Ven al Parque de las Ciencias
PODCAST 'DEBAJO DE UN EPI' por JOAN CARLES MARCH

Salvador Casado, médico de familia, autor de 'Diario de un médico descalzo': “Una atención clínica sin presencia, pierde un poco el alma”

Ciudadanía - Joan Carles March - Lunes, 22 de Noviembre de 2021
La magnífica serie de conversaciones de Joan Carlos March con profesionales sanitarios en primera fila contra la pandemia nos acerca las espléndidas reflexiones del médico de familia Salvador Casado, autor de 'Diario de un médico descalzo'. No te lo pierdas.
Debajo de un EPI con Salvador Casado.
J.C.M.
Debajo de un EPI con Salvador Casado.
  • “Estábamos con el agua al cuello en la atención primaria y el Covid lo ha hecho saltar todo por los aires”

  • “La muerte nos hace humildes”

Salvador Casado es médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria desde 1997. Actualmente desarrolla su asistencia en el centro de salud de Villalba en la Comunidad de Madrid. Trabaja en equipo, con estupendos profesionales dentro del centro de salud y también de forma virtual con compañeros/as de otras localidades. Tiene experiencia profesional en mutuas laborales, medicina privada, ONGs, cuidados paliativos...

Comenzó a ejercer la medicina en Albania y ha tenido el privilegio de poder trabajar en Ecuador y Nicaragua, dentro de proyectos de cooperación para el desarrollo. En Atención Primaria, ha podido trabajar en más de 15 centros de salud de Madrid. Destaca los cinco años de trabajo en Lavapiés, donde aprendió lo que es la medicina Multicultural y diez años de trabajo en Collado Villalba rodeado de un equipo de profesionales excelente. Es el “médico descalzo” -autor de 'Diario de un médico descalzo'-. Nos conocimos en las redes sociales, aunque henos compartido varios espacios de comunicación y salud o de vídeos y salud.

Lo que trasmite, dice, es lo que podría trasmitir cualquier profesional que como él ha vivido una pandemia en un año muy complicado que empezó “pillándonos a todos con el paso cambiado”. Pensó que sería como las epidemias anteriores, pero no fue así y, como mucha gente, se equivocó en la previsión y comenta que “nos pilló sin protección, sin nada, en unos primeros meses terribles que nos cogió a todos por sorpresa hasta que llegaron los EPIs”. Recuerda que hasta que llegaron los EPIs pasaron varias semanas “entre plásticos, con bolsas de basura y pantallas”. Y ha sido, según él, “un año lleno de plásticos y de separaciones y enfundado.

“Fue una debacle. La primera semana empezaron a morir muchos de los ancianos, a decenas, se contagiaron todos”

Cuenta que trabaja en una zona con muchas residencias de ancianos y que en su centro de salud tienen tres y empezó la pandemia afectando a muchas de las personas de las residencias que empezaron a morirse y afectó a la mayoría de las personas de las mismas. “Fue una debacle. La primera semana empezaron a morir muchos de los ancianos, a decenas, se contagiaron todos”, nos cuenta.

Para Salva, este tiempo ha sido muy duro, comenta que para él es “como pedirle a un pez que camine por la playa”. Señala que es muy difícil todo tanto en la parte clínica como en la parte comunicativa porque “te quedas con las manos atadas”.

“A los que nos gusta la comunicación y que creemos que es terapéutica, el hecho de no sea o sea descafeinada la hace muy diferente"

Y añade “A los que nos gusta la comunicación y que creemos que es terapéutica, el hecho de no sea o sea descafeinada la hace muy diferente. Una atención clínica sin presencia, pierde un poco el alma. Es muy difícil y más con la incertidumbre y la sobrecarga existentes. Quedan muchas interrogantes, en un entorno donde estábamos con el agua al cuello y Covid lo ha hecho saltar todo por los aires, sin ninguna perspectiva, con una profunda desesperanza”.

Cuenta que son un equipo pequeño y aporta al respecto que en plena pandemia han mantenido 10 segundos de café por salud mental con las personas del equipo. No hay para él la red de sostén que tenían antes. En su centro, a pesar de todo, hay buen ambiente. Dice que habría que verbalizar que al no ser una isla y no estar aislados, cree que se debe de poner encima de la mesa lo del grupo y de la comunidad y agrega que no se le da suficiente valor.

Le preguntamos sobre los domicilios y nos cuenta su paciente del día, un paciente que sin duda era Covid, un paciente al que va a visitar porque dice que no se puede mover. A pesar de ser un domicilio claramente infeccioso, él dice que ha ido a pesar de que no siempre lo hace bien y siente que tiene a sus pacientes un poco abandonados y siente que él es un agente peligroso, al poder ser un vehículo para el contagio de los pacientes en un contexto que, cuenta, sigue habiendo muertes y sigue habiendo casos en UCI y sigue como dice en emergencia sanitaria. Eso implica hacer menos domicilios y eso duele, pero hay que priorizar.

La pandemia le ha ayudado a una cosa: “A aprender mucho”. La muerte ha estado muy presente en el día a día, en unas tasas altísimas

Y eso nos lleva a hablar de la muerte. Él manifiesta que necesita tocar el suelo. Indica que la pandemia le ha ayudado a una cosa: “A aprender mucho”. La muerte ha estado muy presente en el día a día, en unas tasas altísimas. “La parte dura ha sido la de los familiares que no han podido hacer acompañamiento ni despedida”. Para él ha sido un privilegio cuando ha habido acompañamiento y haber podido ayudar a conseguir una buena muerte. También hace un recuerdo de los casos no diagnosticados, los casos de cáncer,…. Para él, la muerte “nos hace humildes”. La fragilidad dice que nos debería poder ver las cosas de forma distinta a como están pasando y cómo le están diciendo pacientes que han estado en una UCI.

Y, terminamos hablando de las vacunas. Su vacunación la recibió con alegría: “¡Que bien! ¡Tenemos un poquito de seguridad!” Y eso se ha trasmitido a la ciudadanía al dar un valor a las vacunas.

Cerramos con una canción que eligió y que es muy lenta, y cuenta que son como planos que se están abriendo y refleja las diferentes olas, después de tanto esfuerzo, tanta energía y eso lo ve en el mar, cuando las olas hacen que tragues agua y necesitas a tus padres ante el miedo o la desesperanza que te genera.

Una conversación hecha hace más de seis meses imprescindible para entender lo que se hace y cómo se puede hacer el trabajo en atención primaria. Gracias Salva. Gracias a este gran y humilde médico descalzo en tiempos duros, difíciles y complicados.
Escucha el interesante Podcast 'Debajo de un EPI' de Joan Carles March con Salvador Casado:  

 

Si no has tenido la oportunidad o quieres volver a esuchar otros podcast 'Debajo de un EPI':

Otras conversaciones sobre la pandemia y la Salud Pública:

Más entrevistas especializadas de Joan Carles March: