia y fuerza de voluntad...es muy enriquecedor ver los pequeños pasos que vas logrando dar”.

Además, se siente afortunada de moverse en el mundo de artistas, como ella se refiere a los artesanos, personas muy creativas que te hacen apreciar mucho más el trabajo ajeno y tener una mente más abierta; ha conocido a muchísimas personas a las que valora mucho por todo lo que le aportan profesional y personalmente.

Como negativo, resalta la frustración de que algunas personas no reconozcan el valor de su trabajo y cuestionen el precio de su obra, momentos en los que llega a dudar de la decisión de dedicarse a esto . También las dificultades con las que se encuentran los autónomos: altas tasas, impedimentos burocráticos…

El antídoto a esto lo tiene claro: "saber rodearse de personas que te ayuden a seguir adelante y te den una buena dosis de energía porque ellos si creen en ti”.

El arte japonés del origami ha trascendido las fronteras de las técnicas tradicionales y se ha situado en los límites del arte contemporáneo, produciendo piezas sorprendentes de singular belleza, tanto abstractas como figurativas. Auténticas obras de arte sobre papel con texturas colores y volúmenes sorprendentes.





A Rosa podemos encontrarla y disfrutar de sus creaciones en la tienda que acaba de abrir en la calle Cruz, número 2 con el nombre Cuentas y Pico; también en http://www.etsy.com/es/shop/Rosigami.

En la tienda, en pleno barrio de la Magdalena de Granada capital, da cabida a elementos diseñados por otras artesanas. Todo una muestra de solidaridad. Y ahora, comenzará en breve con los talleres formativos. En febrero comienza el de abalorios para montaje de bisuteria